Desde Wembley

Desde Wembley. Desde el corazón de este mágico estadio que en dos horas estallará con el aliento de dos aficiones. Desde aquí escribo el último artículo antes de la Final.

La noche de ayer me sirvió para acercarme un poco a Bradford y a su gente.  Al llegar a la estación por la mañana tuve la ocasión de hablar con  un aficionado del Bradford llamado Deron Phillips que se dirigía a Wembley un día antes de la Final. La entrevista la emitió ayer Marcador Internacional, pero lo que yo puedo contar es que cuando habló del incendio de Valley Parade, en el que estuvo presente, sus ojos brillaron con una intensidad que me hizo entender que los que estuvieron allí difícilmente podrán olvidar esas llamas.

IMAG0200

Por la tarde estuve acabando trabajo en el coqueto  Westleigh Hotel, y mi plan nocturno era intentar conocer a alguien que me llevara en coche hasta Wembley. De alguna forma, fracasé.

Tuve la suerte de estar con estudiantes españoles con los que contacté por Facebook y puedo asegurar que se portaron de forma excepcional conmigo, así que gracias de todo corazón a Alberto, Laura, África, Irene, María y Ben. Ben es de Bradford y está también en Wembley ahora mismo. De hecho Ben  fue por un momento mi oportunidad de viajar en coche, pero finalmente, y después de consultarlo, me dijo que no quedaba sitio en el suyo. Además, me enteré que el viaje por carretera es una hora más lento que el viaje en tren, así que me quité esa idea de mi cabeza. Luego fuimos a tomar unas pintas  y pude ver algunos pubs que tienen incluso inscripciones con el escudo del Bradford. Hablamos un rato del partido, de la vida y de la situación en España que, obviamente, tiene en vilo a estos jóvenes estudiantes.

la foto 2

Pero del personaje de la noche no os he hablado todavía. La verdad no recuerdo su nombre -sé que era amigo de Ben-, pero estaba a punto de presenciar una de las situaciones más curiosas que nunca he vivido y fue básicamente gracias a él.

Decidimos volver. Por suerte, su residencia está a escasos metros de mi hotel y, de camino para allí, el chico cuyo nombre no recuerdo nos desvió hacia una sala de la Universidad a la que se accedía con extraña facilidad.  Al entrar, quedé ligeramente impactado. Parecía un centro comercial, pero era la Universidad. Y para que mi asombro fuera en aumento, el chico se dirigió hacia una esquina del edificio donde había un piano, se sentó y empezó a tocar de forma exquisita.

Eran las dos de la mañana y estaba escuchando un concierto al piano en la Universidad de Bradford: Como mínimo difícil de prever.

Me despedí de los chicos y me fui a dormir. Me he levantado esta mañana con una extraña sensación de desorientación que se ha ido al salpicarme la cara con agua fría. Tejanos, botas, chaqueta y para el tren. Como imaginaba, la estación estaba llena de aficionados Bantams. Por suerte, había sitio para todos. Muchas camisetas y bufandas, pero para mi sorpresa muy pocos cánticos.

IMAG0215

Así que tres horas después estaba en Londres y de allí para Wembley. Mucho ambiente en los alrededores y tras encontrarme con compañeros como Alberto Rubio o Begoña Pérez, hemos subido a la zona de prensa desde donde escribo estas líneas. Por cierto, me he podido hacer una foto con la copa. Que no mostraré aquí, de momento.

El partido está a punto de arrancar así que voy a disfrutar del espectáculo. Al fin y al cabo todo lo que hemos explicado desde Marcador Internacional y desde esta web se resume en 90 minutos.

IMAG0221

Related posts

Deja un comentario

*