Lanús, justísimo campeón de la Copa Sudamericana

Barros Schelotto - studio79

Casi por primera vez en esta Copa Sudamericana 2013, se cumplió lo pronosticado y Club Atlético Lanús salió campeón ante un Ponte Preta que, hoy sí, fue incapaz de dar la sorpresa ante un rival claramente mejor. El Granate, que solo perdió un partido en todo el torneo, ventiló el choque poniéndose 2-0 en la primera parte y consiguió así el tercer título de su historia tras la Copa Conmebol de 1996 y el Apertura 2007.

Barros Schelotto - studio79Guillermo Barros Schelotto ha ganado un título continental tras tan solo un año como entrenador profesional. Foto: studio79.

Tras el espectáculo pirotécnico y de lanzamiento de papelitos, como suele ser habitual en Sudamérica, arrancó la final con una Macaca valiente que rondó la meta de Marchesín en los primeros instantes, pero ni en esos minutos ni en el resto de la final hicieron trabajar al arquero argentino. Poco a poco, Lanús se fue haciendo con el mando del partido gracias sobre todo a imponerse en el centro del campo, zona completamente dominaba por Leandro Somoza. El ex Boca no es rápido ni demasiado vistoso, pero su capacidad táctica y de recuperación es más que notable, y en un fútbol de poco ritmo como suele ser el sudamericano siempre es un futbolista importante. Por delante de Somoza se movía el paraguayo Víctor Ayala, que fue el hombre que marcó la diferencia en esta final. En el minuto 25, recuperó la pelota y armó el contraataque que él mismo acabaría trasformando en el 1-0; y en la última jugada de la primera parte ejecutó un córner de manera magistral que terminaría con el tanto de Ismael Blanco. A veces peca de irregularidad el paraguayo y su caliente carácter le pasa factura, pero su intensidad y gran golpeo de balón suelen ser diferenciales.

“Víctor Ayala, por características, me recuerda a Arturo Vidal”, Axel Torres.

Con el 2-0, la segunda parte quedó para enamorarse con los encantos del joven Oscar Junior Benítez, ya que Ponte Preta quiso pero en ningún momento pudo. Con tan solo 20 años, Benítez demostró una gran habilidad con la pelota en los pies, elegancia, atrevimiento, generosidad en el esfuerzo… Y todo esto en una final tras tener pocos minutos a lo largo de la temporada. Con el 3-0 mucho más próximo que el 2-1, una fiesta total en las gradas del Ciudad de Lanús, y el Mellizo pidiendo más y más a los suyos desde la banda, avanzaron los minutos hasta que Enrique Osses pitó el final de una Copa Sudamericana que ha tenido en Lanús a un justísimo campeón.

Related posts

Deja un comentario

*