La noche no fue tan mala

Eden Hazard of Chelsea is conuled by Oscar of Chelsea and Willain of Chelsea  during the Capital One Cup match at the Britannia Stadium, Stoke-on-Trent

Picture by Jack Megaw/Focus Images Ltd +44 7481 764811
27/10/2015

José Mourinho ha adelantado a Steve McClaren en el “sack-race” y ya es el favorito en las casas de apuestas para convertirse en el siguiente entrenador destituido en la Premier League. La derrota en la tanda de penaltis anoche en Stoke-on-Trent en los octavos de final de la Capital One Cup ha intensificado la presión alrededor del técnico de Setúbal, al que algunos medios ingleses dan por sentenciado si pierde frente al Liverpool en Stamford Bridge el próximo sábado.

Jonathan Walters adelantó al Stoke con este golazo que superó a su ex compañero Asmir Begovic (Foto: Focus Images Ltd).
Jonathan Walters adelantó al Stoke con este golazo que superó a su ex compañero Asmir Begovic (Foto: Focus Images Ltd).

Sin embargo, Mourinho no debió salir tan insatisfecho con lo que vio y escuchó en el Britannia Stadium. Los 4.000 aficionados del Chelsea que se desplazaron desde Londres estuvieron cantando su nombre prácticamente durante todo el encuentro, incluso cuando el Stoke City se adelantó en el marcador con un golazo de Jonathan Walters en los primeros minutos del segundo tiempo. Al entonar la hinchada local el famoso “vas a ser despedido por la mañana”, los seguidores visitantes reaccionaron de nuevo defendiendo a su técnico, como queriendo dejarle claro al propietario Roman Abramovich que el portugués sigue contando con el crédito del público. Además, la tan discutida actitud de los futbolistas, de los que se viene repitiendo que ya no están dispuestos a pelear por su técnico, no dejó lugar a las dudas: el Chelsea fue mejor que el rival en casi todo el encuentro, buscó con ahínco el empate -lo encontró en el descuento Loïc Remy– y sólo la ineficacia ante la portería rival y el buen nivel del guardameta Jack Butland evitaron que los blues se impusieran en una prórroga que dominaron casi en su totalidad -el Stoke se había quedado con diez hombres tras la expulsión de Phil Bardsley por doble amonestación en el 93′-.

José Mourinho se mostró relajado durante el partido en Stoke-on-Trent (Foto: Focus Images Ltd).
José Mourinho se mostró relajado durante el partido en Stoke-on-Trent (Foto: Focus Images Ltd).

A Mourinho se le vio implicado, lejos del agotamiento que muchos observadores han manifestado percibir. De hecho, hizo numerosos cambios tácticos a lo largo del partido, pasando a la defensa de tres para buscar la remontada, restableciendo la línea de cuatro tras empatar y acabando con Oscar como medio centro y Kenedy como lateral para tener mejores opciones de penetración ante un rival encerrado. Y aunque de cara a Abramovich la derrota puede pesar más que las sensaciones, la afición y los futbolistas que saltaron al campo mostraron un respaldo inequívoco hacia su entrenador. El equipo mejoró en el juego con respecto a sus últimos encuentros y estuvo muy lejos de abandonarse en un escenario que habría sido propicio para mandar al técnico a la hoguera si esa hubiese sido la voluntad del vestuario.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*