Higuaín marca la diferencia en San Paolo

Gonzalo Higuaín, líder del Nápoles (Foto: Focus Images Ltd)

Dos goles de Gonzalo Higuaín en Nápoles clasificaron a la Juventus para la final de la Coppa Italia, en la que se volverán a enfrentar a la Lazio, como ya ocurriese recientemente, en 2015. El equipo turinés perdió en San Paolo, pero en ningún momento sufrió por el pase gracias al colchón del 3-1 cosechado en la ida. Un zapatazo del Pipita desde la frontal encarriló la eliminatoria a la media hora, con el 0-1, y el delantero argentino volvió a golpear a los partenopeos en la mandíbula cuando anotó el 1-2 pocos minutos después del empate de Hamsik. En su segundo encuentro consecutivo como visitante en el templo napolitano, Higuaín marcó la diferencia ante la impotencia de los de Sarri. Quien fuese héroe para convertirse en traidor de la afición napolitana el pasado verano demostró por qué es actualmente el delantero más cotizado de la Serie A.

Nápoles 3 (Hamsik 53′, Mertens 61′, Insigne 67′)
Juventus 2 (Higuaín 32′, 58′)

Juventus vs Napoles - Football tactics and formations

Cambiaron los nombres, pero Allegri mantuvo el mismo perfil de futbolistas en su alineación respecto al partido del pasado domingo. Sobre todo en el centro del campo, donde el técnico juventino apostó por Rincón junto a Khedira para reforzar el doble pivote y suplió las bajas de Mandzukic y Pjaca con un futbolista trabajador que debía ocupar la banda. En este caso el elegido fue Sturaro, que jugó en el flanco izquierdo para que Cuadrado regateara en el derecho. Las modificaciones surtieron efecto, pues el extremo colombiano causó muchos problemas a la zaga partenopea con sus imprevisibles conducciones y encontró en Dybala un buen socio para desplegarse al ataque. El Nápoles atacó con corazón, empujado por la necesidad de ganar por al menos dos goles de diferencia y con la clara intención de habilitar a Insigne a la espalda del doble pivote turinés, y tuvo sus buenos momentos. Neto apareció para evitar el 1-0 en los primeros compases, salvando un gol cantado a Callejón, y Milik se involucró en el juego, con Mertens esperando su oportunidad en el banquillo. Sin embargo, la Juventus logró rajar el centro del campo local con relativa facilidad y luego rebajó las revoluciones tras el gol de Higuaín.

Con el 1-1 de Hamsik, el Nápoles volvió a creer en la remontada, en un 3-1 que provocase la prórroga, pero el Pipita frenó cualquier aspiración sureña al culminar una fantástica jugada colectiva iniciada por Alex Sandro en la banda izquierda. A pesar de que Mertens tardara menos de 20 segundos en anotar tras salir desde el banquillo, lo cierto es que el Nápoles acabó atascado en busca de más goles. Necesitaba cinco, una quimera ante un equipo tan fiable defensivamente como la Juventus, y se quedó en tres. Lo suficiente para que numéricamente la Juve perdiera su primer encuentro desde el 15 de enero, cuando cayó en Florencia en el choque que propició el último cambio de sistema de Allegri, y para reforzar la moral de un equipo como el Nápoles, que se está jugando la tercera posición de acceso a la Serie A con el otro finalista de la Coppa, la Lazio. Este domingo, los de Sarri visitarán Roma para enfrentarse al cuadro celeste. No hay tiempo para lamentos en el sur. Ni para celebraciones en la capital. El fútbol es una rueda que no cesa de girar.

Gonzalo Higuaín of Juventus shoots for goal during the UEFA Champions League match at Juventus Stadium, Turin Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 14/03/2017
Gonzalo Higuaín marcó los dos goles de la Juventus. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

¿Mantendrá Allegri la defensa de cuatro para el cruce de Champions contra el Barça, o es posible que ponga una linea de tres centrales y deje las bandas para los carrileros? En esta última variante, podrían jugar Buffon, Chiellini, Barzagli, Bonucci, Álex Sandro, Khedira, Marchisio, Pjanic, Cuadrado, Dybala, Higuain.

Yo creo que no, que el equipo ha evolucionado en otra líneas y que los tres centrales sirven para contener un resultado positivo o resistir cuando se sufre. Al menos para la ida, me cuesta verlo. Porque si no el equipo puede quedar expuesto en los flancos, y arriba pierdes velocidad. Si Alves/Cuadrado es el carrilero y te toca defender cerca de los centrales, cada recuperación se produce muy lejos de la portería y la Juve no es un equipo tan rápido en carrera.

Yo creo que con el 4-2-3-1 el equipo sigue teniendo armas para defender ante el Barcelona y al mismo tiempo intimidar con Mandzukic cargando área apareciendo desde la izquierda, Cuadrado amenazando con el regate, etc. Y el equipo seguirá siendo ordenado en defensa.

Deja un comentario

*