Un lateral especial

leo-moura-kirilos

Parecía que se había ido ya para siempre, que no volveríamos a verlo en Copa Libertadores, pero anoche regresó y lo hizo como siempre: dejando su sello. Tres años después de su última participación en la máxima competición de Sudamérica y habiendo cumplido ya los 38, Léo Moura reapareció en su torneo preferido, uno que nunca ha ganado pero en el que siempre ha influido mostrándose como uno de los laterales más especiales de su continente.

Vistiendo la camiseta de Grêmio y en esta caso con el 16 a la espalda, el de Niterói anotó un gol que sirvió para abrir un partido que se le estaba resistiendo al Tricolor en Venezuela y también para recordarnos por qué su fútbol es tan distintivo: pese a ser lateral diestro, apareció en zona interior, como si de un mediocentro se tratara, y combinó por dentro para después romper hacia la frontal del área y definir a la media vuelta y con un buen disparo seco y raso.

Léo Moura marcó una época en Flamengo. Foto: Alex Carvalho.
Léo Moura marcó una época en Flamengo. Foto: Alex Carvalho.

Tras poner fin a una década en Flamengo, donde fue capitán y líder de uno de los clubes más gigantescos del mundo, pareció buscar un retiro dorado en el Fort Lauderdale de la NASL americana y el Goa indio, pero la aventura extranjera le duró un año y decidió regresar a su país para jugar el estadual con el modesto Metropolitano. Allí pasó un mes actuando como centrocampista, pues pronto aceptó la llamada del Santa Cruz para jugar el Brasileirão. Estrella junto a Grafite, no pudo evitar el descenso del cuadro de Recife pero sí mostró estar aún capacitado para el gran nivel y firmó por otro de los grandes el país, el Grêmio, que le ofrecía además la posibilidad de disputar la Libertadores.

Verlo a él era uno de los alicientes para la primera semana de fase de grupos y Léo no decepcionó. Porque, al menos a nivel ofensivo, no sabe jugar mal. No sabe no inventar. No sabe ser un lateral corriente. Solo sabe crear superioridades tanto regateando o combinando, tanto apareciendo por fuera como por dentro. Por eso llegó a ser internacional brasileño en una época en la que Dani Alves y Maicon, que vivían los mejores momentos de sus respectivas carreras, se peleaban por un puesto de titular.

¿Por qué no dio entonces el salto a Europa? Lo hizo en el inicio de su carrera, cuando su posición habitual era la de extremo, y en 60 partidos repartidos entre Germinal BeerschotADO Den Haag anotó 28 goles. Quizás le faltó probar suerte de nuevo en su madurez, pero Sudamérica también tiene derecho a disfrutar de genios en plenitud.

 

PD: Como en todo buen partido sudamericano, un perro se paseó por el césped durante la segunda mitad.

Foto de portada: Kirilos.

Related posts

2 comments

Hahahahaha no hay partido sin perro entre medio por acá, es regla.
Me encantan sus cronicas de Libertadores, un torneo muy especial, quizas nunca tengamos el glamour de CL, pero que conserva esas cosas tan particulares de acá, saludos

Deja un comentario

*