Santa Cruz deja todo abierto para la vuelta

Julio Santa Cruz Nacional - Clube Atlético Mineiro

La gente de San Lorenzo cantaba y saltaba viéndose ya prácticamente campeona. Habían empezado a hacer ruido desde horas antes del partido y cuando este se acercaba a su fin todo lo que se escuchaba en el Defensores del Chaco eran sus cánticos. El famoso “Vengo del barrio del Boedo…” sonaba con estruendo entre una hinchada que quiere que de una vez por todas sus siglas (CASLA) dejen de significar también “Club Atlécico Sin Libertadores de América”. Pero en medio de la fiesta que parecía el preludio de un encuentro de vuelta relativamente plácido al llegar con ventaja, Santa Cruz, el hermano de Roque, empató la final y puso a Nacional de Asunción en igualdad de condiciones para el desenlace en el Nuevo Gasómetro.

Matos San Lorenzo - MULADAR NEWS Matos, que en la imagen pelea con Geromel en un lance de octavos de final, anotó el 0-1 con un golazo. Foto: MULADAR NEWS.

Tras los papelitos y la pirotecnia habituales de las grandes citas en el fútbol sudamericano, arrancó igualado el choque pero poco a poco se fue haciendo con él el doble pivote visitante. Una vez más, Juan Ignacio Mercier fue el hombre que dominó el partido empujando al Ciclón hacia arriba con sus recuperaciones en campo contrario y su buena distribución. Néstor Ortigoza le apoyaba y por delante de ellos Leandro Romagnoli mostró su nivel de inspiración más alto del torneo para hacer que la posesión argentina fuera fluida y productiva. Bajó a recibir, apareció por los costados, tiró caños y habilitó a los hombres que entraban con profundidad por afuera y que siempre fueron una amenaza. En el primer tiempo, la banda más peligrosa fue la izquierda y por ella pudieron adelantarse gracias a un zurdazo de Emanuel Mas que se estrelló en el poste.

Por su parte, tal y como era de esperar, Nacional echó demasiado en falta a Marcos Riveros. El mediocentro, que hasta ahora había jugado todos los minutos, fue sustituido por el joven Juan Argüello y con él perdieron los paraguayos mucha seguridad y capacidad de robo. Silvio Torales volvió a dar la cara y a mostrar un buen nivel, pero tuvo que estar más pendiente de labores defensivas y no de descolgarse en ataque como venía haciendo en los partidos de local. Además, Brian Montenegro tampoco pudo jugar por molestias musculares y a su ausencia se le unió un pequeño bajón de rendimiento de los hombres de tres cuartos de campo: ni Marcos Melgarejo, ni Derlis Orué, ni Julián Benítez mostraron su mejor versión.

Así que bajo el dominio cuervo y la dictadura de Mercier fue avanzando el partido hasta que llegó la mejor acción colectiva de la noche. Esta vez, los protagonistas fueron los de la derecha y los que menos habían brillado hasta el momento: Buffarini la llevó al área, Villalba la centró y Mauro Matos la enganchó de volea para mandarla directa a la red. Golazo que hacía justicia a lo visto sobre el campo.

Acto seguido reaccionó Gustavo Morínigo con un doble cambio muy ofensivo que partió a su equipo y lo dejó prácticamente con cinco hombres arriba. Tras naufragar en el medio, Argüello se fue al lateral diestro, Torales se quedó solo en el medio y por delante de él se situaron Melgarejo, Domínguez y Lusardi. En punta, doble nueve con Fredy Bareiro y Julio Santa Cruz. Fueron 20 minutos a la desesperada en los que apenas hubo sensación de verdadero peligro para San Lorenzo, pero en la última acción del encuentro Lusardi lanzó el pelotazo, Bareiro la peinó y Santa Cruz metió el pie para batir a Torrico y firmar el empate. A diferencia del resto de eliminatorias, en la final los goles como visitante no tienen valor doble, por lo que Nacional irá a la vuelta con el cruce completamente igualado. Todo se decidirá en Argentina.

Foto de portada: Clube Atlético Mineiro.

 

Related posts

Deja un comentario

*