El camino hasta el Luis Franzini

entrada Defensor Sporting The Strongest Libertadores Reparaz

Esta es una historia en dos partes. De cómo llegué al Luis Franzini. De cómo decidí apoyar a Defensor Sporting. Aterricé en Montevideo hace ya un mes y medio con varias maletas con decenas de cosas y cientos de dudas. Sorprendentemente, desde Madrid, me asaltó una de índole futbolística: ¿de qué nuevo equipo seré?

Peñarol y Nacional son las dos escuadras más grandes de Uruguay. Sin duda alguna. Por títulos pero, sobre todo, por afición. El estadio Centenario tiene una capacidad para unos 65.000 espectadores. Es majestuoso. Se respira historia y grandeza en cada uno de sus poros. Nada más entrar te sientes en uno de los templos balompédicos más importantes del planeta. Te fijas en que no es moderno, sino vintage, y viajas a 1930. Estás en la final del primer Mundial y crees adivinar las siluetas de Iriarte y Castro marcando los dos tantos de la victoria para una Uruguay que ruge extasiada. Es imposible no sentirse pequeño en un escenario así.

Artículo relacionado: Peñarol y Nacional se enfrentaron el pasado fin de semana.

“Somos el Real Madrid del siglo XX”, me recuerdan varios de mis compañeros. Y es que la redacción se divide entre los que son de Peñarol y los que no. Y ganan los primeros. Hay que recordar que Peñarol fue elegido “mejor equipo sudamericano” del siglo pasado por delante de otros históricos como Boca Juniors. Casi nada.

De Nacional sabía poco cuando puse los pies en Montevideo más allá de sus resultados recientes y quiénes eran sus mejores jugadores. Quería aprender más. Y lo hice. Vi partidos de ambos conjuntos de Copa Libertadores y del campeonato nacional desde el primer día. Y, Jonathan Rodríguez aparte, debo confesar que no me enamoraron.

Nadie te obliga a seguir a un equipo, a apoyarle, a sentir sus colores pero, indiscutiblemente, el fútbol se ve diferente si lo haces. A veces es su historia la que te obnubila. Otras, sus jugadores, su técnico o sus instalaciones. Y, en ocasiones, son pequeños detalles los que hacen que te digas “de este, sí”.

camiseta defensor Sporting Reparaz

Camiseta de Defensor Sporting. Foto: Pedro Reparaz.

El color de la camiseta. Sus inicios. Su idiosincrasia. Un partido por televisión. Cuatro elementos claves en una decisión sentimental. Giorgian de Arrascaeta (aún no conocía su nombre, claro) agarró el cuero y se quedó mirando. El tiempo pareció detenerse con él. Levantó la cabeza y realizó un cambio de juego de 40 metros. El esférico voló y en la izquierda alguien la bajó con la diestra como quien oye llover. Era Felipe Gedoz aunque para mí eran dos anónimos que acababan de dejar los dos mejores detalles técnicos desde que había llegado. Vestían de violeta y sus futbolistas eran, en su mayoría, muy jóvenes. Amor a primera vista. El equipo es octavo en el torneo Clausura, a nueve puntos de la cabeza cuando quedan tres partidos por jugarse, y es décimo en la tabla anual, a 20 puntos de Danubio. Su campaña es más bien discreta. Pero no importa. Es algo secundario.

Artículo relacionado: El Defensor de Uruguay

Viví la derrota 2-0 en La Paz, ante The Strongest, en la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores, como algo personal. Mi experiencia en Montevideo acababa de arrancar y no iba a poder disfrutar en persona de la máxima competición continental de clubes. Faltaban 12 días para la vuelta y quería arropar a mi nuevo equipo.

Así, seguí cada uno de sus siguientes pasos: noticias en internet, resultados de liga, novedades en los entrenamientos. ¿Con quién formaría? ¿Jugaría Matías Alonso en punta desde el principio? ¿Sería el último partido decisivo de De Arrascaeta y Gedoz antes de su desembarco europeo?

Estadio Defensor Sporting Reparaz

La entrada al estadio Luis Franzini. Foto: Pedro Reparaz, Orilla Celeste

Mi mayor preocupación era conseguir una entrada. El Luis Franzini tiene, oficialmente, 18.000 localidades (en persona son bastantes menos) y sólo me repetía: “es el partido más importante de la temporada y uno de los más relevantes de su historia, seguro que se agotan”. Salieron a la venta el viernes… y me olvidé. Había trabajado 10 días seguidos y el sábado por la mañana, temprano, me fui de viaje. Cuando llegué el lunes volé a la tienda, con esperanzas de que el destino corrigiese mi error. Y lo hizo. Y mi sorpresa fue aún mayor cuando descubrí que la mejor entrada para el mejor partido del año costaba menos que ir al cine. “Son 200 pesos (unos 6 dólares)”. Quedaban 24 horas y no podía pensar en otra cosa.

Related posts

4 comments

Hola

Soy hincha de Defensor y socio hace 25 años, tengo 34, me emocionaron tus palabras hombre! Muchas gracias y si te parece bien, me mandas un mail y nos vemos el próximo domingo en el Estadio; te convido algún mate y conversamos. Jugamos en el Franzini contra Sud América ¿ta?

Te mando un artículo que vi hoy, para que conozcas un poco más de la historia de Defensor, http://www.elobservador.com.uy/noticia/277471/lo-

También puedes visitar la web oficial del club, allí hay bastante info: http://www.defensorsporting.com.uy/home/index.php

Abrazo tuerto

Ahh! si te gusta el básquet, mañana vamos a la 4ta final de la Liga Uruguaya de Básquet en el Palacio Gûelfi. Me avisas …

Hola Gustavo. ¡Muchas gracias por tus palabras! Nada más llegar a Montevideo, escribí sobre la clasificación de Defensor a los octavos de la Libertadores y pude aprender un poco de su historia. El artículo es este: http://www.marcadorint.com/copa-libertadores/el-d

Los fines de semana, normalmente, siempre trabajo. Por eso aproveché para ir ayer. No faltaré, eso sí, al próximo de Libertadores en el Luis Franzini. Un placer.

Un saludo,

Pedro.

Defensor es mucho mas grande de lo que se piensa. Hojalá los directivos le den bola al interior, salgan a hacer partidos a ciudades como Salto, Paysandú, en donde se encontraran con cientos de hinchas.

Realmente….emocionante!!! Acá todo el mundo dice, Defensor: “cuadro chico”, “cuadro cag…”, “cuadro de m…”, claro, basándose en las frustraciones y envidia del emisor del comentario, uno tiene que tomarlo como de quien viene y muy pocas veces, el No hincha de Defensor, te dice, “que gran institución”, porque es eso, no es un “cuadro”, es mucho mas que eso, es filosofía de vida, idiosincrasia, sentimiento, comportamiento, corazón, orgullo y eso es lo que nos hace ser pocos, pero GRANDES. Me alegra sumamente que hayas elegido los colores de nuestro amado Defensor Sporting Club (la viola). Pero por sobre todo, por el cariño que demostrás tenernos y aunque hubieras elegido otro equipo, tu respeto y correctitud ya habría sido suficiente como para perder “mi tiempo” en dedicarte este saludo. Sos bienvenido y ojalá puedas seguir escribiendo notas que transmiten tanta emoción.
Un abrazo
Alvaro

Deja un comentario

*