Locura, relajación y una sorpresa positiva en la Copa Libertadores

Gigante Arroyito Rosario Central - Lucas Kuriger

Demasiada relajación

Atlético Mineiro protagonizó una de las peores actuaciones del 2016 en el campo de Independiente del Valle, que sigue creciendo y compitiendo a nivel continental. El equipo ecuatoriano, que ha tomado como eslogan “El futuro campeón”, está en una situación ventajosa para clasificarse a octavos de final de la Copa por primera vez en su historia. El conjunto de Pablo Repetto lleva 10 puntos a falta de una jornada y se jugará el estar en las eliminatorias en toda una final contra Colo Colo, que suma 8 unidades y tendrá la ventaja de ser local.

La victoria de Independiente del Valle se fraguó, sobre todo, en la diferencia de intensidad con respecto a Atlético Mineiro, que llegaba a esta jornada con 5 puntos de margen sobre el tercer clasificado faltando 6 por disputarse. El tener la faena prácticamente hecha hizo que los de Diego Aguirre no saliesen a por todas desde el principio. Tras el intercambio de golpes inicial, con los tantos de Cabezas y Júnior Urso en sólo 4 minutos, Independiente del Valle comenzó a dominar claramente el partido.

Desaparecidos prácticamente Luan, Cazares y Robinho (los dos últimos terminaron sustituidos), el Galo generó poco y se vio superado por un cuadro ecuatoriano que no tuvo piedad con la defensa brasileña. Erazo volvió a cometer errores atrás y Léo Silva concedió un penalti que aprovechó Sornoza, la estrella de Independiente. También ha sido criticado en Brasil el portero Uilson, especialmente por el segundo gol ecuatoriano, en el que, ante el lanzamiento de falta de Sornoza, dio un paso al lado contrario a donde finalmente fue el balón. El partido dejó bastantes notas negativas para el Galo, pero los de Diego Aguirre siguen líderes del grupo y tendrán la oportunidad de sentenciar el pase en el Mineirao ante Melgar, que ha perdido todos los partidos en esta Libertadores.

 

Bendita locura

Rosario Central vs Cuca. El panorama era verdaderamente prometedor, a pesar de lo mal que le va a Palmeiras con su nuevo técnico, y no decepcionó. El equipo paulista llegaba a Rosario obligado a ganar para no quedar prácticamente fuera de la competición y, finalmente, no cumplió su objetivo. Para estar en la próxima ronda, el Verdao necesita ganar a River y que Central pierda, pero no sólo eso: también necesita que su victoria y la derrota de los argentinos le permita remontar la desventaja en la diferencia de goles general (+3 Rosario Central – 0 Palmeiras), principal criterio de desempate en la fase de grupos de la Copa.

El partido no pudo empezar mejor para Palmeiras, que salió con mucho atrevimiento y un sistema poco habitual, como es el 1-3-5-2. Después de una ocasión clara a los pocos segundos de empezar, Gabriel Jesus, uno de los jóvenes más prometedores del fútbol brasileño, marcó a los 5 minutos tras un inusual error del pivote Damián Musto. Una mala cesión atrás se convirtió en una asistencia perfecta para el joven atacante del Verdao, que definió con tranquilidad ante Sosa. Central avisó en los minutos posteriores y empató de falta gracias al zaguero Donatti, que se aprovechó de un rebote.

Ya en llegadas anteriores de Palmeiras se vieron errores en la marca de Rosario Central, dejando liberados a los rematadores, y esa tendencia le iba a costar un gol en contra a los argentinos, que vieron cómo Gabriel Jesus les volvía a vacunar. Robinho la colgó al punto de penalti, el joven delantero la peinó deshaciéndose fácilmente de la marca de Pinola y le dio el 1-2 a su equipo. Pudo empatar Herrera a la salida de una falta sobre la bocina de la primera parte, pero apareció Fernando Prass (¡qué portero!).

Ser un equipo que propone tiene sus riesgos, como dejar a tu defensa muy expuesta, y eso casi propicia el 1-3 de Palmeiras. Después de una sensacional acción de Matheus Sales, robando la pelota limpiamente y poniendo un balón por encima de la defensa, Gabriel Jesus amenazó con sentenciar el partido, pero mandó la pelota a la cruceta. La actuación de Gabriel Jesus ante un rival tan bueno, en un escenario tan hostil y con su equipo jugando bajo tanta presión hace difícil creer que sólo tenga 18 años.

El intercambio de golpes no se paró, y Central empató en una acción brillante de pizarra definida por Cervi, que picó el balón por encima de Fernando Prass con una calidad extraordinaria. A los pocos minutos, Marco Rubén transformó una pena máxima provocada por Musto. Palmeiras estaba ya en el filo de la navaja en ese momento, pero la mala noticia de verdad llegó con la expulsión de Gabriel Jesus en el 73, borrón para una actuación impresionante y baja durísima para Palmeiras de cara al partido decisivo ante River-URU.

El Verdao, a pesar de lo feas que se habían puesto las cosas, mostró valentía y picó piedra para obtener el empate. Casi lo consiguió en un tremendo remate de cabeza de Vítor Hugo que se fue al travesaño y lo terminó materializando gracias a Lucas Barrios, que definió completamente solo en el segundo palo, en un nuevo error de Rosario Central en las marcas. Las tablas mantienen vivo a Palmeiras en la Libertadores, pero parece complicado que se dé la carambola que necesita para clasificarse. Central depende de sí mismo en la última jornada: si gana en campo de Nacional, será campeón de grupo.

 

Deportivo Tachira, clasificado

En esta jornada se confirmó una de las sorpresas positivas de esta edición de la Copa Libertadores. El equipo que entrena Carlos Maldonado hizo su parte del trabajo venciendo en casa a Emelec en un partido marcado por el tanto del central Wilker Ángel, que a la postre significó los 3 puntos. Además se “vengava” el equipo venezolano de la derrota sufrida en esta fase de grupos, un 2-0 de la segunda jornada, en el Estadio Reales Tamarindos. Pero al equipo de San Cristobal no le bastaba solo con esa victoria y tuvieron que esperar al día siguiente para certificar el pase a los octavos de final. La premisa era bien sencilla: en ningún caso podía sumar los 3 puntos Olimpia en México ante Pumas.  La cuestión es que al descanso en Ciudad Universitaria se llegó con victoria paraguaya, un resultado que seguía manteniendo con vida al tres veces campeón de América. Pero el globo guaraní se desinfló de forma sorprendente en el segundo tiempo, cuando en apenas 20 minutos recibió un castigo tremendo por parte de Pumas que acabó resultando en 4 goles en ese espacio de tiempo. Un resultado que ahora sí clasificaba a Deportivo Tachira.

Ahora a falta de una jornada y con Pumas primer clasificado y Deportivo Tachira segundo, la emoción se centra en observar los posibles rivales de ambos equipos. Aunque falta mucho por decidir, ahora mismo el rival de Deportivo Tachira sería Rosario Central,  para muchos el equipo del momento.

Foto de portada: Lucas Kuriger, bajo licencia CC.

Related posts

Deja un comentario

*