El Middlesbrough de Karanka

Middlesbrough Manager Aitor Karanka before the Sky Bet Championship Play-off Final at Wembley Stadium, London
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
25/05/2015

He pasado los dos últimos años en Inglaterra buscando a alguna persona del ambiente futbolístico que tenga una mala opinión de Aitor Karanka como entrenador. Seguro que existe, porque uno no puede agradar a todo el mundo de forma unánime, pero aún no he dado con él. No ha sido por falta de intentos. La admiración y consenso que hay en torno a la figura del técnico vasco en el fútbol inglés, donde sólo lleva desde noviembre de 2013, es fruto de sus méritos como entrenador del Middlesbrough. A lo largo de estos años he preguntado a todo tipo de personas que pudiesen opinar sobre su labor en el banquillo. Pregunté por Karanka a futbolistas que eran sus rivales, como Raúl Albentosa, por entonces jugador del Derby County. Contestó que el Middlesbrough era el equipo que más le había gustado “tácticamente porque no deja muchos espacios a las espaldas y entre líneas”. Pregunté por Karanka a entrenadores rivales, como Joaquín Gómez, analista profesional: “El Middlesbrough, desde que Karanka los entrena, me parece que ha sido uno de los cambios más espectaculares en cuanto a la dinámica del equipo. Por todo. Era un equipo que concedía goles, que tenía problemas en el balón parado, y el año pasado fueron los que menos goles recibieron. Me gustan los entrenadores capaces de cambiar esas dinámicas. Fue una gran sorpresa que no ascendiesen“, me explicó hace poco. Pregunté por Karanka a gente presente en los medios de comunicación, como Peter Farries, periodista inglés. Su respuesta fue demoledora: “Los aficionados del Middlesbrough adoran a Karanka“. Y, por último, pregunté a sus propios futbolistas, como Tomás Mejías, portero del ‘Boro’: “Tácticamente trabaja muy bien, le gusta que todo el equipo corra y que defensivamente estemos ordenados“, fue su argumento.

Si todavía no ha conseguido el ascenso a la Premier League, ¿qué ha hecho Karanka para que se le tenga en tan buena consideración? En la rueda de prensa de Old Trafford, después de haber eliminado al Manchester United en la tanda de penaltis (0-0 tras la prórroga) de una ronda copera, el propio Karanka me respondió a esa pregunta: “Hemos devuelto la ilusión a la gente. Hace dos años había 14.000 personas en todo nuestro estadio y hoy aquí, fuera de casa, había 10.000. Cogimos un equipo que no estaba bien en ese momento y lo hemos vuelto a poner en el mapa“.

Aitor Karanka, casi dos años como entrenador del Middlesbrough (Foto: Focus Images Ltd)
Aitor Karanka, casi dos años como entrenador del Middlesbrough (Foto: Focus Images Ltd)

En el primer partido que Aitor Karanka dirigió al Middlesbrough, una derrota por 2-1 frente al Leeds, el equipo estaba situado en la 17ª posición de Championship a sólo 5 puntos del descenso. Al poco tiempo de su llegada ocurrió una de las cosas más fascinantes que le han pasado en su experiencia en el banquillo: el ‘Boro’ estuvo 7 jornadas seguidas sin marcar un gol. ¡Siete partidos sin marcar! Doce horas y catorce largos minutos de fútbol. Dos meses casi eternos. Empató cuatro partidos y perdió tres. Sin embargo, su posición, a pesar de ser nuevo en el cargo, nunca estuvo en peligro. Así lo explicaba el presidente, Steve Gibson: “En el pasado he sido acusado de ser un poco inglés, pero el fútbol se ha vuelto muy global y estábamos buscando un entrenador de primer nivel. Aitor era el candidato perfecto“.

Meses más tarde, en la primera temporada completa de Karanka como técnico, el Middlesbrough se encontraba peleando por una plaza en la Premier League.

Karanka: “El libro de estilo en el fútbol es ganar, que los jugadores estén a gusto conmigo, que cada día les pueda enseñar algo y que cuando vayan al campo lo den todo. De momento lo estoy consiguiendo, no puedo pedir más”.

El primer estacazo de su Middlesbrough, la primera vez que avisó al mundo de que ahí había un proyecto grande, con objetivos importantes y con un presente de mucho potencial, fue el pasado mes de enero en el Etihad. Era una ronda de FA Cup y visitaban el campo del Manchester City, uno de los favoritos para ganar el título. Si hay una principal virtud que Karanka ha sabido impregnar en su plantilla ha sido la del orden y el sacrificio defensivo. Su equipo tenía poderío ofensivo, con buenos futbolistas, pero hasta su llegada eran un conjunto vulnerable en su área, que recibía goles a balón parado y que no era ningún seguro en términos defensivos. Aquella tarde, el Middlesbrough supo cerrarse con maestría, juntó líneas, tapó huecos y mató al contraataque en el segundo tiempo (0-2). Meses antes habían jugado en Anfield y, tras el 2-2 con el que se llegó al final de la prórroga, perdieron en penaltis. En otras palabras: ante equipos de primer nivel, incluso jugando a domicilio, el conjunto de Karanka estaba demostrando que podían competir cara a cara contra ellos.

Poco a poco consiguió confeccionar una plantilla para pelear por todo. Fichó a jugadores que conocía con pasado en España -Kike García, Tomás Mejías, Damià o Emilio Nsue-, utilizó el contacto de Mourinho, técnico del Chelsea, para que le suministrase cesiones de calidad -Patrick Bamford, Tomas Kalas o Kenneth Omeruo- y acertó con plenitud en sus movimientos en el mercado inglés -Lee Tomlin o Adam Clayton- sin gastar en exceso. “Ahora somos un equipo muy organizado y cuando eres organizado encajas pocos goles. Pero eso no es por ser defensivos. Si ahora ves la diferencia de goles, somos el equipo de la liga que tiene un mejor registro junto al Hull”.

Una victoria contra el Norwich (Foto: Focus Images Ltd)
Una crucial victoria contra el Norwich (Foto: Focus Images Ltd)

El Middlesbrough no está en la Premier League porque perdió la final del playoff de ascenso contra el Norwich (2-0). Fue una mala tarde que ensució una magnífica temporada. Durante el curso, el ‘Boro’ había vencido al Norwich en casa por 4-0 y fuera por 0-1. Ese partido, aquella noche de viernes en Carrow Road, es probablemente el mejor ejemplo de solidez defensiva que se pueda dar sobre el conjunto de Karanka. Jugándose muchas de sus opciones para ascender de forma directa, la sensación de imbatibilidad del Middlesbrough fue inmejorable. La exhibición de Dani Ayala y Ben Gibson en el centro de la zaga, apoyados por Amorebieta en los últimos minutos, impidió que cualquier balón que volaba cerca de la portería acabase en gol. Era un centro despejado tras otro (un total de 33 entre Ayala y Gibson), era un bloqueo a tiempo, era un cruce providencial, eran tackles con tintes épicos. Pura capacidad de sufrimiento y una bestial competitividad. Fue una perfecta actuación defensiva. Podía durar tres meses el partido, pero dejarían la portería a cero. Sin embargo, ese Norwich al que habían vencido claramente a doble partido durante la liga, les ganó en la final.

Karanka renovó su contrato este verano para las cuatro próximas temporadas. Desde antes de que comenzase el curso, las casas de apuestas daban al Middlesbrough como máximo candidato al ascenso a la Premier League. Incluso ahora mismo, estando 4º en la clasificación, su cuota por ascender es la más baja de todas con bastante diferencia (1’57€ el Middlesbrough y el siguiente, el Derby County, a 2’20€). Si uno pregunta por la segunda división, la respuesta rápida que se obtiene es “qué buen equipo es el Middlesbrough”. Sus victorias en Manchester, contra el City hace meses y ante el United el miércoles por la noche, sólo sirven para confirmar una realidad: el Middlesbrough de Karanka va muy en serio.

Y en Inglaterra lo saben.

El objetivo es el ascenso (Foto: Focus Images Ltd)
El objetivo es el ascenso (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*