Club Atlético con Libertadores de América

San Lorenzo - Foto SL

Más de 106 años después de su fundación ha logrado Club Atlético San Lorenzo de Almagro levantar su primera Copa Libertadores. Hasta esta noche duró la broma de sus rivales históricos. El Cuervo es, desde ya, el octavo club argentino que consigue levantar el título continental y se une así a Independiente (7), Boca Juniors (6), Estudiantes (4), River Plate (2), Racing (1), Argentinos Juniors (1) y Vélez Sarsfield (1).

Seguramente, gran parte de la construcción de este equipo que en apenas dos años pasó de rozar el descenso a alcanzar el mayor logro de su centenaria historia tenga casi tanto mérito Juan Antonio Pizzi como Edgardo Bauza. El ya ex técnico del Valencia  consiguió, ayudado de varios refuerzos, levantar el vuelo del Ciclón y hacerlo campeón de Argentina en diciembre de 2013, con un equipo base similar al de hoy. El Patón, que no tuvo un arranque fácil y fue muy discutido durante una fase de grupos en la que rozó la eliminación, le restó vistosidad a lo que había sido el conjunto de Pizzi, pero le aportó mayor fortaleza defensiva y mental, siendo capaz de reponerse a las pérdidas de Ángel Correa, Carlos Valdés e Ignacio Piatti a lo largo del torneo.

Bauza San Lorenzo - AgenciaAndes El Patón Bauza es el hombre que ha guiado al mejor San Lorenzo de la historia: Foto: Agencia Andes.

Y la final fue un reflejo de lo que ha sido el San Lorenzo de Bauza durante todo el torneo: dominio casi total de la situación, sin someter por completo al rival pero impidiendo que este le hiciera daño y llevando el juego a campo contrario. Una vez más, y suena repetitivo pero es la realidad, el doble pivote MercierOrtigoza fue dueño de la final y el destino quiso que el gol del título lo anotara el paraguayo, gran experto en los lanzamientos de penaltis. Antes del 1-0 que llegó en el 34 y ya fue definitivo, tuvo Nacional de Asunción sus dos mejores de la primera mitad: nada más arrancar, en el uno, Derlis Orué estrelló un zurdazo en el palo; mientras que al cuarto de hora Silvio Torales volvió a demostrar su buen golpeo con un derechazo que rozó la meta de Torrico.

Pese a dar siempre la sensación de tener la situación controlada, San Lorenzo no generó demasiado peligro claro y de nuevo tuvieron muchísimo protagonismo en la construcción su laterales Buffarini y Más. Con su aceleración y buena salida por los costados fueron la principal arma local para llevar la pelota a campo contrario, pero los de arriba (hoy con doble nueve Matos – Cauteruccio), no lograron imponerse.

En un segundo tiempo que pareció casi un trámite y en el que el Cuervo se mostró como lo que acabó siendo, un gran campeón, la única clara de gol la salvó Gentiletti y la imagen del partido quedó para el adiós de Romagnoli. Tras 88 minutos de clase magistral, el Pipi se despidió de su afición entre lágrimas en el que en principio fue su último encuentro antes de partir hacia el Bahía brasileño. Difícil encontrar mejor momento para abandonar el club de toda una vida: levantando al cielo de Boedo el trofeo que ansiaban desde hace décadas y con el que ya pueden decir que sus siglas, CASLA, no significan más eso de Club Atlético Sin Libertadores de América.

Romagnoli: “Pienso en la alegría de la gente, en lo que significa esta Copa para el club… Nunca habíamos jugado una final, nunca la habíamos ganado, mucha gente esperó mucho tiempo, esperó la vida por esta Copa, y hoy se la pudimos dar”.

Foto de portada: Fotos SL.

Related posts

Deja un comentario

*