En los penales, fue Santa la Fe

Santa Fe repite semifinal continental como en la Libertadores 2013. Foto: Agencia Andes.

Santa Fe se proclamó campeón de la Copa Sudamericana 2015 después de una final tremendamente cerrada e igualada que se definió en los penaltis y tuvo a los postes y Robinson Zapata como protagonistas. El arquero colombiano detuvo el primero de la tanda a Bogado y cambió el ánimo de compañeros y aficionados, que hasta entonces parecieron asustados. Huracán, después de ser ligeramente superior durante los 120 minutos y transmitir más fe y personalidad en el descanso previo a los penales, se diluyó de golpe y entregó el título: Nervo y Toranzo también fallaron y solo Mancinelli acertó a marcar su lanzamiento.

De esta forma, el cuadro cardenal se hizo con el primer título continental de su historia, después de haber sido subcampeón de la Copa Merconorte y la Copa Conmebol en la década de los 90 y cerró así el brillante ciclo iniciado en 2011 con Wilson Gutiérrez en 2011 y finalizado ahora por Gerardo Pelusso tras el paso también de Gustavo Costas. Con los tres técnicos y un mismo núcleo de jugadores, Santa Fe se mostró como uno de los equipos más competitivos de Sudamérica y, tras brillar en la Libertadores, logró finalmente la gloria en la Sudamericana.

El capitán Omar Pérez levanta la Copa.

 

Antes de la tanda, los 210 minutos de final estuvieron marcados por la buena defensa y la incapacidad ofensiva de ambos equipos. De hecho, los dos demostraron estar más cómodos como visitante y sin la obligación de llevar la iniciativa. En la ida, Santa Fe replegó en el Ducó y a la contra dispuso de las mejores ocasiones, con el venezolano Luis Manuel Seijas como director de todos sus ataques. Ahí, el triángulo formado por Yerry Mina, Francisco Meza y Baldomero Perlaza mostró su fortaleza física y se impuso una y otra vez al ataque del Globo. En la vuelta, ocurrió exactamente al revés y fueron Hugo Nervo, Federico Mancinelli y Federico Vismara los que destacaron, con especial mención al pelado, que se merendó a Morelo, ejerció de líder aunque fuera su pareja el que portaba el brazalete y se despidió con llanto tras el resultado final.

Fue una final gris, pues el trabajo de ambos técnicos en los últimos meses estuvo más centrado en el aspecto defensivo que ofensivo y eso provocó que las defensas anularan a los ataques y quedara poco espacio para la improvisación, pero el mérito de los dos equipos estuvo en el trayecto. Huracán se cargó a Tigre, Sport Recife, Defensor Sporting y River Plate. Santa Fe, ni más ni menos que a Nacional de Montevideo, Emelec, Independiente de Avellaneda y Sportivo Luqueño.

Mancinelli fue el mejor de Huracán.

 

Foto de portada: Agencia Andes.

Related posts

Deja un comentario

*