Leon Britton, “el mejor pivote de la Premier”

Creo que la primera vez que me fijé en él fue en aquel Swansea-Cardiff que acabó 2-2 y en el que marcó Gorka Pintado. Me impresionó. Era el medio centro posicional del equipo, pero era pequeñito y frágil. En principio, apostar por él en esa demarcación parecía una temeridad. Si se dice que la Premier League es física, ya no digamos la League Championship. Pero Leon Britton dominaba el partido. Con la pelota, con su lectura de juego. La distribuía con un sentido asombroso. Como tantas otras veces, en aquel derbi galés al equipo de Roberto le faltó que hubiera más equilibro entre su producción ofensiva y su pegada. La fluidez, estando ausente por lesión Jordi Gómez, se la había dado casi toda ese pasador minúsculo. Y cuando llegué a casa lo primero que hice fue documentarme.

Britton tenía ya 26 años -estábamos en 2008-. Y esa era su primera temporada en segunda división. Nunca había jugado tan arriba. Se formó en el Arsenal y el West Ham pagó por él una cantidad récord para un chico de 16 años en 1998. Pero nunca lo hizo debutar con el primer equipo. Así que se marchó a Swansea, primero cedido, después traspasado. Llegó en la cuarta categoría y fue subiendo peldaños. Jugó con Roberto Martínez y en los desplazamientos siempre compartían habitación. Hablaban el mismo lenguaje futbolístico. Así que Roberto, cuando asumió el cargo de entrenador, tomó una decisión de tremenda trascendencia. Convirtió a Britton, que hasta ese momento era un extremo, en un medio centro.

“Era un extremo derecho que no tenía velocidad”, recuerda Roberto. “Tenía muchísima calidad técnica y una visión de juego excepcional. Pero no podía usar probablemente en el uno contra uno un cambio de ritmo que es necesario en este fútbol. Y es ahí donde le buscamos un cambio de posición por delante de la defensa y empezamos a trabajarlo tácticamente. Su primer año en la Premier fue muy bueno: no solo a nivel inglés, sino a nivel europeo. Sus cifras de posesión cantan por sí solas. Es algo de muchísimo orgullo ver el éxito que ha tenido, subiendo todas las categorías, un jugador así al que has seguido durante toda su progresión y su cambio de posición. Espero que algún día le den la oportunidad de jugar con la selección, porque se lo merece”.

Pero antes de llegar a la Premier tuvo que batallar mucho. Imponer su clase en campos en malas condiciones, embarrados, con el césped irregular. Y él conseguía que no se notara. ¿A nadie le sorprendía que estuviera jugando en la League One? “¡A mí me sorprendía!”, exclama Bussy. “Y ojo, antes de nuestra llegada estaba jugando en la League Two. En este caso el fútbol ha sido justo. Y pienso que si Inglaterra quiere cambiar de estilo, él es uno de los necesarios. Tiene 30 años, llegaría al Mundial de Brasil perfectamente. Si quisieran jugar con un centro del campo más asociativo, más técnico, lo juntas con Wilshere y ya tienes el inicio. Britton es uno de esos jugadores que no tiene techo. Tiene nivel suficiente para el Arsenal. Es más, creo que si el próximo sábado debutara con el Barça sería uno más”.

“Britton es el que define el estilo en el Swansea”, dice Orlandi, que compartió vestuario con él cuatro años y medio. “Sacarlo de la banda y ponerlo en el medio fue un acierto. Entiende perfectamente su posición. Para mí es el mejor pivote de la Premier”. ¿Por qué, entonces, Brendan Rodgers se llevó a Liverpool a Joe Allen y no a Leon Britton? “Son diferentes”, opina Orlandi. “Allen cubre más campo. Y todavía es muy joven. Leon ya está hecho”.

Leon Britton formó un excelente trío de centrocampistas con Ferrie Bodde y Darren Pratley. Él les guardaba la posición e iniciaba las jugadas. Pratley llegaba desde segunda línea con su gran capacidad física y Bodde era el más goleador de todos. “Bodde era un jugador fenomenal, pero se lesionó de mucha gravedad y nunca volvió a ser el mismo”, comenta un miembro del staff técnico de aquel Swansea. “Bodde tenía un golpeo de balón prodigioso. En los disparos lejanos y, sobre todo, en los desplazamientos largos. La ponía donde quería. Su distribución era excelente. Pero claro, el Swansea era y es Leon Britton. El día que le falte Leon Britton, el Swansea dejará de ser el Swansea”.

La historia de amor de Britton con el Swansea sufrió una interrupción en verano de 2010. No llegó a un acuerdo para renovar su contrato y se marchó al Sheffield United, también de la League Championship, que le ofreció una ficha mucho más alta que la que podían pagarle algunos equipos de la Premier League. Pero en Sheffield duró 24 partidos. “No funcionó. El cambio de estilo era demasiado drástico”, comenta Roberto Martínez. “Así que volvió a Swansea en el mercado invernal siguiente y creo que ahí se dio cuenta de que ese era su club, de que esa era la zona en la que tenía que triunfar. Creo que su regreso ha sido la decisión más importante del Swansea City en los últimos años. Leon es un chico que merece todo el éxito que le viene y la verdad es que me encantaría tenerlo en mi equipo, pero soy consciente de que él tiene que estar en Swansea y llevar este proyecto al máximo”.

El domingo el círculo puede cerrarse. Desde las últimas posiciones de la cuarta división hasta la Europa League. Y siguiendo todo ese proceso, arrancando desde abajo y guiando la nave hasta la última estación, allí ha estado él. Es el Swansea de Leon Britton.

Related posts

Deja un comentario

*