El Liverpool encuentra la fórmula pero no culmina

Mourinho Focus

El Chelsea ha logrado llegar a la final de la Capital One Cup tras vencer 1-0 al Liverpool en la prórroga del partido de vuelta. El partido, precioso en cuanto a intensidad, tuvo que irse hasta el tiempo extra, cuando Ivanovic decantó la balanza de cabeza. Jose Mourinho llega así a su primera final con los blues en su segunda etapa en el banquillo de Stamford Bridge. De este modo, el Chelsea espera un rival que saldrá de la eliminatoria entre el Tottenham y el Sheffield United (1-0) en la que los londinenses parten con ventaja.

El esquema que le duele al Chelsea

El Liverpool repitió el once de la ida, no así el Chelsea, que retrasó a Cesc para meter a Oscar como mediapunta. Y el Liverpool, como en la ida, supo cómo hacerle daño a los de Mourinho. El esquema de Brendan Rodgers tiene lagunas, como por ejemplo la complicada adaptación de Markovic a sus tareas defensivas, pero tiene muchos puntos a favor contra un equipo como el Chelsea (4-2-3-1): a la hora de salir, son tres centrales y dos centrocampistas centrales (Lucas y Henderson) los que pueden iniciar la jugada, de tal manera que hay numerosas opciones para avanzar sin problemas a pesar de la presión del Chelsea. Es este factor uno de los más determinantes para colocar a Emre Can como central derecho, que al mismo tiempo tuvo que lidiar (y bien) con Hazard en defensa.

Artículo relacionado: Las mil posiciones de Emre Can

Captura de pantalla (648)El Liverpool tiene superioridad para sacar el balón (Foto: sharemytactics)

Pero este esquema del Liverpool, además, le causa problemas al Chelsea en ataque. Mourinho justificó la titularidad de Zouma, en lugar de Cahill, por la velocidad del central francés, ya que los reds son un conjunto que rinde a las mil maravillas cuando sus ataques son rápidos y directos. Con dos mediapuntas (Gerrard y Coutinho) contra dos centrocampistas (Cesc y Matic), Sterling tiraba de los centrales y los carrileros se emparejaban con sus laterales (sin excesiva ayuda ni de Willian ni de Hazard), de modo que prácticamente era un 1×1 de forma constante. Cada vez que Coutinho encontraba su espacio entre la defensa y el centro del campo, el Liverpool generó peligro.

Mourinho: “El Liverpool es un muy buen equipo. Muy buen trabajo de Rodgers por cambiar el modelo de juego”.

Captura de pantalla (649)Coutinho y Gerrard aprovechan los huecos que abre Sterling (Foto: sharemytactics)

Zouma dejó dudas en distintos momentos del primer tiempo y el partido de Matic no fue excelente (Cesc fue reemplazado por Ramires tras sufrir un golpe), de modo que el Liverpool pudo llegar con continuidad, tal y como hizo en el encuentro de ida.

Mourinho: “Mi Ramires ha vuelto. Es la segunda mejor noticia del día tras la de haber llegado a la final”.

Courtois contra los problemas

Si hubo un protagonista blue en Anfield fue Courtois, y si el Liverpool no marcó ningún gol en Stamford Bridge también fue por culpa del belga, que durante el primer tiempo volvió a demostrar por qué es el número 1 del Chelsea. El belga le sacó una con la mano a Sterling y, poco después, una maravillosa con el pie a Coutinho, cuando éste había destrozado todo el sistema defensivo de los locales con una carrera en conducción y con un recorte a Zouma. Cuando el Liverpool más cerca estuvo de ponerse por delante, apareció Courtois. En total, 35 disparos en 210 minutos de eliminatoria. Sólo 1 gol a favor del Liverpool. Luego, en el segundo tiempo, para compensar tanto protagonismo, Mignolet también tuvo dos acciones absolutamente decisivas para mantener al Liverpool en la eliminatoria.

Rodgers: “Su portero ha ganado la eliminatoria”.

Courtois Chelsea FocusCourtois fue decisivo en la eliminatoria (Foto: Focus Images Ltd)

A la desesperada

Rodgers fue quitando defensas poco a poco hasta que terminó con el equipo volcado, tras el gol de Ivanovic al comienzo del tiempo extra (el 1-0 obligaba al Liverpool a meter un gol para llegar a la tanda de penaltis). El serbio remató de cabeza dentro del área escapándose del marcaje de Balotelli. El delantero italiano, muy cuestionado en las semanas recientes, tuvo una oportunidad: el partido estaba loco, roto, a punto de romperse, y el Liverpool confió en Balotelli para terminar de romperlo, pero no lo consiguió. El trabajo y sufrimiento del Chelsea en los últimos minutos fue digno de admirar: Willian cuajó una prórroga fantástica, Ramires estuvo tanto en defensa como en ataque y los centrales se encargaron de sacar los balones que quedaban muertos.

Captura de pantalla (650)En busca de un gol que no llegó (Foto: sharemytactics)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Con Sturridge el Liverpool resurge ? Yo le he visto una eliminatoria competitiva al máximo y contra un candidato a Champions …

Deja un comentario

*