Los detalles de Anguissa no fueron suficientes

Australia celebra -  Lee Davelaar

Camerún y Australia, campeonas de dos grandes continentes como África y Asia pero cenicientas de un grupo con claro favoritismo para Chile y Alemania, se enfrentaron esta tarde en el Estadio Krestovski de San Petersburgo con la intención de apurar sus opciones de clasificación. Derrotadas en la primera jornada, un triunfo abría para cualquiera de las dos una posible puerta hacia semifinales, y ambas lo buscaron sin temor pero también acusaron falta de pegada en los metros finales.

Tras haber competido bien en la primera jornada, los dos seleccionadores optaron por una línea continuista y mientras que Broos repitió el once, Postecoglou introdujo dos cambios en el mismo dibujo -Kruse y Gersbach por Behich y Luongo- y fue precisamente eso, el sistema australiano, uno de los principales condicionantes del partido.

Con un carrilero en cada banda, Australia encontró profundidad por fuera y logró que tanto Leckie como Gersbach recibieran asiduamente en posiciones cómodas para centrar. Al mismo tiempo, los amarillos sufrieron al defender los costados en inferioridad, sobre todo cuando Mabouka se incorporaba al ataque acompañando a Bassogog. Además, cuando Camerún lograba transitar encontraba a menudo a los tres centrales rivales -ninguno de ellos especialmente rápido- con muchos espacios a la espalda.

Camerún 1 (Anguissa 45′)
Australia 1 (Milligan, de penalti 60′)

Camerun vs Australia - Football tactics and formations

Fue sobre todo ahí, en las transiciones defensa-ataque de Camerún, donde emergió la figura de Zambo Anguissa. Partiendo desde la posición de interior zurdo, el joven centrocampista del Olympique de Marsella dejó detalles de calidad en prácticamente todas sus acciones y se movió siempre verticalmente buscando hacer daño en la defensa rival. Fue con uno de esos movimientos, con un desmarque de ruptura en diagonal y a la espalda de los centrales australianos, como llegó el 1-0 antes del descanso: el ‘3’ sorprendió desde atrás, pisó área y la picó sutilmente sobre la salida de Ryan.

Mezclando robos con acciones técnicas notables, Anguissa fue creciendo en el encuentro y dominó casi por completo la segunda mitad, pero lo generado entre él y Bassogog -tremenda facilidad para desbordar la del extremo del Henan Jianye- fue siempre desaprovechado por Vincent Aboubakar. El del Besiktas, futbolista más reconocible de una selección joven y con poca experiencia internacional, estuvo muy impreciso en el remate y desperdició varias ocasiones para anotar el segundo.

Australia, con buen trato de pelota y pero poco ritmo por dentro y menos intimidación en el área -Cahill entró en el minuto 70 y apenas la tocó-, solo pudo batir a Ondoa desde los once metros y aprovechando un típico error africano: Mabouka fue al suelo dentro del área en una acción con poco peligro y derribó a Gersbach para que el capitán Milligan transformara el penalti y pusiera un 1-1 que sería definitivo pese a la insistencia camerunesa en la recta final.

Anguissa, en imagen de archivo con el Olympique de Marsella.
Anguissa, en imagen de archivo con el Olympique de Marsella.

Related posts

Deja un comentario

*