Balotelli da el primer paso

Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959
26/11/2013
Mario Balotelli of AC Milan ahead of the UEFA Champions League match at Celtic Park, Glasgow.

Al Milan de Sinisa Mihajlovic le bastó con mover el árbol para recoger los frutos: creó media docena de ocasiones gracias al talento individual de sus futbolistas, concretó una de ellas y dio un paso de gigante hacia la disputa de la final de la Coppa de Italia. Los rossoneri se toparon con un Alessandria combativo e intenso que solo sucumbió merced a una imprudencia temeraria de Morero. El veterano defensa argentino derribó dentro del área a Antonelli en el 33′ y facilitó que Mario Balotelli anotara el 0-1 en el Olímpico de Turín. Tras errar tres oportunidades relativamente claras para un futbolista de su nivel, el delantero italiano se rehizo batiendo con comodidad a Gianmarco Vannucchi. Para redimirse, el propio Salvatore sería protagonista en la segunda mitad evitando con su cabeza la sentencia de los visitantes: un disparo de Keisuke Honda se encontró con la testa del ‘5’ para alivio del míster Angelo Gregucci.

El Alessandria no es un equipo pequeño, solamente es un histórico viviendo de su pasado, aletargado. Una vieja gloria con una preciosa equipación gris. Sí, pocos países tienen clubes que dignifiquen el gris, precioso color asociado de forma injusta a cosas mediocres. Y en Italia tenemos clubes como la Cremonese o el mismo Alessandria con el gris en su camiseta. Esa camiseta que ha sorprendido en Marassi al Genoa en la prórroga. [El Alessandria, un milagro de color gris].

Con caras nuevas en la alineación inicial (José Mauri, Luiz Adriano o KP Boateng, entre otros), el Milan se convirtió en lo que es y no le gustaría ser: un grupo de individualidades sin un patrón de juego claro que ante un oponente con menos recursos consigue resolver la papeleta más por inercia que por deseo. Vaya por delante que es difícil encontrar una motivación superior cuando tienes en tu cabeza la fecha de la vuelta de las semifinales: el 1 de marzo. Por lo tanto, el escenario fue el previsto: el equipo de Serie A manejando la pelota y los de gris saliendo a la contra con Marconi como referencia en punta, pero sin inquietar demasiado a Abbiati.

Al descanso se llegó con un 0-1 justo a tenor de los méritos de uno y otro, y el Milan comenzó a tomárselo con demasiada calma, razón por la cual el Alessandria decidió dar un pasito adelante aumentando así su peligrosidad. No le sirvió para empatar, pero sí enseñó las costuras del siete veces campeón de Europa. Para evitar males mayores, Mihajlovic refrescó su once y a la postre sería Niang, sustituto de Balotelli, el que contaría con la ocasión más clara para deshacer la victoria mínima: recogió un balón a la espalda de la defensa en el sector izquierdo, se perfiló para el disparo y su latigazo se topó con el poste izquierdo de la portería defendida por Vannucchi.

En algo más de un mes, el desenlace.

Mihajlovic: “Balotelli nunca ha estado en duda para jugar el derbi, porque no está en condiciones de jugarlo. Debe mejorar su estado físico”.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*