Sin un premio merecido

Liverpool Sterling Focus

Ambos entrenadores coincidieron en rueda de prensa en que el Liverpool no mereció perder contra el Chelsea, y de hecho no perdió: estuvo a punto de ganar, pero se quedó con la miel en los labios tras una gran segunda mitad. El 1-1 deja abierta la semifinal de la Capital One Cup, que se decidirá en una semana en Stamford Bridge.

Una más de Hazard

La única ocasión de peligro del Chelsea en todo el partido terminó primero en penalti y, posteriormente, en gol. Nació donde nacen siempre, en las botas de Cesc, que buscó el hueco donde también siempre los blues generan miedo: en la esquina de Hazard, esos metros que van desde la banda izquierda hasta el pico del área, esa zona que en diagonal el belga domina como el pasillo de su casa. Ahí, en un toque, provocó un penalti. Emre Can tocó a Hazard y éste cayó al suelo antes de transformarlo con tranquilidad, mandando el balón al lado contrario de Mignolet. Más allá de esta jugada, el primer disparo del Chelsea llegó en el minuto 84, un golpeo lejano de Filipe Luis que se marchó alto muy desviado. El único disparo entre palos fue el penalti. Y nada más. Hazard no hizo con Emre Can y Markovic nada que no haya hecho con cualquier otro equipo a lo largo de toda la temporada, por mucho que los dos jugadores del Liverpool estén aún adaptándose a sus nuevas funciones, pero fue suficiente para desencadenar un gol.

Jose Mourinho: “Recuperamos la pelota muchas veces, pero fallamos demasiados pases. Siempre que teníamos el balón, Diego Costa, Willian y Hazard podían atacar una línea de tres, pero luego no fuimos eficientes en las transiciones”.

Captura de pantalla (643)Hazard encaró a Emre Can y provocó el penalti (Foto: sharemytactics)

Artículo relacionado: Las mil posiciones de Emre Can

La avalancha del segundo tiempo

No hubo ningún cambio de esquema ni de jugadores, pero el Liverpool se lanzó a por el empate. Varios jugadores fueron claves en este despertar. Emre Can, señalado por el penalti cometido, se creció ante el panorama y dejó unos minutos de muchísimo nivel con robos, interceptaciones y salidas al ataque con gran confianza, entendiéndose muy bien con Markovic. Skrtel, en el reto de bailar con Diego Costa, fue decisivo para despejar todos los balones largos que mandaba el Chelsea. Lucas Leiva, siempre a la sombra, pocas veces foco de atención, cerró una actuación sobresaliente en términos defensivos. Y,arriba, Coutinho y Sterling fueron quienes condujeron al equipo al peligro de gol. El brasileño atraviesa uno de sus mejores momentos desde que llegó al Liverpool y con la nueva formación, con dos mediapuntas por detrás de un delantero, se mueve a la perfección. Además, con la entrada de Lallana (que sustituyó a Gerrard, también como mediapunta), fueron dos los jugadores entre líneas –además de Sterling- quienes incomodaron al doble pivote del Chelsea formado por Mikel y Matic. Por su parte, el propio Sterling, nuevamente referencia del equipo, empató el encuentro resaltando sus mejores virtudes: un giro con balón endiablado y una velocidad en conducción magnífica para después cruzar la pelota al palo largo.

Brendan Rodgers: “Con el sistema que jugamos, los carrileros abren el campo y así Sterling puede capitalizar el juego por el centro”.

FIL LIVERPOOL CHELSEA 20Coutinho jugó un gran segundo tiempo (Foto: Focus Images Ltd)

Courtois fue quien evitó que el Liverpool no ganase el partido. Sus cuatro paradas en el segundo tiempo a distintos disparos desde cerca y desde lejos resultaron providenciales para no caer derrotados en Anfield. El belga, además, volvía a la titularidad después de una lesión que había permitido que Cech jugase los últimos encuentros.

Jose Mourinho: “Los tres mejores porteros del mundo son Courtois, Cech y Neuer”.

El partido de vuelta

El próximo martes a las 20:45, el Chelsea recibirá al Liverpool en el partido de vuelta. El resultado de 1-1 en la ida, sin embargo, no garantiza una ventaja a los blues por los goles a favor a domicilio, pues en la Capital One Cup estos no tienen valor doble salvo en el caso de que se llegue al tiempo extra, cuando empezarían a contar. Es decir, el 0-0 en el choque de vuelta nos llevaría a la prórroga, pero si el 0-0 continúa en el minuto 120, el Chelsea se clasificará para la final. Si, por el contrario, se llega 2-2 tanto al final del tiempo reglamentario como al término de la prórroga, el clasificado sería el Liverpool.

FIL LIVERPOOL CHELSEA 22Steven Gerrard, durante el partido (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

6 comments

A mi siempre me ha parecido que no deberían contar doble, nunca les he encontrado utilidad en pro del espectáculo (al contrario, me parece que asusta al local), ni que sean particularmente justos. Un gol es un gol, sea donde sea. En la Champions, en particular, me sobra esa regla.

Lleva así ya varios años. De hecho, recuerdo que en las semis de 2012 el Liverpool estuvo cerca de ser eliminado por ello, pero al final marcó Bellamy en Anfield contra el Manchester City.

Con respecto al Chelsea, me preocupan las “medias horas” en las que pierde el control del partido. Bastantes veces. Se le va, empiezan a aparecer espacios y el rival genera ocasiones con relativa claridad. Es bastante habitual. Muchas veces acaba saliendo del apuro y gana el partido por una genialidad de los atacantes, pero -mas allá de que haya alcanzado momentos de gran brillantez este año- éste es un problema grande y no logra corregirlo.

Con respecto a Mourinho, a quién considero un gran técnico, creo que tiene demasiado ‘vicio’ a especular con el resultado en el partido de ida. El equipo transmite sensación de tener miedo a perder, y siempre firma que todo se decida en la vuelta. Y no le termina de salir bien…

Me encanta la posición en la que ha ubicado Rodgers a Emre Can. Si tiene cabeza, le veo como uno de los referentes del futuro de los reds.

Deja un comentario

*