La Coupe para recuperar el protagonismo

Boulogne -  Les Haines

El US Boulogne aspira a convertirse en uno de los equipos del momento en Francia. Pese a militar en la tercera división gala, este club centenario dispone de una inmejorable oportunidad para infiltrarse en los cuartos de final de la Coupe. Juega en casa contra una entidad de una categoría inferior, pero de exitosa trayectoria copera en los últimos años, el Quévilly, finalista en 2012 y verdugo de un equipo de Ligue 1 como el SC Bastia en la actual edición. Sea cual sea el desenlace de este cruce, el sorteo de la Coupe nos garantiza la presencia de dos equipos muy modestos en los cuartos, pues esta es una de las eliminatorias más humildes de octavos junto al duelo que protagonizarán Iris de Croix y Concarneau, ambos de cuarta división.

Sin embargo, no hay mejor oportunidad que esta para explicar lo que rodea a un equipo de 117 años de historia como el Boulogne, club de la norteña localidad de Boulogne-sur-Mer. Situada en un lugar estratégico, pegada al Canal de la Mancha y a escasos kilómetros de Gran Bretaña, se trata de un pequeño municipio de no más de 45.000 habitantes que jamás ha sido demasiado exitoso en términos deportivos. Sin embargo, le ha bastado para criar a dos estrellas del fútbol mundial como Jean-Pierre Papin y Franck Ribéry. El actual futbolista del Bayern, además, inició su carrera profesional en el Boulogne, pues debutó con tan solo 17 años (año 2000) en la cuarta división del fútbol francés.

Ribery Bayern - Focus

Ribéry empezó su carrera deportiva en el Boulogne. Foto: Focus Images Ltd.

Diez años después de su debut, una sanción apartaría a Ribéry de la final de Champions que el Bayern perdería en el Bernabéu mientras el Boulogne certificaba su descenso a la Ligue 2. Ribéry, pese a empezar desde muy abajo, llegó a lo más alto, del mismo modo que lo consiguió el equipo de fútbol de su localidad de nacimiento, que jugó por primera y única vez en la primera división del fútbol francés en la temporada 2009-10. Llegó a la Ligue 1 por sorpresa, compitió sin grandes nombres y terminó bajando junto a Grenoble y Le Mans, clubes que, como ellos, no solo no han vuelto al máximo nivel nacional sino que se han hundido incluso más en el fútbol francés. El técnico que llevó al equipo a Primera era un tal Philippe Montanier, que dirigió al Boulogne desde 2004 y fichó por el Valenciennes semanas después del ascenso. Casualidades del destino, el actual entrenador del Rennes fue precisamente el verdugo del Boulogne en la pasada edición de la Coupe. El ayudante de Montanier entre 2004 y 2008 se llamaba Hubert Fournier y actualmente dirige al líder de la Ligue 1, el Olympique de Lyon.

De la plantilla que hizo historia con el Boulogne en Ligue 1 ya no queda nadie, pero, sin embargo, el equipo sueña con poder regresar algún día a competir cerca de los mejores clubes del país. Actualmente el Boulogne juega en National, el tercer escalón de Francia, y merodea la zona de ascenso, pues está empatado a puntos con el Red Star parisino, otro de los conjuntos de Tercera que sigue vivo en la Coupe. El club pasa por un óptimo momento de forma: más allá de avanzar rondas coperas, el Boulogne no pierde un partido oficial desde el pasado 31 de octubre.

Además, el Boulogne tiene motivos para creer en crecer a medio plazo, pues ha contratado a un técnico de prestigio en Francia (en estos niveles) como Stéphane Le Mignan, que en verano de 2013 abandonó el Vannes OC para dirigir al exequipo de Ligue 1. Le Mignan entrenó al Vannes durante 11 años y consiguió llevarlo de la cuarta división francesa a la Ligue 2. Por el camino, el Vannes alcanzó los cuartos de final de la Coupe 2006-07 y fue finalista de la Copa de la Liga en 2009. Le Mignan cuenta con algún que otro integrante experimentado como el portero Viviani, con más de 40 partidos disputados en Ligue 1, o el delantero internacional con Nueva Caledonia, Gope-Fenepej, que puede fardar de haber marcado seis tantos en la fase de clasificación para el Mundial de Brasil. El Quévilly es el último obstáculo para que Boulogne y Le Mignan vuelvan a ocupar un lugar destacado en la prensa gala.

El Boulogne eliminó al Quévilly y el Saint-Étienne será el rival de los norteños en cuartos. De eliminar al conjunto de Ligue 1, el Boulgone alcanzaría las semifinales por primera vez en su historia. La única fue en 1937.

Boulogne 2- Mo

El fútbol vuelve a ser motivo de alegría en Boulogne. Foto: Mo.
Foto de portada: Les Haines.

Related posts

Deja un comentario

*