Lo que pudo ser y no fue

FC Schalke 04 v ChelseaUEFA Champions League

Se han cumplido esta semana diez años del primer título que conquistó Jose Mourinho en el fútbol inglés: la copa de la liga ganada en la prórroga al Liverpool de Rafa Benítez. Este domingo el técnico portugués tendrá la oportunidad de celebrar su tercera copa de la liga si su equipo es capaz de derrotar al Tottenham. Para ello contará con un abanico amplio de recursos por los que apostar, entre los que se encuentra el brasileño Willian, un futbolista que hoy viste la camiseta blue, que en Wembley luchará por un título frente al Tottenham, pero que pudo haber fichado por los spurs. Su caso es excepcional.

Verano de 2013. Los problemas económicos sacuden con fuerza al Anzhi ruso, que reduce sensiblemente su presupuesto y opta por poner en el mercado a varios de sus futbolistas más destacados, que uno a uno irán abandonando la entidad: Kokorin, Boussoufa, Denisov, Lass, Zhirkov, Samba, Eto’o, etc.

Uno más se suma a esa lista durante los últimos días del mes de agosto: Willian, por el que en el mercado invernal previo habían desembolsado 35 millones de euros. ¿Qué destino tomará el mediapunta brasileño a la hora de salir de la liga rusa? La Premier League inglesa. Hacia allí se dirige Willian.

El 22 de agosto de aquel año 2013, el Anzhi y el Tottenham alcanzan un acuerdo por 35 millones de euros para el traspaso del jugador. Sí, el Tottenham. Las negociaciones se encuentran tan avanzadas que ese jueves por la tarde Willian y sus agentes acuden a las oficinas del Tottenham para cerrar los habituales flecos y estampar la firma en el contrato.

Pero todo cambia en un instante.

Roman Abramovich, dueño del Chelsea, descuelga el teléfono para ponerse en comunicación con Suleyman Kerimov, su homólogo en el Anzhi.

– ¿Cuánto pides por este jugador?

– El Tottenham me da 35 M €.

– 37 M € y que se venga al Chelsea.

– Aceptado. Trato hecho.

La conversación entre Abramovich y Kerimov se tuvo que producir en unos términos similares a estos, porque en cuestión de minutos el destino de Willian había cambiado. El brasileño, que seguía en las oficinas de White Hart Lane preparado para rubricar su contrato con los spurs, jugaría en la Premier y viviría en Londres. Pero no precisamente con el Tottenham, sino con el Chelsea. La intromisión de Abramovich y del conjunto blue evitó esa firma con los spurs y propició la contratación de Willian por parte de un Chelsea que quiso aprovechar esta oportunidad de mercado para preparar el terreno con vistas a un futuro no muy lejano: la venta que haría el club en el siguiente mercado invernal.

Podía parecer en aquel momento un simple capricho desembolsar 37 M € para firmar a Willian -teniendo a Hazard, Oscar, Mata, Schürrle o De Bruyne en el equipo- y fastidiar a André Villas-Boas, pero en las oficinas de Stamford Bridge ya se advertía aquello como una ocasión para incorporar a un jugador más acorde a las preferencias del nuevo entrenador, Jose Mourinho, al que Juan Mata no había convencido desde el primer minuto.

El resto de la película ya la saben. Willian juega desde hace un año y medio con la camiseta blue, es un futbolista verdaderamente importante en el equipo y este domingo puede alzar su primer trofeo desde aquella tarde en la que pudo ser spur y acabó siendo blue.

El Shakhtar Donetsk ya había rechazado una oferta del Chelsea de 30 M € por Willian durante el verano de 2012.

Chelsea v FC BaselUEFA Champions League

Willian debutó el 18 de septiembre de 2013, frente al Basilea, con la camiseta del Chelsea (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*