15 de mayo de 2014

grada

Los aficionados de Defensor Sporting no olvidarán jamás el 15 de mayo de 2014. Ese día se convirtieron en uno de los cuatro mejores equipos de América. Enfrente, el favorito a ganar la Copa Libertadores en un escenario histórico. En 1930, Uruguay celebró el triunfo en la primera Copa del Mundo de Naciones en el estadio Centenario. 84 años después, las mismas gradas presenciaron otro día histórico para la hinchada viola. Al unísono: “Y dale Defensor, dale Defensor, dale Defensooooor”.

Atlético Nacional de Medellín aterrizó en Montevideo con un 2-0 en contra y muy pocas esperanzas de remontar el resultado. Y se notó desde el principio. De una noche gélida sólo podía salir un partido frío. Ante unos 25.000 fervientes aficionados, los locales aguantaron bien el empuje inicial de los visitantes, que gozaron de dos ocasiones claras para marcar en los primeros minutos y después bajaron los brazos.

Defensor Sporting salieron con su once de gala, uno que ya forma parte de la historia del equipo.

Defensor Sporting - Football tactics and formations

Campaña mostró su solidez habitual, la pareja Malvino-Correa estuvo impenetrable, Fleurquin controló, solo y más tarde junto a Amado, todo el centro del campo, y Gedoz estuvo solidario como nunca y brillante como siempre. El brasileño se movió por todo el ataque y creó peligro con sus lanzamientos de esquina y disparos desde lejos. Además, De Arrascaeta siempre ofrecía una solución y Pais una carrera por banda. Una escuadra unida con un objetivo común: estar en las semifinales de la Copa Libertadores.

Tras el descanso, el frío en la capital de Uruguay pareció apoderarse de todos…menos de Sherman Cárdenas. El ‘todofutbolista’ colombiano demostró una personalidad superlativa, pidió todos los balones y fue el único de los suyos que lo intentó una y otra, aunque siempre chocó contra el muro viola. Ni siquiera Juan Pablo Ángel derribó el arsenal defensivo de los locales.

la foto 3El ambiente del estadio (Foto: Pedro Reparaz)

Con el paso de los minutos, y sin ocasiones claras de gol, los colombianos dejaron de creer. Olivera sustituyó a un Alonso que se desfondó en la presión y todos los allí presentes sabían que algo iba a pasar. La historia de un mito que siempre deja su impronta en los partidos, que escribe su nombre con letras de oro en cada nuevo capítulo del libro histórico de Defensor Sporting.

Artículo relacionado: Nico

Mientras, subía la temperatura en la tribuna olímpica del Centenario. De Arrascaeta dibujó un pase milimétrico al espacio para Pais, que corrió y centró atrás, donde apareció Nico para empujarla. 1-0. 25.000 corazones a más de 100 pulsaciones por minuto. 25.000 almas desgañitándose con la celebración de un gol que llevaban soñando desde niños. Miles de hinchas disfrutaron juntos de una gesta que sus abuelos y padres no habían llegado a vivir. Hasta entonces. Hasta el 15 de mayo de 2014. El día que Defensor atacó el orden establecida. La noche que la viola llamó a las puertas del Olimpo futbolístico.

Foto de portada: Pedro Reparaz (www.marcadorint.com)

Related posts

1 comments

Emociona que alguien de un país tan lejano para nosotros escriba este relato tan fiel a los hechos, y además, homenajee a un grande con sangre violeta como Nico. Felicitaciones.

Deja un comentario

*