La vuelta de Nico y Nacional

Nacional Montevideo - jikatu

En estas cosas siempre es difícil saber qué fue primero. Si Nacional está siendo una de las grandes noticias de la Copa Libertadores por contar con un atacante como Nico López o si Nico López está rindiendo a tan alto nivel por tener un buen equipo por detrás. Lo único cierto es que, con el ex del Granada como estrella, el Bolso lidera un grupo en el que está Rosario Central, el equipo que mejor juega de América, y le ha ganado los dos partidos a Palmeiras, favorito a estar en las últimas rondas. Todo merecidamente y dando motivos para soñar con el regreso de un grande uruguayo a las instancias decisivas del torneo.

Sin que nadie pueda entender aún bien los motivos, tanto Nacional como Peñarol venían firmando actuaciones muy pobres en la Libertadores pese a seguir dominando en su país. Defensor Sporting, liderado por el veterano Nico Olivera, fue el último conjunto charrúa que asomó la cabeza hasta las semifinales (2014) mientras los gigantes quedaban atrás en las primeras rondas. Con la ilusión de romper esa mala racha del último lustro, los dos grandes de Montevideo se plantaron en esta edición con un buen plantel. Peñarol está virtualmente eliminado, pero Nacional sí está dando la cara bajo el mando de Gustavo Munúa.

 Munúa ha construido un gran equipo. Foto: GettyImages.

Hace menos de un año, el que fuera portero de Deportivo o Levante entre otros decidió colgar los guantes y ponerse al frente de un equipo que con él ha mejorado notablemente a nivel táctico y de juego. No pudo hacerse con el Apertura en su primer torneo local, pues Peñarol se impuso por un punto, pero las sensaciones fueron siempre buenas y la directiva decidió mantenerlo en el cargo. Algo que se está confirmando como un acierto en el inicio de este semestre.

Bajo un ordenado y claro 4-4-2, el cuadro charrúa ha sacado ya cuatro puntos en los dos campos más complicados del grupo (1-1 en Rosario, 1-2 en São Paulo) gracias a la fortaleza defensiva y la claridad para salir a la contra. La fortaleza de la pareja de centrales formada por Polenta y Victorino, que combinan el poderío físico del primero con la experiencia del segundo, se une a la competitividad extrema de Fucile y al buen momento del arquero Conde, que fue fichado para ocupar el puesto de su actual técnico y está respondiendo.

En ataque, Nico López de espaldas y Sebastián Fernández atacando los espacios forman una pareja complementaria y de mucho nivel para Sudamérica y ambos están siendo muy bien asistidos por detrás. Leandro Barcia y Kevin Ramírez, que se reparten las bandas, se están consagrando como dos de los jóvenes más interesantes del país y a su sacrificado trabajo defensivo suman talento y determinación hacia arriba.

Corriendo fuera de casa y volcando el juego por los costados como local, Nacional llega mucho y bien en todos sus partidos pero la diferencia la está marcando casi siempre el mismo. Tras volar muy joven hacia Europa, Nico López regresó a casa el pasado mercado de invierno para asegurarse la continuidad que no pudo tener ni en Italia ni en España y la está acompañando con goles: 8 en sus 9 partidos con Nacional. Ha vuelto con ritmo europeo y eso se está notando en su juego: va con una marcha más que la mayoría de defensores, lo que le permite anticiparse y llegar muy sobrado a las posiciones decisivas. Mentalmente ya se cree dominador y, en ese plan, lo normal es que sea uno de los grandes delanteros de la competición. Por lo pronto, sus tantos ya han devuelto a Nacional a la pelea entre los mejores.

 Nico celebrando su gol en Brasil. Foto: GettyImages.

Foto de portada: jikatu.

Related posts

Deja un comentario

*