Olimpia y Newell’s con un pie en la final

Tin Nhanh Bóng Đá

En la madrugada del martes al miércoles se abrían en Asunción las semifinales de la Copa Libertadores, y ninguno de los dos partidos de ida ha defraudado.

En el Olimpia-Santa Fe se preveía más tensión e intensidad que fútbol asociativo y preciosista, y así fue. En un primer tiempo en el que dominaron los paraguayos pero sin demasiadas llegadas, Juan Manuel Salgueiro volvió a demostrar que es el hombre más desequilibrante de su equipo. Bajó a recibir muy atrás y con conducciones y cambios de orientación fue el que dio salida a los suyos. Hasta el minuto 45, porque en la última jugada de la primera parte tuvo un pique con Bedoya y los dos se fueron expulsados. Bastante rigurosa la decisión de Heber Roberto Lopes, pero dos hombres clave en ambos conjuntos se perderán la vuelta. Seguramente en la decisión del colegiado tuvo algo que ver la trayectoria de Gerardo Bedoya: lleva 43 expulsiones en su carrera.

En el descanso, Ever Hugo Almeida dio entrada a Ferreyra y Alejandro Silva, y entre los dos ganaron el partido. No se entiende la suplencia de Silva, sin duda uno de los mejores futbolistas de este equipo. No vamos a decir que es un genio, pero aporta mucha más profundidad y llegada por la derecha que cualquiera de sus compañeros. El uruguayo de 23 años provocó el penalti del 1-0 transformado por Miranda y dio la asistencia del 2-0 para el Tanque Ferreyra. Y su aportación no se quedó ahí. Él mismo pudo marcar con dos disparos desde lejos que Vargas despejó como pudo, y dio un gran pase a Matías Giménez en la última jugada del encuentro que pudo suponer el 3-0 y la sentencia de la eliminatoria.

De Santa Fé hablo poco porque no hizo casi nada. Incapaz de hacerse con la posesión, Pérez y Cuero, sus hombres más desequilibrantes, apenas la olieron.

Demasiado tienen que cambiar las cosas en Colombia para que Olimpia no sea el primer finalista de la Copa Libertadores.

Tin Nhanh Bóng ĐáCáceres, de espaldas, fue el más destacado de la primera parte. Foto: Tin Nhanh Bóng Đá.

En Rosario, Newell’s se guardó para las semifinales su mejor partido de toda la competición, y superó con claridad a Atlético Mineiro. Tras un gran inicio de los locales, espoleados por un Coloso Marcelo Bielsa abarrotado y por las subidas del lateral Cáceres, el partido se fue igualando. En un duelo de mucho ritmo, las primeras ocasiones fueron para Newell’s pero Víctor volvió a demostrar por qué está siendo el mejor portero del torneo y salvó los goles de Maxi y Scocco. Sin embargo, la llegada más clara fue para el Galo. Tras un maravilloso pase de Ronaldinho, Bernard se plantó solo ante Guzmán pero el arquero argentino se la arrebató de los pies cuando pretendía regatearlo.

Nahuel Guzmán es un portero bastante raro. Para mucho, pero también es capaz de estrellar un saque de puerta en la espalda de un compañero y hacer que el rechace esté a punto de entrar en su propia portería. Un fenómeno.

Lo de la segunda parte ya fue un baño. Newell’s se hizo con el partido por completo metiendo a los laterales (Cáceres y Casco) en campo contrario durante los 45 minutos y dominando el centro del campo con Bernardi, Pérez y un enorme Diego Mateo. Víctor volvió a salvar a su equipo en el 57 pero a los tres minutos ya no pudo con Maxi. Un centro desde la derecha lo cabeceó el ex del Atlético a la red y todo el estadio se volvió loco. El partido no cambió y Ñuls siguió buscando el gol, que casi encuentra en la jugada más increíble del partido (guzmanadas aparte). Entre Víctor, otra vez, y el palo salvaron el gol de Maxi y después Marques y Richarlyson sacaron sendos rechaces bajo la línea. No se podía creer.

Prácticamente en su única llegada de la segunda parte, Mineiro hizo gol pero se lo anularon a por un fuera de juego milimétrico que aún no sabemos si era o no. Esta jugada fue el preludio del 2-0. Scocco, que no jugó mal pero participó menos de lo habitual agarró una falta a unos 25-30 metros de la portería y la clavó pegada al palo. En los diez minutos restantes apenas pasó nada de interés sobre el campo, como si los jugadores se hubiesen detenido a observar el brutal ambiente de las gradas rosarinas.

Lo bueno para Atlético Mineiro es que si hay algún equipo en la competición capaz de remontarle un 2-0 a Newell’s, son ellos.

Related posts

6 comments

Deja un comentario

*