Un atacante vive del gol

Morata juventus - Focus

Los dirigentes de la ‘Vecchia Signora’ y la grada del Juventus Stadium no habían perdido la fe en Álvaro Morata. Trabajaba, peleaba cada balón y mostraba una entrega absoluta. Pero a él le faltaba algo, concretamente lo más valioso para un ‘9’: el gol. Cuando uno vive una mala racha goleadora, los elogios sobre cómo has luchado y participado fuera del área no son suficientes para compensar el desánimo producido cada semana en la que el gol se resiste.

El tema se había convertido en un clásico de las ruedas de prensa de Massimiliano Allegri. Insistía el entrenador de Livorno en que Morata “no debía obsesionarse con el gol, ya le llegará”. El ariete español, que ya había firmado un encuentro notable el pasado miércoles en la Coppa de Italia, condicionó un Juve-Inter del que fue el máximo protagonista no solo por sus dos goles, sino por su influencia en el juego, sus movimientos lejos del área y los duelos que ganó por velocidad a los zagueros nerazzurri -uno de esos causó la primera de las dos tarjetas recibidas por Jeison Murillo-.

Fue Murillo, cuyo rendimiento ha bajado últimamente, quien derribó en el área a su compatriota Juan Cuadrado poco antes del descanso. Morata no dudó: pidió el balón y transformó el penalti con autoridad. Su sequía ya era cosa del pasado. Ese tanto vale su peso en oro para la Juve, ya que supone una liberación para un delantero llamado a decir cosas importantes en la Champions League, un torneo con el que el madrileño mantiene un idilio. El 2-0 suyo llegó en la reanudación tras una acción de Patrice Evra por la izquierda. Los habitantes de los flancos -en este caso Cuadrado y el galo Evra- siguen sumando mucho en el cuadro bianconero (descansaron Alex Sandro y Lichtsteiner).

Álvaro Morata: “Ha sido un periodo duro, no solo dentro del campo, también fuera con los problemas que he tenido en la pierna. Si los grandes campeones han tenido momentos difíciles, imaginaos yo que soy un jugador normal. Ha sido una noche muy importante para mí.”

“Un atacante vive el gol”, aseguró Morata en el micrófono de la ‘RAI’ cuando concluyó el partido. La superioridad de la Juve fue manifiesta, Paulo Dybala necesitó tan solo ocho minutos desde que saltó al verde para firmar el 3-0 y solo una remontada portentosa en San Siro mantendría con vida al Inter de Milan. Morata, que se perdió por sanción la final de Coppa en 2015, acerca a los suyos al último episodio del torneo copero.

Massimiliano Allegri: “Morata había tenido buenas actuaciones últimamente y había estado cerca del gol. Hoy estuvo bien técnicamente, físicamente, convirtiendo con frialdad el penalti, lo que no era sencillo, y lo hizo bien al marcar el segundo tanto. Me doy cuenta de que un delantero está triste cuando no hace goles, lo entiendo, pero no es que Morata perdiese todo su talento en un par de meses.”

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*