El Milan se pone tiritas en la Copa

4592895382_cbc2bdcf8b_z

El Milan es un club grande y como tal, mantiene la capacidad de hacer ruido. Aunque sea un desastre.

Tres días después del naufragio de Reggio Emilia contra el Sassuolo, el Milan se ha metido en los cuartos de final de la copa italiana superando con cierta comodidad al Spezia, de la Serie B (3-1). Los de la Liguria han salido al césped de San Siro pensando que si tenían una oportunidad de dar la campanada contra el Milan era esta, pero entrenado hoy por Tassotti, el viejo diablo milanista ha dejado claro que en enero, la cuota de sorpresa ya estaba llena. Los primeros minutos, de dominio visitante, han sido un espejismo.

Pazzini - lapaola

Hace solo unos años, muchos niños soñaban con convertirse en Pazzini. (Foto: lapaola)

Tassotti, en su único partido como entrenador del Milan después de la despedida de Allegri, ha apostado por un equipo con algunos titulares. En ataque, Robinho y Pazzini, con Honda con libertad detrás. Ésta era la primera titularidad esta temporada de Pazzini y el delantero se ha dejado el alma en cada pelota. El centro del campo, con el joven Cristante sumando minutos, Poli y Montolivo. No ha sido un Milan revolucionario, pues los experimentos, si llegan, serán cosa de Seedorf. Tassotti ha buscado equilibrio entre titulares y suplentes, consciente de que se tenía que ganar si o si para evitar que quemaran el estadio si se perdía con el modesto Spezia. Con un 4-3-1-2, Poli ha dejado detalles de calidad, como suele hacer, aunque nadie sabe si un día será más regular. La defensa visitante ayudó, dejando al bueno de Robinho solo en el primer gol.

Artículo relacionado: Sobre Cristante, “Regalo de Reyes en San Siro“.

Herido y magullado, el Milan se ha puesto tiritas gracias al sacrificio de un Pazzini autor del segundo gol, rompiendo una racha de 262 sin marcar en partido oficial. Entre lesiones y suplencias, Pazzo ha visto la luz hoy. Y eso, fallando multitud de ocasiones claras.

En los primeros minutos del segundo tiempo Honda ha marcado su primer gol con el Milan después de pillar un balón que ha dejado muerto el portero Leali. Poli y Montolivo han controlado el ritmo del partido con cierta facilidad, aunque los primeros minutos y especialmente los últimos, han visto un Spezia con llegada. Al final, Ferrari ha marcado el gol del honor visitante.

Después de unos días horribles, el Milan se ha visto protagonizando un ritual colectivo de positivismo. Pazzini pide poder disponer de minutos, insinuando que puede ser ese goleador del que todo el mundo se enamoró en la Sampdoria. Cristante no deja de madurar, Honda encuentra su espacio y ya marca… y Seedorf ha llegado directamente del aeropuerto, en el segundo tiempo, charlando con Galliani mientras el partido entraba en sus minutos más flojos, con todo el pescado vendido. Con la clasificación para los cuartos de final en el bolsillo (el rival será el Udinese, verdugo del Inter), empieza la era Seedorf. Y lo de era lo dice él. Ha afirmado que quiere vivir protagonizar una nueva era en el Milan. Suerte, Clarence.

Foto de portada: Giuseppe Romano

Related posts

Deja un comentario

*