Vuelve la Copa

Martín Silva

¡Que no se ha acabado el fútbol! ¡Que vuelve la Libertadores! Más de un mes después se reanuda la competición tras el parón por la Copa Confederaciones. Olimpia de Asunción e Independiente de Santa Fe se verán las caras en el partido que abrirá las Semifinales de la mejor competición de Sudamérica a nivel de clubes.

Se enfrentan dos equipos muy distintos. Tanto en historia como en propuesta. Vamos primero con los paraguayos.

Club Olimpia

El cuadro de Éver Hugo Almeida no es que sea demasiado vistoso ni talentoso, pero sabe competir muy bien. Siempre creen en sus opciones, y por eso ha llegado hasta aquí. Repitiendo dibujo partido tras partido, 3-5-2, parecen tener una cosa clara: el balón se juega en campo contrario. Sea cual sea el encuentro o la situación, tanto el portero Martín Silva como la línea de tres buscan en largo a los puntas y a partir de ahí empiezan a jugar. Tratan de llegar en pocos toques y casi siempre pasando por Juan Manuel Salgueiro. Salgueiro, que pasó sin pena ni gloria por el Real Murcia en 2006, es un segundo punta muy móvil, técnico, con garra y un gran golpeo de balón. Es el bueno, vamos, aunque llega al partido tocado.

Martín Silva, arquero de Olimpia de Asunción e internacional con Uruguay. Foto: Ideraldo Gomes.

Los dos carrileros (hoy Mazacotte derecha, Benítez izquierda) suelen ser muy profundos, y destaca lo arriba que llegan a presionar. Esa es una de las características de este Olimpia, la presión adelantada tras pérdida. Aprietan con la intención de recuperar rápido y si no lo logran cometen falta para poder replegarse. De los tres del centro del campo, Aranda es el mediocentro y el más posicional. Juega con criterio y siempre está bien colocado para el robo. En los interiores habrá cambios.  En el derecho, el habitual Alejandro Silva dejará su su sitio a Pittoni. Mientras que en el izquierdo, el que venía jugando, Ortiz, fue traspasado a Toluca y su lugar lo ocupará el recién llegado Matías Giménez.

Arriba, el que acompaña a Salgueiro siempre es Freddy Bareiro, nueve canchero y currante al que le tiran melones desde cualquier lado y las baja casi todas. El que las baja todas, sin el “casi”, es el Tanque Ferreyra, habitual primer cambio de Almeida cuando necesita un gol (ante Flu necesitaba dos y lo metió en el minuto 20). Más allá de lo que aporta Ferreyra, este cambio le permite a Salgueiro bajar a recibir con más libertad mientras los defensas rivales están preocupados de Bareiro y el Tanque.

Pero la fuerza de Olimpia no se acaba aquí. El Franjeado es el único club de los que están en Semifinales que ya sabe lo que es ganar una Libertadores. Una, dos y tres. Dos de ellas, con Ever Hugo Almeida bajo los palos. El ahora técnico, que grita cada gol como si fuera el último, es un auténtica leyenda de la Copa al ser el hombre con más partidos jugados (113). Además, los paraguayos están intratables en casa. En esta Libertadores solo se han escapado dos puntos del Manuel Ferreira y allí han remontado la eliminatoria ante Tigre y Fluminense.

Independiente de Santa Fe

Santa Fe es más divertido. A diferencia de los paraguayos, tratan de salir siempre con el balón jugado desde atrás. En cada jugada, los centrales Valdés y Meza se abren, los laterales se proyectan a campo contrario y uno de los centrocampistas, o Bedoya o Torres, baja a recibir entre centrales. Todo eso es el paso previo a que la toque Omar Pérez, el hombre sobre el que se construye todo. Omar Pérez es un enganche argentino salido de la cantera de Boca Juniors y muy parecido a Juan Román Riquelme, del que fue en sus inicios. Por delante del Bocha Pérez suelen jugar Medina y Jefferson Cuero, una de las grandes apariciones de la Copa. Medina es el que juega de ‘9’ y fija a los centrales, mientras que Cuero se mueve con más libertad. Zurdo, potente y extremadamente rápido, fue el hombre más activo y desequilibrante de su equipo tanto en octavos como en cuartos de final. Además de como segundo punta, también puede actuar de extremo izquierdo y ahí lo ha utilizado Wilson Gutiérrez cuando ha cambiado su habitual 4-3-2-1 por un 4-2-3-1.

De Guitérrez también hay que hablar. Con tan solo 42 años, se ha convertido ya en uno de los entrenadores más prometedores del continente. Agarró a Santa Fe en 2011 sin haber entrenado nunca en la Primera División colombiana, y en 2012 lo hizo campeón, marcando un récord en la historia del club: 13 partidos invicto. Siempre con un estilo asociativo, valiente y tratando de llevar la iniciativa del juego, ha clasificado al Expreso Rojo para la segunda semifinal de su historia en Copa Libertadores (la otra fue en 1961). Y siendo el mejor equipo del torneo. Tan sólo ha dejado de ganar tres partidos, dos empates en la fase de grupos y una derrota por 2-1 ante Gremio en octavos de final.

A las 2:50 de esta madrugada, el toque alrededor de Omar Pérez, contra la mística y el cancherismo de Ever Hugo Almeida. Dos conjuntos tan diferentes como, a priori, igualados.

Onces previstos

753402_C_Olimpia                                               753408_Santa_Fe_CD

 

 

Deja un comentario

*