Para que ya no te puedan llamar equipo chico

Estadio Defensores del Chaco - yonolatengo

Como contó Martín Castiñeira en su completísima previa de la final, el duelo entre San Lorenzo de Almagro y Nacional de Asunción es absolutamente histórico. Ninguno de los dos clubes ha levantado jamás una Copa Libertadores de América. Y ambos viven rodeados de rivales que sí lo han hecho. Especialmente en el caso del cuadro argentino, la sorna ha sido muy recurrente desde hace décadas. Son el único grande del país que no ganó la Copa. De ahí que para el conjunto dirigido por Edgardo Bauza, la final sea algo más que la posibilidad de salir campeón. Es también sacarse de encima un complejo. Desbloquearse para siempre. Bauza es especialista en las primeras veces. Él fue el entrenador que ganó la Libertadores de 2008 con la Liga Deportiva Universitaria de Quito. Nunca antes un club ecuatoriano lo había logrado.

Hasta la fecha, siete entidades argentinas se han proclamado campeonas del torneo más importante del fútbol sudamericano a nivel de clubes: Independiente (7 veces), Boca Juniors (6), Estudiantes (4), River Plate (2), Rácing (1), Argentinos Juniors (1) y Vélez Sársfield (1).

El único club paraguayo que ha ganado la Libertadores es el Olimpia de Asunción: lo hizo en tres ocasiones y alcanzó otras cuatro finales (la última, la temporada pasada ante el Atlético Mineiro). Sin duda, para quien supondría un golpe durísimo el título de Nacional sería para Cerro Porteño, el rival histórico de Olimpia y el otro gigante del fútbol paraguayo. Cerro Porteño nunca ha ganado la Copa Libertadores -y de hecho, tampoco llegó jamás a una final-. Sus seis presencias en las semifinales constituyen su mejor resultado histórico. Que Nacional, el quinto club paraguayo en cuanto a palmarés (superado también por Libertad y Guaraní), pueda levantar la Libertadores antes que ellos sería extremadamente doloroso. Más si tenemos en cuenta que tanto Nacional como Cerro Porteño están ubicados en el Barrio Obrero de Asunción. Cerro Porteño es la bandera de las clases populares en la capital paraguaya y rivaliza con Olimpia, identificado con un estrato social de mayores posibilidades económicas. Nacional, cuyos orígenes se encuentran en el sector académico, era percibido como un club simpático. De vez en cuando rivalizaba por torneos locales, pero difícilmente podía hacer sombra a los gigantes. Dentro de dos semanas, el Barrio Obrero puede tener por fin a un campeón de la Libertadores. Y, desafiando cualquier lógica posible, no sería Cerro Porteño.

Foto de portada: yonolatengo (licencia Creative Commons).

 

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*