Once ideal de la Copa Sudamericana

Rogerio Ceni - Vanessa Frehley

Terminó la Copa Sudamericana 2013, que ha servido para ver la confirmación de Guillermo Barros Schelotto como entrenador haciendo campeón a Lanús, y también para descubrir muchos futbolistas y seguir disfrutando de algunos veteranos. Este es nuestro once ideal de la competición:

once panchitos

 

 

Rogério Ceni (São Paulo, 1973). Pieza clave para que São Paulo llegase hasta semifinales con muy buenas actuaciones en cuartos y sobre todo en octavos. Pese a sus 40, mantiene una gran agilidad y acaba de renovar su contrato por una temporada más. En esta Copa igualó el récord de Pelé: 1.116 partidos en un mismo club.

Moreira (Libertad, 1990). En un equipo que destaca por lo mucho que abre siempre el campo y su juego por las bandas, tener a un lateral de tanta proyección ofensiva como Moreira siempre es importante. Además, el paraguayo es también un futbolista muy intenso y aplicado a la hora de defender.

Goltz (Lanús, 1985). Capitán de Lanús y líder de su línea defensiva, Paolo Goltz se ha convertido en los últimos tiempos en uno de los centrales más completos del fútbol argentino. Tanto que son varios los que le piden a Sabella que lo lleve a la albiceleste. Gracias a su gran golpeo a balón pardo, anotó dos goles en esta Copa, uno de ellos en la final.

Izquierdoz (Lanús, 1988). Compañero de zaga de Paolo Goltz, con el que ha formado la pareja defensiva más segura de toda la Copa. Gran dominador del juego aéreo, anotó los dos goles en el partido frente a Racing en segunda ronda.

Uendel (Ponte Preta, 1988). La individualidad más destacada de las semifinales, dinamitó el Morumbi con sus arrancadas desde el lateral izquierdo y dejó así a su equipo con un pie y medio en la final. Además, ya en octavos había anotado un gol importante ante Deportivo Pasto. Tras el descenso de Ponte Preta, parece que será traspasado a un club grande de Brasil.

Somoza (Lanús, 1981). Pese a su buen primer semestre en Boca, dejó el equipo de Bianchi en verano y en el Granate se ha convertido en el jefe absoluto del centro del campo. Una prueba del gran nivel que está dando es que Sabella lo ha convocado recientemente para la selección.

Fellipe Bastos (Ponte Preta, 1990). Ex del Benfica, este centrocampista de 23 años destaca sobre todo por su fuerte disparo, que le sirvió para anotar dos golazos en esta Copa, el segundo de ellos en la final. Además, esconde bien la pelota y tiene calidad para iniciar el juego de su equipo.

Ayala (Lanús, 1988). Aunque más completo que Fellipe Bastos, también destaca por su golpeo de balón. Siempre muy intenso y también polivalente, fue el jugador más importante del partido de vuelta de la final.

PH Ganso (São Paulo, 1989). Solo jugó cuatro partidos en este torneo, pero fue suficiente para que volviese a hacer gala de su exquisita zurda y su gran visión de juego. Anotó un buen gol en semifinales, y dio tres asistencias en octavos. Desde la llegada de Muricy empieza a parecerse otra vez al futbolista que enamoraba en Santos en sus inicios.

Silva (Lanús, 1980). Siempre metido al 200%, siempre gritando cualquier gol como si fuese el último. Más allá de sus cifras, que tampoco fueron malas (3 goles), su influencia en el juego de Lanús fue fundamental. Baja todos los balones por arriba, cae a banda, es la referencia en el balón parado… Desde que despuntó en Banfield hace ya 5 años, el Tanque no ha dejado de ser uno de los delanteros más importantes de su continente.

Rildo (Ponte Preta, 1989). Sin duda, el jugador más vistoso de Ponte Preta. Arrancando habitualmente desde la izquierda y moviéndose después con mucha libertad, ha demostrado ser un futbolista rápido, técnico y desequilibrante. Su mayor defecto: la falta de gol. Cero ha anotado en esta Copa y solo dos en todo el Brasileirão. Al igual que Uendel, parece que no jugará en 2ª y fichará por un equipo de la Série A.

Foto de portada: Vanessa Frehley.

Related posts

3 comments

En muchos lugares, cuando Neymar comenzaba a despuntar, se podía leer que el verdadero crack brasileño del momento, era Ganso.
Sin embargo, con el paso del tiempo, se fue quedando atrás y no solo no progresó, si no que parecía que iba cada vez a peor, lo cual quedó prácticamente demostrado cuando se fue al Sao Paulo por algo menos de 10 millones (si no recuerdo mal).
Sin embargo, como bien dice el post, en la vuelta de Octavos ante la Universidad Católica, se marcó un partidazo (aunque acabó expulsado). Dio asistencias, manejó el juego, mostró su gran técnica para regatear, creó peligro cada vez que se acercaba al area…
La verdad, que por diferentes cuestiones no he seguido mucho la Copa Sudamericana, pero le vi en ese partido (el único en el que le vi) y ahora le veo en el 11 ideal, y me alegró enormemente, por lo gran jugador que parecía que iba a ser aunque lamentablemente, no pudo terminar de desmotrarlo.
Ojalá volvieramos a verle a ese nivel

Creo que en el Santos ambos se complementaban perfectamente. Ganso hacía mejor a Neymar, y viceversa. Tuvo mala suerte con las lesiones, no entendí bien su traspaso, ya que estaba para dar el salto a Europa.

Gracias a MarcadorInt, en el Modo Carrera del FIFA, me he fichado a Uendel con el Deportivo 😀

A ver si puedo fichar a Rildo… o a cualquier buen jugador del que habléis por aquí jajaja

Deja un comentario

*