Primer asalto fallido

Sornoza Sebastián Pérez Independiente del Valle Atlético Nacional - Agencia Andes

Seguramente como consecuencia de ser la ida de una final, Independiente del Valle y Atlético Nacional firmaron un partido mucho más cerrado de lo habitual para ambos conjuntos. Con ritmo y buen trato de la pelota, pero sin riesgos y dando mucha importancia al aspecto defensivo, algo poco frecuente en cualquiera de los dos conjuntos.

Lo más importante era no cometer errores y hubo pocos, siendo el más grave del central ecuatoriano Arturo Mina y corregido por él mismo en la recta final: falló en el gol de Berrío pero empató el encuentro en el 87.

 Berrío abrió el marcador con un gran gol. Foto: GettyImages.

Para buscar la velocidad a la contra y en otra demostración de que dispone de una gran variedad de recursos ofensivos, Reinaldo Rueda sorprendió al apostar en la alineación inicial por Orlando Berrío en lugar de Alejandro Guerra, que hasta semifinales había sido el mejor jugador de Atlético Nacional en la Copa. Algo lastrado físicamente, el venezolano ha acumulado en los últimos tres partidos sus únicas suplencias en todo el torneo.

Bajo el 4-2-3-1 habitual, siendo Macnelly el enganche y con Marlos y Berrío para el desborde por fuera, el Verdolaga salió al Atahualpa a mandar y demostrar por qué ha sido el gran dominador de la competición. Con personalidad, trató de salir jugando desde atrás –el central y capitán Henríquez asumió más protagonismo ante la ausencia de Mejía en el mediocentro– y circuló bien la pelota hasta tres cuartos, donde faltó cierta claridad para poner en más aprietos a Azcona. Solo Berrío, girándose en la frontal y superando a Mina con una gran maniobra, fue capaz de romper el cero y poner en el marcador la diferencia que había sobre el césped.

Pero como casi siempre, reaccionó Independiente del Valle y se fue a por el empate con la confianza del que hace apenas quince días había remontado un resultado similar a Boca Juniors. Como a Atlético Nacional, le faltó acierto en los últimos metros para lastimar a Armani, pues Júnior Sornoza volvió a dar una demostración de juego entre líneas pero ni los Angulo ni Cabezas estuvieron esta vez finos en la finalización. Pese a que juega siempre a pocos toques y trata de ejecutar rápido, resulta complicado encontrar un pase erróneo entre los muchos que realiza el ’10’ ecuatoriano.

Precisamente en un balón parado colgado por el propio Sornoza y tras un doble remate de Mina, llegaría el 1-1 que deja todo en tablas para la vuelta, pues en la final se elimina el valor doble de goles como visitante. En Medellín y dentro de una semana, se conocerá el campeón de la Copa Libertadores.

 Mina hizo el gol del empate. Foto: GettyImages.

Foto de portada: Agencia Andes.

Related posts

Deja un comentario

*