Lo mejor de la segunda semana de Copa Libertadores

Cilindro Avellaneda Racing Club - Sebastián Dario

Ya tenemos definida por completo la fase de grupos de la Copa Libertadores. Huracán, River Plate-URU, Racing, Santa Fe, Independiente del Valle y Sao Paulo jugarán la próxima ronda de la competición, que se iniciará la semana que viene. La semana nos dejó emocionantísimos partidos en Caracas y Asunción, las lágrimas de un joven ariete que marcó su primer gol en Copa o un pequeño equipo que ya parece todo un grande.

Libertadores2016GS

INFELICES COSTUMBRES

Dejando de lado el triste episodio que vivió Huracán en Caracas, el partido del martes en la capital venezolana tuvo de todo. Caracas ganó al Globo, pero el gol en el minuto 92 de Diego Mendoza hizo insuficientes los dos tantos venezolanos y clasificó a Huracán a la fase de grupos de la Copa Libertadores. El equipo de Antonio Franco jugó un partido mucho mejor que en la ida, en la que el salvador fue el joven portero Wuilker Fariñez. Para Caracas, perder también es lo normal. Así lo atestiguan una serie de infortunios:

Caracas, tras no conseguir la clasificación a la fase de grupos, ha perdido la oportunidad de ganar 1,8 millones de dólares, una suma de dinero que prácticamente salvaba el año al club. A Caracas le anularon por fuera de juego un gol completamente legal, el cual le habría valido para clasificarse. Caracas, además, ha jugado la previa de la Copa porque la temporada pasada perdió el título de liga en el minuto 93 de la última jornada.

Sin la chispa del joven extremo Cristian Espinoza, que se perdió el partido por una lesión en el aductor, Huracán recordó al de la final de la Copa Sudamericana: balones a Ábila y que sea lo que Dios quiera. Mientras Huracán llevaba a cabo ese plan tan simple, Caracas generaba ocasiones con frecuencia. Al límite de la primera parte marcó Rubert Quijada el gol que empataba la eliminatoria.

En la segunda, Caracas seguía llegando a la puerta rival y Huracán se quedó con uno menos por la expulsión de Mariano González. Aun así la pelota no entraba, lo que hacía presagiar otro final triste para los de Antonio Franco. Pero a los 83 minutos, llegó la jugada salvadora: Paulo Arango sacó un gran disparo desde la frontal del área y anotó el 2-0. El grupo de animación del Caracas, enfocado de manera abusiva por la realización venezolana, celebraba el gol saltando y ondeando sus banderas, unos movimientos que, por otra parte, ya habíamos visto en los 63 (?) planos anteriores al gol.

En el Rojo creían que todo iba a terminar bien a costa de otro club no muy acostumbrado a ganar. Después del segundo gol, sólo había que aguantar 10 minutos más. Estaba hecho… pero de repente, en el minuto 92, Mendoza marcó el 2-1 y colocó al Globo en la fase de grupos. La actuación de Huracán en Venezuela fue terrible, pero podrá estar en el sector 4 junto a Peñarol, Atlético Nacional y Sporting Cristal.

YA TIENEN POSO COPERO

River Plate de Uruguay entró en la primera fase de grupos de Copa Libertadores de su historia jugando como si tuviese 10 o 20 participaciones a sus espaldas. Tras vencer 2-0 en la ida a la U de Chile, en la vuelta no sufrió para asegurar su clasificación. Juan Ramón Carrasco dispuso un equipo más compacto, menos ofensivo de lo que suele ser habitual y destinado a sostener la ventaja. En este partido, brillaron especialmente los dos centrales, Ronaldo Conceiçao y Darío Flores.

Al poco sufrimiento de River también contribuyó el nerviosismo de una U presionada, que debía levantar la eliminatoria ante su público ante un equipo mucho más pequeño. El cuadro uruguayo sólo pasó un susto a la media hora de partido, después de una mala salida de Nicola Pérez y un cabezazo fuera de Matías Rodríguez con la portería vacía.

Sebastián Beccacece, nuevo entrenador de la U, se movía constantemente por el área técnica. No dejaba de dar órdenes, de corregir, de animar… Sus gestos recuerdan mucho a los de su mentor, Jorge Sampaoli, del que fue asistente en los últimos 4 años. Ahora ha iniciado su trayectoria como entrenador principal y tiene jugadores de nivel en el equipo, como Luis Fariña, Gustavo Canales o Gonzalo Jara, así que hay mimbres para hacer cosas grandes. Además, es uno de esos entrenadores atrevidos no sólo por el estilo de juego, sino también porque no le tiembla la mano a la hora de cambiar lo que no le gusta: en el minuto 27 reemplazó al centrocampista Sebastián Martínez sin que tuviese ningún problema físico.

La caída de la Copa desató las críticas de muchos aficionados de la U contra el nuevo entrenador. Parecía que todo iba sobre ruedas desde el inicio para Beccacece, puesto que su segundo partido oficial fue un 8-1 en liga v O’Higgins, pero el equipo ha vuelto a protagonizar una mala actuación en la Copa.

Parece que Michael Santos se va al Málaga, pero lo hará en julio, así que el equipo darsenero podrá disputar la Copa Libertadores con su gran estrella. Le necesitan para afrontar un complicadísimo Grupo 2, en el que River coincidirá con Palmeiras, Rosario Central y Nacional de Montevideo.

SIN RIVAL

Ya son 18 las participaciones que suma Sao Paulo en la fase final de la Copa Libertadores. El equipo de Bauza no jugó un partido memorable, pero le dio de sobras para superar a una flojísima Universidad César Vallejo, que se mantuvo viva hasta el minuto 87 por el bombazo de Hohberg en el partido de ida y por la falta de acierto de Sao Paulo en la vuelta.

Se ausentó del partido Alan Kardec, que se cayó de la convocatoria a dos horas del encuentro por una amigdalitis. Esto tuvo dos consecuencias, como la primera titularidad de Calleri en Copa y la entrada de última hora en la convocatoria de Rogério, que se erigió en héroe del partido con el gol de la victoria. El gol fue fruto de la explosión de Sao Paulo en los últimos 10 minutos, desbordando por completo a César Vallejo.

Antes del gol de Rogério, Sao Paulo generó suficientes ocasiones como para sentenciar antes. Húdson destacó en el partido, abarcando mucho terreno y estando muy participativo tanto en ataque como en defensa. Dispuso de una gran ocasión pocos minutos antes del gol de Rogério, con un tremendo disparo lejano que impactó en el poste derecho. Anteriormente, Michel Bastos también lanzó un penalti contra la madera y Calleri remató al travesaño. Esta vez, el argentino no brilló como en el partido de ida.

El Pacaembú, que es un poco la casa de todos los equipos paulistas, acogió la clasificación de Sao Paulo a una nueva fase de grupos de la Copa Libertadores. La atmósfera fue sensacional: el estadio estaba lleno y sus gradas quedan más cerca que las del Morumbi, que tiene casi el doble de capacidad y es menos accesible que el Pacaembú.

Se quedó tan corto César Vallejo en Sao Paulo que no tuvo ni la última, esa oportunidad clara de gol de la que siempre disfrutan los equipos coperos en el último segundo de los finales ajustados. Un tanto de los peruanos habría llevado la eliminatoria a penaltis, pero no encontraron la forma de hincarle el diente al tricolor. El lema de César Vallejo dice que “poco a poco, nos vamos haciendo grandes”. No cabe duda de que es así, pero al equipo poeta aún le queda camino por delante para dar que hablar en los grandes escenarios. Trujillanos, The Strongest y, sobre todo, el vigente campeón River Plate esperan a Sao Paulo en la fase de grupos.

BOU SIEMPRE, ROMERO CUANDO LE DEJAN

Una vez más, y se ha perdido ya la cuenta en los dos últimos años, Gustavo Bou fue el hombre más determinante de Racing para pasar la eliminatoria ante Puebla y clasificar a la fase de grupos. Ante un equipo mexicano que nunca inquietó a Saja pero sí logró mantenerse sobrio atrás y resistir hasta el 75′, la Pantera aprovechó un balón suelto en la frontal para irse hacia portería y batir a Campestrini con un disparo fuerte y cruzado.

Después de un primer tiempo sin apenas ocasiones para ningún lado y con un gol bien anulado a Racing como acción más destacada, Óscar Romero volvió a ser protagonista saltando desde el banquillo y fue el principal responsable de la mejoría de la Academia en la segunda mitad. No ha conseguido todavía hacerse un hueco como indiscutible en el once, pero aprovecha al máximo cada oportunidad que tiene para mostrar su talento y capacidad de regate con la zurda.

NOCHE LOCA

Por emoción, compite con el Caracas-Huracán, pero por locura no le gana nadie. El desenlace del Guaraní-Independiente del Valle será ya uno de los grandes momentos de esta Copa Libertadores 2016. En el que quizás haya sido el cruce de mayor nivel por el juego desplegado por ambos conjuntos, el cuadro ecuatoriano terminó eliminando a uno de los semifinalistas de la pasada edición, pero no sin un terrible sufrimiento.

Después de un primer tiempo de alternativas en el que Guaraní fue mejor pero Independiente también tuvo sus opciones a la contra, Palau igualó el global con una auténtica obra de arte a falta de media hora. José Angulo, hombre de la eliminatoria, pareció dejar ya todo sentenciado marcando en el 76′ y obligando al Aborigen a anotar dos en menos de un cuarto de hora. Apareció ahí el Ro-Ro López, que marcó en el 81′, provocó un penal en el último suspiro y lo tiró a las nubes con el pase en juego.

Artículo relacionado:Con 38 las piernas también tiemblan

‘PELUSSISMO’

Igual que en la pasada Copa Sudamericana, que levantó pasando ronda tras ronda de manera casi silenciosa, Santa Fe no necesitó brillar para ganar sin sufrimiento alguno. Con el cruce ya encarrilado en la ida y ante un rival claramente inferior individualmente, el conjunto colombiano aprovechó dos acciones a balón parado idénticas para sentenciar por completo antes del descanso.

Luis Manuel Seijas y Yerry Mina, dos hombres que ya habían sido claves en el pasado semestre y que en este parecen haber incluso aumentado su peso en el equipo, fueron los protagonistas para poner el 2-0: el venezolano la colgó desde la esquina y el central se impuso con sus 193 cm para cabecear a la red.

La noche la cerró el joven Antony Otero (19 años), que debutaba en competición continental y anotó su primer gol con la camiseta del Cardenal. Tras un segundo tiempo en el que lo intentó todo, aprovechó un malentendido en la defensa boliviana para plantarse ante Argüello y batirlo con un zurdazo cruzado. Emocionado, rompió a llorar en la celebración mientras Gerardo Pelusso sonreía en la banda consciente de que su obra va por donde a él le gusta: seguridad atrás y pegada arriba.

Foto de portada: Sebastián Darío.

Related posts

Deja un comentario

*