Once ideal de la Libertadores

8733443482_29451ba000

En la madrugada del miércoles al jueves terminó la Copa Libertadores 2013 y lo hizo con Atlético Mineiro como campeón. En la edición más igualada e intensa de los últimos años, este ha sido para nosotros el once ideal del torneo:

oncelibertadores

 

Víctor (Atlético Mineiro, Brasil, 1983): a sus 30 años ha cuajado quizás la mejor temporada de su vida pese a que ya era un portero muy valorado en su país. Fue clave en cuartos de final, semifinales y final y completó un torneo excepcional. Ante Tijuana paró un penalti en el descuento que significaba la eliminación, ante Newell’s salvó a su equipo varias veces y después detuvo el penalti decisivo, y ante Olimpia volvió a ser protagonista en la tanda atajando el primero.

Alejandro Silva (Olimpia, Uruguay, 1989): ha repartido sus como interior y como carrilero diestro en defensa de cinco, y se ha convertido en una de las grandes apariciones de la Copa. En la ida de semifinales entró en el descanso y cambió el partido provocando un penalti y asistiendo en el 2-0. En la ida de la final ante Mineiro, hizo el 1-0 tras una gran jugada y un buen zurdazo. A sus 23 años, ha presentado su candidatura para venir a Europa.

Vergini (Newell’s, Argentina, 1988): formando pareja con Heinze, se convirtió en el hombre más fiable de la defensa de la Lepra. En contra de lo que sus 191 cm puedan indicar, no es un defensor lento y además posee buena salida de balón. Sus conducciones y su buen golpeo largo fueron siempre claves para que Newell’s sacara el balón desde atrás. Parece que tiene ofertas de clubes europeos.

Miranda (Olimpia, Paraguay, 1985): acompañado siempre de otros dos centrales como Candia y Manzur, fue el más regular de los tres. Completó absolutamente todos los minutos de la competición, y lo hizo siempre como el defensor central en una defensa de 5 y aportando muchísima seguridad. Además, gracias a su golpeo a balón parado anotó 3 goles en esta Copa, alguno de ellos muy importante como el octavos ante Tigre.

Casco (Newell’s, Argentina, 1988): el equipo de Martino dio siempre mucha importancia al juego ofensivo de sus laterales, y esto lo aprovechó Milton Casco para convertirse en el lateral zurdo más influyente del torneo. Gracias a su velocidad y dominio de las dos piernas, profundizó continuamente por la banda izquierda y además anotó dos goles. Quizás su único lunar en esta Libertadores fue el penalti fallado ante Mineiro en semifinales.

Aranda (Olimpia, Paraguay, 1985): clave en la recuperación y en la circulación de balón de Olimpia en todos sus partidos. Intenso, con buena colocación y buen tackle, superó a prácticamente todos los centrocampistas a los que se enfrentó, incluido Ronaldinho. Además siempre juega con sentido y hacia delante. Por otro lado, dejó detalles técnicos de gran nivel, como su gol ante Defensor Sporting en la fase previa.

Bernard (Atlético Mineiro, Brasil, 1992): sin duda el mejor joven de la Copa y quizás el jugador más desequilibrante. Tiene técnica, velocidad, desmarque, desborde, gol… Es muy bueno. Actuó tanto por la derecha como por la izquierda, y fue en todo momento el mejor socio de Ronaldinho. Lo veremos en Europa la próxima campaña.

Omar Pérez (Santa Fe, Argentina, 1981): el jugador conceptual y más importante del Santa Fe semifinalista. Los colombianos siempre lo buscaban y tras pasar por sus botas la jugada siempre mejoraba. A sus 32 años, este enganche argentino ex de Boca cuajó la mejor Copa Libertadores de su carrera. En semifinales estuvo un poco por debajo de lo esperado, pero si su equipo llegó hasta ahí fue sin duda por él.

Ronaldinho (Atlético Mineiro, Brasil, 1980): en Mineiro ha vuelto a ser feliz jugando al fútbol y con eso el resto ya le viene solo. En muchos partidos, sobre todo en la primera parte de la competición, recordó por qué llegó a ser el mejor jugador del mundo. Tanto en semifinales como en la final no estuvo quizás al nivel esperado, pero aún así dejó detalles que marcaron la diferencia. A sus 33 años ha conseguido ganar su primera Copa Libertadores y lo ha hecho como protagonista.

Scocco (Newell’s, Argentina, 1985): el jugador sobre el que se basó todo el ataque de Newell’s Old Boys. Jugando de delantero centro, bajaba a recibir al centro del campo, caía  a banda, asistía, regateaba y sobre todo marcaba. 6 tantos en 12 partidos y de todos los colores. De falta, tras jugada individual, de nuevo puro en el área… Ha dado sin duda el mejor nivel de su carrera, lo que le ha llevado a fichar por Internacional de Porto Alegre.

Jô (Atlético Mineiro, Brasil, 1987): el máximo goleador de la competición con 7 tantos y su aportación a Atlético Mineiro ni mucho menos se quedó ahí. Las gana absolutamente todas por arriba, por lo que los balones largos sobre él han sido en todo momento el mecanismo principal de su equipo para sacar el balón desde atrás. Otro más que ha dado en esta Copa el mejor nivel de su carrera.

Foto de portada: Clube Atlético Mineiro.

Related posts

4 comments

He estado a punto de meterlo en el 11. Muy buen lateral Marcos Rocha, sí. Lo normal sería que no tardase en venir a Europa y a un buen equipo.

Muy de acuerdo en el once ideal. Lo de la delantera me parece cantado. Me llamó la atención Omar Pérez, pero es totalmente merecido. Quizá se echa en falta algún jugador del Tijuana, que mereció pasar aquella eliminatoria en cuartos. Igual, así está muy bien.

Deja un comentario

*