Borja pone la guinda

Atanasio Girardot Atlético Nacional - Yair L. mesa

Aunque el que jugaba era Víctor Ibarbo, internacional absoluto con Colombia y con pasado en Europa, Atlético Nacional tuvo durante la primera parte de la competición un problema con el nueve. El ex del Cagliari dejó momentos buenos de juego, pero nunca estuvo inspirado de cara a puerta y provocó que el Verdolaga fuera un equipo que generaba infinidad de ocasiones pero que no contaba con un delantero temible en el remate.

La llegada de los de atrás y la variedad de alternativas ofensivas permitió al equipo avanzar rondas y anotar con relativa facilidad a pesar de no contar con un goleador en punta, pero eso ha cambiado en semifinales. Miguel Borja, convertido en el delantero de moda del fútbol local por sus goles en Cortuluá, llegó en el parón para suplir la salida de Ibarbo y solucionar esa carencia en la delantera. Lo ha conseguido: doblete en sus dos primeros partidos, ida y vuelta de semifinales, para meter al Paisa en la final de la Copa Libertadores.

Si en el Morumbí exhibió un gran juego de espaldas y finalización en el área para anotar en prácticamente las dos oportunidades claras de las que dispuso ante Denis; en el Atanasio Girardot mostró también desmarques de ruptura y velocidad al espacio. Ganando la espalda a la defensa y definiendo en una rápida conducción, empató un partido que Calleri había puesto pronto hacia el lado paulista. El argentino, que ha firmado una Libertadores notable, abrió el marcador de cabeza y tuvo después dos ocasiones claras para acercar a São Paulo en la eliminatoria, pero le faltó la puntería que tuvo Borja.

Tras haber rozado el gol en una buena acción individual en la que se le escapó largo el último control, dispuso de una pena máxima para sentenciar y no falló: agarró la pelota convencido y la clavó en la escuadra. Con estos dos, Borja llega a los 26 tantos en los 26 partidos que ha jugado en 2016 (22 con Cortuluá, 4 con Atlético Nacional). Si los delanteros viven de rachas y son temibles cuando van en la ola buena, el de Tierralta es de repente uno de los jugadores más a tener en cuenta de cara a la gran final de la Copa Libertadores.

Foto de portada: Yair-L.-mesa.

Related posts

Deja un comentario

*