El Sunderland se va a Wembley

Sunderland Poyet Focus

El Sunderland está en la final de la Capital One Cup y lo ha logrado de forma heroica, en un final de partido para el recuerdo, con dos goles en un minuto y un desenlace en una tanda de penaltis donde los de Poyet lograron su billete a Wembley. Si había alguna forma en la que la crisis del Manchester United de Moyes podía aumentar, sin ninguna duda era quedando eliminado en Old Trafford cuando en el minuto 119 de la prórroga estaba clasificado.

Pero empezamos por el principio.

Con el 2-1 de la ida, los red devils necesitaban ganar el partido en Old Trafford por un gol para, al menos, garantizar la prórroga. Los primeros minutos de partido fueron un acoso de Januzaj a Marcos Alonso, lateral izquierdo del Sunderland. El joven del Manchester United asumió responsabilidades y, una vez más, y ya van muchas este año, volvió a ser el mejor.

Captura de pantalla (178)

Mediada la primera parte, Moyes dio instrucciones desde la banda para que se hiciese un cambio táctico sobre la marcha: Welbeck pasaría a la banda izquierda y Kagawa cobraría protagonismo por el centro. El cambio salió fenomenal ya que de las botas del japonés nació el córner que a la postre significó el gol de Evans. A pesar de ello, el Sunderland tuvo dos varias ocasiones en las botas de Borini y Fletcher, que fue titular a pesar de haber sido duda en la previa por unas molestias en el tendón de Aquiles.

Captura de pantalla (177)

Sin embargo, con el 1-0 el Manchester United volvió a un plan similar al inicial, ya que Kagawa fue sustituido muy temprano en la segunda mitad y entró Valencia, que se colocó en la derecha y mandó a la izquierda a Januzaj, volviendo a dejar dos jugadores en punta. Poco después Poyet metió a Gardner por Cattermole. Los visitantes empezaron a tomar el control.

Captura de pantalla (179)

En el tramo final del partido, y con 1-0 en el marcador, el Sunderland se fue creciendo progresivamente. El resultado llevó a la prórroga, pero en el tiempo extra los goles fuera de casa empezaban a contar (extraña regla de la Capital One Cup), por lo que los de Poyet necesitaban un gol y se fueron a por él. Ki se hizo cargo del centro del campo, Adam Johnson empezó a colgar balones y Altidore entró por Borini, tocado. Luego llegó el drama.

El momento final

Manchester United De Gea FocusDe Gea fue el protagonista fatídico del final del partido (Foto: Focus Images Ltd)

En el minuto 119 de la prórroga, con el Manchester United clasificado, Bardsley recogió un balón en la frontal y chutó tímidamente a portería. Su disparo fue a atajarlo De Gea, pero la pelota se le escurrió de las manos y entró rozando el palo. El Sunderland lo celebró como si fuese definitivo, pero quedaba más. A la siguiente jugada, pasado el 120 de partido, una magnífica pared de Januzaj dentro del área terminó en un pase de la muerte para que lo rematase Chicharito, el de siempre, llevando el encuentro a los penaltis.

“Había jugadores pidiendo penaltis. Hubo una discusión entre Bardsley y Ki por el cuarto”, Poyet.

Poyet no se lo podía creer, tenía la final y un segundo después se veía obligado a jugarse el pase en una tanda. Y allí que fueron, ante el alivio de Moyes, que tenía una opción más. El Manchester United falló 4 de sus lanzamientos (Welbeck, Januzaj, Jones, Rafael), 2 de ellos atajados por un Mannone decisivo, mientras que el Sunderland falló sus 2 primeras penas máximas y metió únicamente 2 (Alonso y Ki, ya que De Gea paró otros 2 y otro fue arriba), suficientes para reservar su puesto en la final del 2 de marzo de 2014 contra el Manchester City.

Related posts

6 comments

Lo de cómo usar bien a Kagawa no es algo que precise de astrofísicos para ser comprendido… es TAN CLARO que es por el centro!! Y ahora con Mata todavía peor para el pobre Shinji. Haría bien de abandonar el club ya!

Palabra precisas sobre lo ocurrido en Manchester. El cambio posicional de Kagawa, justo antes del gol, vital para dar paso a todo lo que ocurrió después. Ke y su personalidad para pedir el balón y cargar con -casi- toda la generación de los Suns. De Gea se redimió pero sus compañeros le dejaron solo errando en los penales. Rafael-Januzaj y en sí los que allaron jugaron un buen partido.

Al United le va a costar sacar adelante cada partido mientras no estén Rooney o Van Persie. A Moyes se le pueden reprochar algunas cosas, como que quitara a Kagawa o hiciese jugar a Fletcher el partido entero, pero no tiene a nadie en plantilla que se acerque al nivel de sus dos cracks. Chicharito, por ejemplo, es muy buen nueve, pero fuera del área va muy justito. De hecho, un mal control suyo acabó en la acción del gol del Sunderland.

Deja un comentario

*