La victoria del suplente

Goalkeeper Wilfredo Caballero of Manchester City makes a save during the penalty shoot out in the Capital One Cup Final at Wembley Stadium, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
28/02/2016

La situación de Willy Caballero en el Manchester City se explica retrocediendo hasta el viernes, cuando un periodista inglés le preguntó en el media day si le parecía bien que algunos aficionados del equipo pidiesen a Joe Hart en la portería para la final de la Capital One Cup. Willy, que es el portero de la copa, y a quien Pellegrini confirmó como titular una semana antes del choque, le contestó que le daba igual lo que pensasen. Un poco más tarde explicó su motivación: “Es el partido más importante desde que estoy aquí, espero que tengamos la suerte de ganarlo. A Pellegrini le debo mucho. Él hizo fuerza para que yo viniese y en este tipo de partidos es donde se le puede devolver la confianza”. Caballero contaba que había sido una semana difícil después de perder por goleada en la FA Cup contra el Chelsea, donde su actuación le puso en el punto de mira de toda una hinchada que dudaba de su portero suplente.

Después de parar tres penaltis en la tanda y de ser el héroe de la final contra el Liverpool, Willy Caballero atendió a los medios de comunicación al borde de las lágrimas. Dijo lo que pudo hasta que Bony, que llegó por detrás, lo subió a hombros y se dirigió al fondo donde se encontraba la hinchada citizen: ahí se produjo la conexión que nunca antes había tenido en el año y medio que lleva en Inglaterra. Ahí, con un título como excusa, Willy pasó a ser historia del Manchester City, pues la realidad es que la Capital One Cup de 2016 sólo es el decimocuarto gran trofeo de una entidad que, en los últimos años, comienza a acostumbrarse a lo que antes era un sueño: ganar.

Manuel Pellegrini: “Prefiero perder un título que traicionarme a mí mismo. Ya había dicho que jugaría Willy Caballero. También estoy muy feliz por Joe Hart. Ha demostrado que, además de un buen portero, es una gran persona apoyando mucho a Willy”.

Victoria en la tanda de penaltis (Foto: Focus Images Ltd)
Victoria en la tanda de penaltis (Foto: Focus Images Ltd)

Por el modo en que llegó la victoria, toda conclusión termina dirigiéndose hacia Willy Caballero, del que Pellegrini dijo que fue el “héroe perfecto” del partido. El técnico chileno sumó su tercer título en Inglaterra (dos Capital One Cup y una Premier League) y recordó en rueda de prensa que su polémica decisión de jugar con los jóvenes en la otra copa había dado los resultados esperados: ganaron 1-3 en Kiev y han levantado un título. Tanto era su interés en recordarlo que, durante la semana, fue aún más explicativo: “Si en mi primer año fuimos capaces de ganar un doblete en parte fue porque perdimos pronto en la FA Cup contra el Wigan y tuvimos menos carga de partidos”. En Wembley repitió su alineación de Ucrania con la única excepción de la portería y puso a Fernandinho en la banda derecha, mientras que Fernando acompañaba a Yaya Touré y Sterling, Silva y Agüero completaban el ataque.

Una trifulca en la prorróga (Foto: Focus Images Ltd)
Una trifulca en la prorróga (Foto: Focus Images Ltd)

El Manchester City jugó la final como si se enfrentase a sí mismo. Causó los problemas que le causan y sufrió como le hacen sufrir. Prefirió no tener el balón y se encomendó al Kun Agüero, un futbolista que en plenitud decantaría una balanza con un elefante en contra. Kompany, inmenso, y Fernando, un cerrojo, compensaban la parte del plan. El gol, a pase de Agüero, lo marcó Fernandinho apuntando a Mignolet, que es como le marcan los goles al Liverpool. Al guardameta belga le meten los fáciles pero, en los difíciles, se inventa manos que no siempre compensan los errores. En este caso, sí que ayudaron a los reds para forzar los penaltis. Marcó Coutinho a diez del final en el primer disparo a puerta del Liverpool y en la prórroga comenzó una sucesión de ganchos a la mandíbula: un épico Lucas Leiva, que fue central, respondía en un área bordando las ayudas, mientras que en la otra se turnaban entre Sagna, Kompany, Otamendi o Willy para sacar balones. Sterling falló sin parar, como si llevase una camiseta interior del Liverpool, y Origi casi gana el partido de un cabezazo porque salió antes que Benteke, que se quedó en el banquillo durante toda la final.

Jürgen Klopp: “Uno tiene que sentir una derrota. No puedes decir que no fue importante, porque lo fue. Si mi jefe de prensa me deja decir que nos sentimos como una mierda, digo que nos sentimos como una mierda. Es normal, pero sólo los idiotas se quedan en el suelo esperando a la próxima derrota. Tenemos que levantarnos, hay luz al final del túnel. Pero hay que sentir lo de hoy como lo que es: no es el mejor momento. Nos sentimos como una mierda”.

Willy Caballero detuvo tres penaltis. Uno a Lucas, otro a Coutinho y el último, a Lallana. Luego, Yaya Touré marcó el decisivo. Pellegrini se salió con la suya: ganó su equipo, triunfó su suplente y el Manchester City afronta los últimos meses de temporada con un título más y con la Champions League y la Premier League como objetivos.

Tercer título de Pellegrini en Inglaterra (Foto: Focus Images Ltd)
Tercer título de Pellegrini en Inglaterra (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*