Su Copa fue para más

Romero Cerro Porteño - Juanki Lezcano ABC Color de Paraguay (abc.com.py)

Se terminó la Copa Libertadores 2014 para Güiza, Dos Santos y los gemelos Romero. Se terminó la Copa Libertadores 2014 para Cerro Porteño en los octavos de final y nos quedamos con la sensación de que estaban para hacer cosas más importantes. El club de Barrio Obrero tuvo la mala suerte de, pese a ser primero en su grupo, encontrarse con Cruzeiro, actual campeón del Brasileirão, y cayó eliminado en un cruce en el que para nada fue inferior a su poderoso rival.

Dedé Cruzeiro - Clube Atlético Mineiro Un gol de cabeza de Dedé puso todo de cara para Cruzeiro en Asunción. Foto: Clube Atlético Mineiro.

A pesar de que el dibujo inicial de Francisco Arce ha contado siempre con muchos jugadores ofensivos, este Cerro Porteño ha recordado por momentos al Olimpia que fue subcampeón de la Libertadores la temporada pasada. La fortaleza como local -ganó los tres partidos de la liguilla en casa- y la capacidad para aguantar atrás y resistir defendiendo en campo propio gran parte de los 90 minutos han sido señas de identidad de los dos conjuntos paraguayos.

En la ida, en Belo Horizonte, los de Asunción hicieron un partido realmente impecable y emocionante en lo que a defensa y contraataque se refiere. Con dos líneas de cuatro muy definidas y dos delanteros en punta, los de Arce lograron adelantarse en el marcador por medio de Ángel Romero y merecieron volverse a casa con ese tanto de ventaja. Cruzeiro, comandado por un Everton Ribeiro que es un escándalo a nivel técnico y de habilidad, nunca consiguió encontrar la forma de rajar a una defensa liderada por los centrales Cardozo y Ortiz. Además, en la portería estuvo inmenso Roberto Júnior Fernández, que no solo demostró reflejos sino también una grandísima personalidad y valentía para salir a casi todos los balones colgados al área.

Pese al repliegue, el Ciclón de Barrio Obrero no se olvidó de la pelota y el tiempo que la tuvo la movió bien. Julio Dos Santos, máximo goleador del torneo hasta ahora, dejó claro que si en su momento estuvo en el Bayern fue por algo: con clase y tranquilidad movió a su equipo y dirigió varias contras peligrosas. De sus botas el peligro pasó a la velocidad de Óscar Romero, un puñal por la izquierda, y a su hermano Ángel, que es delantero pero cae a recibir a las bandas y al centro del campo con mucha frecuencia. Los gemelos, de 21 años, han debutado ya con Paraguay y son dos de las grandes promesas del fútbol sudamericano. Arriba, para el gol, esperaba Dani Güiza, siempre trabajador y picando al espacio recordando a sus tiempos en la selección española.

Sin embargo, tras 93 minutos aguantando merecidamente el 0-1 y en una acción que ni siquiera estuvo mal defendida, Samudio se encontró con un rebote en el área y anotó un 1-1 que dejó a Cruzeiro con opciones intactas para la vuelta. En Asunción, sin llegar a estar por debajo de su rival de manera clara, estuvo peor Cerro Porteño y lo pagó demasiado caro. Cuando los brasileños jugaban con uno menos por expulsión de Bruno Rodrigo y los paraguayos solo tenían que resistir 10 minutos más, Dedé saltó más que nadie en una acción a balón parado y puso por delante a los suyos. Había que buscar un gol para empatar y jugársela en los penaltis, pero Güiza y Corujo canalizaron mal la energía y se fueron expulsados. Ya en el descuento, Dagoberto sentenció.

Ahora la duda es si volveremos a ver a este equipo que parecía estar al nivel de los mejores de la Libertadores, o si se desmontará en junio. Varios jugadores acaban contrato -Güiza o Corujo- y otros podrían salir traspasados -los hermanos Romero-.

Foto de portada: Juanki Lezcano, abc.com.py.

Related posts

Deja un comentario

*