Dominante campeón

Atlético Nacional Agencia Andes

Atlético Nacional se proclamó campeón de la Copa Libertadores 2016 y lo hizo como durante todo el torneo: dominando y llevando el peso del partido. De principio a fin, el equipo de Reinaldo Rueda ha sido prácticamente un dictador durante toda la competición, sometiendo a todos los rivales que se le pusieron por delante.

En la final, como era de esperar, los colombianos fueron ligeramente más conservadores y, sobre todo durante la segunda mitad, utilizaron la posesión como un arma más defensiva que ofensiva. Porque si tienes la pelota es muy complicado que te hagan gol, así que el Verdolaga se dedicó a tenerla y moverla con tranquilidad, asegurando cada pase desde que se puso por delante. Independiente del Valle nunca pudo contraatacar a su gusto.

Miguel Borja Atlético Nacional - Agencia Andes Borja (izquierda) volvió a marcar. Foto: Agencia Andes.

Tras sus cuatro goles en semifinales, Miguel Borja no necesitaba hacer nada más para confirmar que había sido un fichaje clave para que Atlético Nacional aumentara su potencial de cara a las dos últimas rondas. Pero lo hizo. Volvió a marcar y nada más y nada menos que el gol definitivo para ser campeón.

Ya a los 20 segundos había podido anotar el primero, ganándole la carrera al defensor y rematando demasiado alto ante el portero, pero fue en el minuto nueve cuando encontró la red: recogió un balón suelto en el área y fusiló a Azcona de primeras. En solo cuatro partidos, los de máxima exigencia -semifinales y final- firmó cinco goles para terminar como el sexto máximo anotador del torneo.

Hasta el descanso, siguió apretando el conjunto local y con la velocidad de sus tres atacantes -Berrío, Marlos y el propio Borja- estuvo a punto de sentenciar la eliminatoria, pero volvió a pecar de una falta de acierto en los últimos metros repetida durante todo el torneo y que, de no tenerla, le habría hecho golear en prácticamente todos los encuentros.

Ya en el segundo tiempo, emergió definitivamente la figura del venezolano Alejandro Guerra, que completó un partido más que notable actuando como interior -su posición habitual es de extremo o mediapunta- y dirigió con acierto los ataques colombianos para que la posesión fuera siempre segura e impidiera a Independiente del Valle disponer de contraataques.

Uchuari, que ingresó por Sornoza en el intermedio, mejoró a su equipo y permitió que los ecuatorianos llegaran algo más gracias a sus conducciones y aceleraciones por dentro, pero tampoco es que Armani llegara a sufrir nunca con continuidad.

De fiesta durante toda la noche, el Atanasio Girardot de Medellín tuvo tiempo incluso para despedir con una tremenda ovación -él se retiró entre lágrimas- a un Marlos Moreno que se despide del club para firmar por el Manchester City -y ser cedido al Deportivo-.

Por segunda vez en su historia, Atlético Nacional se alzó como campeón de América y puso así la guinda a un proyecto brillante y ganador que se inició en 2012 con Juan Carlos Osorio y que ha sido continuado por Reinaldo Rueda obteniendo por fin un gran reconocimiento a nivel continental.

Franco Armani Atlético Nacional - Agencia AndesFranco Armani, que rechazó a River hace unos meses, es ya una leyenda de At. Nacional. Foto: Agencia Andes.
Foto de portada: Agencia Andes.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*