12.000 quilómetros para jugar un partido de copa en la Polinesia

Los jugadores del Belfort, en el aeropuerto de Los Angeles / BELFORT

Herencia de tiempos coloniales, el estado francés controla varios territorios fuera de Europa. Los territorios conocidos como la Francia de Ultramar. Una serie de tierras con diversos grados de autogobierno. En concreto, los territorios de ultramar son la Guayana francesa (Sudamérica), las islas caribeñas de Guadalupe, Martinica, San Martín y San Bartolomé, San Pedro y Miquelón (un grupo de islas en Norteamérica), dos islas africanas (Reunión y Mayotte) y en Polinesia, los territorios de Nueva Caledonia, la Polinesia francesa y Wallis y Futuna.

Alguno se preguntará por qué hablamos de estas tierras en esta página web. Veamos, algunos de estos territorios gozan de su propia selección de fútbol, selección que con el permiso de París puede competir oficialmente, como es el caso de Guadalupe o Tahití (Tahití forma parte de la Polinesia francesa). Además, la mayor parte de estos territorios de ultramar gozan de sus campeonatos de liga. Concretamente, los territorios de Guadalupe, Guayana, Martinica, Mayotte, Nueva Caledonia, Reunión y Tahití.

Legalmente estas tierras son suelo francés, y una manera de mantener unida deportivamente estas zonas es permitiendo que los campeones de las copas de ultramar participen en la copa francesa, entrenado en la séptima ronda. Como ya hemos contando, la copa francesa funciona con un sorteo puro que permite emparejar equipos de diferentes categorías en eliminatorias únicas en el campo del más modesto.

Belfort y Papeete. Unidos por una copa

La participación de los equipos de ultramar convierte la copa gala en quizás la copa más exótica. En este turno, por ejemplo, el ASM Belfort, de cuarta división, ha viajado hasta la capital de Tahití para jugar con el AS Dragon. En total, 18 horas viajando y 18.000 quilómetros para poder jugar una eliminatoria de copa… El Belfort, de la región del Franco Condado, en la frontera suiza, voló hasta Los Angeles, donde tomó un segundo vuelo hasta la capital de Tahití, Papeete. Al final, el Belfort ha ganado 0-1, superando al Dragon, equipo donde encontramos muchos internacionales que jugaron la Copa Confederaciones con Tahití.

Los jugadores del Belfort, en el aeropuerto de Los Angeles / BELFORT
Los jugadores del Belfort, en el aeropuerto de Los Angeles / BELFORT

No ha sido el único partido entre equipos de diferentes continentes. El Moulien de la isla caribeña de Guadalupe ha recibido al FC Chambly. Y el Hienghene Sport de Nueva Caledonia, en Oceanía, ha volado hasta Francia para jugar contra el AS Poissy. A su salida de Nueva Caledonia, la temperatura era de 28 grados. En Possiy, cerca de París, es de 3. Los visitantes han perdido 2-1.

El Club Franciscain de la isla de Martinica ha perdido 4-1 contra el Concarneau, en la Bretaña, en un partido jugado a 2 grados de temperatura. El Matoury de la Guayana ha perdido por 3-1 contra el Avranches y el Kani-Kéli de Mayotte ha sido goleado. Casi todos los equipos de ultra mar han perdido. Suele suceder, aunque en el pasado han ganado alguna eliminatoria de forma puntual. Este año la alegría ha llegado con el triunfo del Sainte Marienne de la isla de Reunión sobre el Paris FC, club de tercera división. Los medios de comunicación de esta isla africana hablan de día histórico. Ahora le tocará viajar a Europa para jugar el siguiente turno.

Estos duelos ya son un clásico. La Federación paga parte del dinero a los equipos para evitar que jugar la Copa sea una ruina, pues para los equipos de los territorios de ultramar, amateurs en la mayor parte de los casos, sería una ruina financiar de su bolsillo estos viajes. Viajes que han permitido que en alguna ocasión un equipo de Tahití juegue por primera vez en un campo nevado o que ha enviado jugadores de séptima categoría a destinos paradisíacos para jugar un partido oficial.

Los duelos con equipos de continentes diferentes:

CS Le Moule (Guadalupe) 0 – 1 FC Chambly (7000 km)

US Sainte Marienne (Reunion) 2 – 0 Paris FC (4500 km)

AS Dragon (Tahití) 0 – 1 Belfort ASM FC (12.000 km)

US Avranches 3 – 1 US Matoury (Guayana) (4000 km)

Concarneau 4 -1 Club Franciscain (Martinica) (4.200 km)

AS Poissy 2  -1 Hienghene Sport (Nueva Caledonia) (9.000 km)

La Roche Sur Yon  8 -3  AJ Kani-Kéli (Mayotte) (6.100 km)

Related posts

9 comments

Esto me recuerda al caso del Luch Energiya de Vladivostok (a miles de kilómetros de Rusia), hasta hace poco en la Premier League rusa. Tenía un inusual porcentaje de victorias en casa y derrotas fuera, debido en parte al largo viaje y al jet lag.

La Coupe de France es una maravilla. Por todo esto hace que exista cierta magia en la competición.

El caso del Luch Energiya es parecido, y de hecho creo que se dió hace poco el enfrentamiento liguero entre dos equipos de localidades más lejanas, cuando se enfrentó al Baltika de Kaliningrado, situado en la pequeña parte continental perteneciente a Rusia y que se encuentra entre las repúblicas bálticas y Polonia. A ver si nos lo pueden confirmar.

Yo siempre he pensado que el día que un equipo de Vladivostok o esa zona se meta en competición europea, como le toque a un equipo español o portugués va a ser curioso.

Hola a todos. Gracias por los comentarios.

Casi cada temporada tenemos el partido Baltika de Kaliningrad-Luch de Vladivostok. Digo casi cada temporada pues los dos suelen jugar en Segunda, aunque el Luch jugó en primera y la última temporada lo teniamos en tercera. En su momento comentamos en la radio este partido. Un dia sacamos otra vez la historia aquí en la web.

¡Muchas gracias!

Deja un comentario

*