La Rusia de Smolov y Polov

Fedor Smolov Rusia Focus

Rusia cumplió con las expectativas y superó a una tímida Nueva Zelanda en el encuentro que bautizó la Copa Confederaciones 2017. Lo hizo, además, mostrando una versión mejorada respecto a la que vimos hace escasos 12 meses en la Eurocopa de Francia. Cherchesov, en su camino hacia la preparación del próximo Mundial del que serán anfitriones, ha sabido construir una selección que, si bien no es brillante pues su calidad neta es limitada, parece al menos muy coherente respecto a las piezas que dispone. Esta Rusia, que sólo repite nueve futbolistas respecto a la convocatoria que Slutski presentó en el país galo, sí es reconocible. O al menos lo pareció en su debut.

Rusia 2
Nueva Zelanda 0 (Boxall 31′ (pp), Smolov 69′)

Russia - New Zealand vs Away team - Football tactics and formations

El conjunto exsoviético presentó un 5-3-2 que de entrada se antojó una formación inteligente para competir en este torneo. Pues Chile, Alemania o la propia Nueva Zelanda a priori son equipos que van a buscar presiones muy agresivas en campo contrario y de esta forma acumulan un hombre más atrás para suplir las carencias técnicas que puedan albergar los centrales y no tener problemas a la hora de sacar el balón. Es verdad que tampoco es Rusia un colectivo que busque posicionarse en campo contrario a través de un sofisticado juego raso, más bien todo lo contrario, pero este esquema le permite no sufrir con la pelota en los pies.

El colectivo ruso está diseñado alrededor de esa carismática y algo vintage doble punta formada por Smolov y Poloz. Ambos suponen un poderoso argumento en el juego aéreo que Cherchesov trató de explotar con ahínco. Les buscaron constantemente a través del juego directo y trataron de abastecerles de balones mediante la ingente cantidad de centros al área que tanto Zhirkov como Samedov, carrileros, dispusieron a lo largo del encuentro. Lo cierto es que ambos manejan su envergadura con soltura, se entienden bien y son autosuficientes. En cierta medida le dieron la razón a su técnico, pues participaron decisivamente en los dos goles que le dieron la victoria a Rusia. Los tres centrales neozelandeses nunca supieron cómo defenderles dentro del área. Veremos qué ocurre ante rivales de más tronío.

Y aunque Smolov y Polov parecen los futbolistas contextuales de este equipo, el toque de calidad diferencial lo pusieron Glushakov, el mediocentro encargado de manejar al equipo cuando el balón no corre por los cielos, y Aleksandr Golovin, el futbolista técnicamente más capacitado del equipo. Ambos mostraron su clase ante una Nueva Zelanda que sinceramente parece tener muy poquitas cosas que decir en el torneo.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Rusia pasó de los grandotes “9” netos de área (Pavlyuchenko o Pogrebnyak) a los autosuficientes Smolov y Poloz.
De aquellos puntas que esperaban en el área algún envío de sus compañeros, ahora pasan a estos puntas que se las rebuscan solos, que son capaces de generar peligro de forma aislada.
Muchas veces Smolov jugando de espalda al arco, retrasándose unos metros para jugar… mientras que Poloz siempre va al espacio.
Buena dupla.

Tiene jugadores interesantes la selección rusa como el extremo derecho Samedov (un jugador muy inteligente), el central zurdo Kudryashov (tiene buena salida en corto y en largo), el mediocentro Glushakov (mucho despliegue y siempre sabe qué hacer con el balón), y Yuri Zhirkov, por quien parece que los años no pasan.

En Nueva Zelanda, a pesar de haber elaborado poco (más buscan el servicio largo, toman atajos), me gustó el accionar de Marcos Rojas, un mediapunta muy hábil, aunque le falta decidir mejor.
Por ahi le falta algún socio, que podría ser Ryan Thomas, a quien alguna que otra jugada se le vio algunas condiciones interesantes para el desequilibrio.
Lo de Chris Wood es para sacarse el sombrero, y no porque tire lujos o deje detalles de técnica, sino por su incansable lucha en ataque.
Le faltó que Barbarouses lo acompañe mejor, pero el pequeño punta fue anulado por los centrales rusos.
Aunque jugó poco, me gustó Tuiloma, a quien se le ve que tiene un toque de balón distinto a los demás defensores y mediocentros neozelandeses.

No fue el partido más vistoso del mundo este Rusia – Nueva Zelanda. Ambos, carentes de la suficiente calidad para basar su juego en combinaciones a ras de suelo, dieron más relevancia a los envíos directos hacia la delantera. Me hubiese gustado ver a Chris Wood en un contexto más favorable, pues es el típico punta que saca petróleo de cualquier acción y ha sido el máximo goleador de la Championship -por lo que olfato tiene-. En Rusia sobresalió indudablemente Fyodor Smolov, un delantero que engaña. Es corpulento pero se le ven muy buenos detalles con la pelota. Jugó a su antojo en el segundo tiempo.

Coincido con Guillermo en cuanto al papel de Nueva Zelanda en el torneo. Tiene muy poquito. Respecto a Rusia… creo que puede competir por avanzar a Semifinales.

Deja un comentario

*