El espíritu del amateurismo

blagnac-portada

La portada de la edición de L’Équipe de este sábado 7 de enero explica a la perfección el aroma de la ya tradicional ronda de la Coupe de France del primer fin de semana del año. Es el momento en el que se mezclan los equipos de Ligue 1 con las entidades de las demás categorías. Los clubes profesionales a menudo quedan emparejados con instituciones desconocidas a las que deben rastrear en Google Maps para descubrir la manera más eficiente para llegar a tiempo hasta ese rincón del hexágono galo. Porque si el salto es de más de una categoría, el menor siempre juega en casa, lo que supone una dificultad añadida. Los clubes profesionales son mejores. Tienen más presupuesto, futbolistas mejor preparados en el apartado técnico, físico y táctico. Pero deben demostrarlo sobre el césped. No siempre lo consiguen.

Coupe de France.
La Coupe de France deja historias fantásticas temporada tras temporada.

Una de las historias de la 100ª edición de la Coupe de France nos lleva a Blagnac, localidad donde viven unas 23.000 personas. Situada en la periferia de Toulouse, básicamente es conocida porque en sus dominios se levanta el aeropuerto de la capital de la región administrativa de Occitania. El equipo de fútbol del municipio está a muchísima distancia del club más importante de la región. El Blagnac juega en la sexta categoría del fútbol galo, pero a pesar de ello aspira a hacer historia en la Coupe de France. Ha ido superando turnos y eliminando a rivales de categoría superior. En su feudo cayeron derrotados Colombiers (4ª), Béziers (3ª) y el Red Star de París (2ª). Esta retahíla de milagros les ha permitido jugar, por tercera vez en su historia, los treintadosavos de final de la Coupe de France. Tras caer ante Le Havre en 1999 y Monaco en 2009, es el turno de recibir al Chamois Niortais, otro equipo de la Ligue 2.

Un día histórico para el Blagnac. La ocasión bien merecía poner a la venta gorros y bufandas del equipo.
Un día histórico para el Blagnac. La ocasión bien merecía poner a la venta gorros y bufandas del equipo.

Apenas tres horas antes del partido, los empleados del club apuran los últimos preparativos de lo que esperan que sea el mejor día de su historia. Aún retruena el sonido de los aviones que aterrizan y despegan en el aeropuerto, pues el ajetreo está por llegar. Si alguien paseara por el paraje que rodea el modesto del Blagnac, ajeno a la actualidad futbolística, no repararía en el acontecimiento que se celebrará en el centro deportivo del pueblo unas horas después. Ni carteles en la entrada de la ciudad, ni anuncios colgados en las farolas. Solo una avenida de luces y árboles desnudados por el frío invernal rodean las instalaciones municipales donde los habitantes de Blagnac practican artes marciales, atletismo y fútbol. Louis Heraud, presidente y miembro fundador del Blagnac FC, pone nombre al estadio. A las 12:30 aún hay empleados colgando carteles en las taquillas, para que el público diferencie la ventanilla donde recoger las invitaciones de la que vende las entradas. El precio es asequible para todos los públicos. Por cinco euros puedes formar parte de uno de los días más importantes de la historia del Blagnac.

Un par de horas después, 2.000 personas vibrarán con un partido trepidante.

Empleados del club cuelgan un cartel en una de las taquillas.
Empleados del club cuelgan un cartel en una de las taquillas.
Hoy es un día para presumir del Blagnac.
Hoy es un día para presumir del Blagnac.
El encargado de la seguridad del estadio pide una foto para inmortalizar el momento.
El encargado de la seguridad del estadio pide una foto para inmortalizar el momento.
El amateurismo incluso llega al puesto de venta de patatas fritas.
El amateurismo incluso llega al puesto de venta de patatas fritas.
Dos aficionados convierten en un abanico el mosaico especial para el encuentro.
Dos aficionados convierten en un abanico el mosaico especial para el encuentro.
Todo método es bueno para protegerse del frío.
Todo método es bueno para protegerse del frío.

El amateurismo se respira en todos los rincones. En la localización del campo en medio de la nada, en el puesto donde el cocinero sirve patatas fritas con ketchup mientras apura un cigarrillo, en el bar donde de manera improvisada la encargada de prensa pone orden a todas las acreditaciones para el partido. Incluso en el rincón reservado en la tribuna para poner las cámaras de televisión, precintado como si debajo estuviese tendido un cadáver que espera la autopsia. También sobre el césped, donde como es tradición en las primeras rondas de Coupe ambos equipos saltan a jugar con los once primeros dorsales. Sin importar quien dispute el encuentro. Del uno al once, con una camiseta de color uniforme y sin nombre a la espalda. Once futbolistas anónimos para quienes no consulten la hoja de alineaciones que se baten por ser mejores que su oponente y dar un paso más hacia la final de la Coupe. El único personaje que desentona con el ambiente es un campeón de la Copa de Europa y Balón de Oro. Jean-Pierre Papin, en condición de presidente de la Comisión de la Coupe de France, realiza el saque de honor.

Jean Pierre Papin protagonizó el saque de honor.
Jean Pierre Papin protagonizó el saque de honor.

Sobre el césped el partido no parece de primera división, pero el Blagnac tampoco aparenta ser un club de la sexta categoría del fútbol galo, por mucho que hubiese competido en temporadas anteriores en Quinta. En pocos minutos se aprecia por qué el equipo vestido de rojo ha eliminado a rivales de mayor entidad. Presiona bien, arriba, tapa los espacios en la medular y dispone de tres o cuatro futbolistas con clase que podrían jugar en ligas más competitivas. La defensa es poderosa a nivel físico, con una pareja de centrales portentosa y potentísima en el juego aéreo. En especial el central y capitán Ibrahima Sow, que hace un par de temporadas estaba jugando en National (3ª) con el Colomiers. Pronto el Niort parece asentarse, con un disparo de Grange que detiene el portero local, pero a pesar de la llevar la iniciativa el conjunto azulón es incapaz de mover la pelota con criterio. Se atasca y solo busca balones largos a los delanteros, terreno en el que los centrales locales se sienten cómodos. Solo agita un poco el tarro Djigla, eléctrico en la arrancada y veloz en la zancada.

Blagnac 0
Niort 1 (Djigbla 69′)

Blagnac vs Niort - Football tactics and formations

El Niort está avisado del potencial del Blagnac, pero a pesar de ello no logra imponer su discurso en el primer tiempo. Poco a poco se van apreciando los destellos de calidad de algunos de los jugadores locales. Kevin Bacle, con el dorsal número 6, deja varios controles extraordinarios. De su zurda de seda salen precisos envíos que insinúan algo que luego puedo comprobar: ha jugado en clubes de mayor entidad. Precisamente en National, con el Niort, en la temporada 2010-11. Con él se asocian dos de los jugadores más talentosos de tres cuartos, el mediapunta Nicolas Toto y el extremo de la banda izquierda Nasreddine Bettayeb. Cada vez que reciben, en especial Bettayeb, el público murmura. Desequilibran. Mediante disparos lejanos y algún que otro centro que nadie termina de rematar, el Blagnac genera varias oportunidades de peligro y empuja al Niort.

Bettayeb dispara en una de las ocasiones más claras para el Blagnac.
Bettayeb dispara en una de las ocasiones más claras para el Blagnac.

El Niort apenas se despliega en el primer tiempo. Se desespera a base de balones largos y pierde las disputas físicas en la medular. Los atacantes del Blagnac combinan, en la medida de sus posibilidades, pero también presionan, van a todos los balones. Les va la vida en el partido, el más importante de sus carreras, el que puede marcar un antes y un después si marcan un gol extraordinario, si algún director deportivo de algún club de categoría superior les ve por televisión. Además, el Niort anda corto de calidad asociativa con la alineación propuesta para el encuentro copero y ya ha tenido dificultades en rondas anteriores. En el último turno, ante el Anglet Genets de 5ª, pasaron en la tanda de penaltis tras empatar a cero.

En la segunda mitad el Niort agita un poco el partido con los cambios. Zakaria Grich sube una marcha el ritmo de los ataques visitantes, y asimismo la fortaleza física del Blagnac se empieza a resentir tras un primer tiempo muy intenso. Hay más interrupciones, y también algunos errores de Sylla con el balón. A falta de 20 minutos para el final llega el gol, en una jugada afortunada. Un centro desde la banda izquierda se envenena, el portero local no lo despeja bien y la pelota le cae a Djigla, que remata a placer al fondo de la red. La celebración, más que una explosión de alegría, se convierte en un suspiro de alivio.

El 1-0.
Djigla anota el único gol del partido..

Luego Grich puede ampliar la ventaja con un disparo desde la frontal que hace temblar el larguero, pero la incertidumbre en el marcador concede un arreón final al Blagnac. El equipo rojiblanco gasta sus tres cambios en los últimos diez minutos y, empujado por el público, bombardea el área con más voluntad que peligro. A pesar de sus limitaciones, dispone de una oportunidad para llevar el partido a la prórroga, pero un jugador local se anticipa a su propio compañero y le quita un cabezazo plácido en su intento desesperado por empatar.

El gol que se cantó en el descuento pero nunca llegó a producirse.
El gol que se cantó en el descuento pero nunca llegó a producirse.

Al término del partido, regreso a las esencias de la Coupe de France. El técnico local felicita a sus compañeros en la medular y los jugadores del Blagnac agradecen al público su apoyo mientras se dirigen al túnel de vestuarios rodeados por el pasillo improvisado por sus rivales, que aplauden la hazaña de un equipo que les ha hecho sudar más de lo esperado. Tras perder el primer partido de la temporada el pasado 17 de diciembre, en liga, la segunda derrota del curso para el Blagnac es amarga, pero con el paso del tiempo dejará un buen sabor de boca. El equipo ha competido a su máximo nivel y apenas ha cometido errores, así que los reproches no tienen lugar. “Es duro, pero esto es así. Hemos tenido nuestras oportunidades“, lamenta el presidente del Blagnac, Gilbert Grenier, tras el partido.  También diagnostica la eliminación el capitán, Ibrahima Sow: “Es un placer jugar partidos así, contra un buen equipo de Ligue 2. Hemos jugado un encuentro bonito. Creíamos que quien marcara primero se llevaría el partido. Y marcaron ellos. Ahora debemos centrarnos en la liga, porque nuestro objetivo de esta temporada es subir“.

Cuando abandono las instalaciones del club, ya no queda ningún indicio de que allí se ha jugado un partido de Coupe. Los últimos rótulos colgados en las taquillas han sido los primeros en desaparecer y alguien ha retirado toda la publicidad relativa a la Coupe de France. Se acabó la participación en el torneo copero por excelencia del fútbol galo. El Blagnac se despide hasta la temporada que viene, pero varios clubes modestos siguen soñando. El Bergerac Périgord FC y el Étoile Fréjus Saint-Raphäel, ambos de cuarta división, ya han confirmado su presencia en la siguiente ronda. También el Sarreguemines, de quinta, que eliminó al Reims (L2). El domingo otros intentarán emularles. La Coupe aún tiene muchas sorpresas por ofrecer.

El Niort jugará la siguiente ronda.
El Niort jugará la siguiente ronda.
Fotografías: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

8 comments

Muy buen artículo. Yo estuve mirando viajes para ir este finde a ver 2 partidos de FA Cup, 2 de Coupe de France o 1 de FA Cup y 1 de Coupe de France. Por varios motivos (no conseguir entrada p.ej.) lo descarté a última hora. Y en Francia tenía 2 partidos marcados: El Blagnac-Niort y el Saint Genevieve-Caen (el que más números tenía), que pinta que puede ser igual de mágico que este que se cuenta en el artículo. Pero suerte que no fui, pues se ha aplazado por el hielo y se juega el domingo!

¡Muchas gracias a todos! Yo creo que al final no hubo problemas a nivel de entradas en el Blagnac-Niort, al menos para los que iban con tiempo, porque salvo las invitaciones todo el mundo las compró in situ. Y nadie se quedó fuera. La competición, vista desde dentro, es preciosa y se potencian este tipo de historias. El domingo, L’Équipe le dedicó 18 páginas a la Coupe, con previas y postpartidos de absolutamente todo lo que se jugó. Alineaciones probables, bajas, declaraciones de entrenadores y protagonistas… hubo espacio para todos. La cultura deportiva en Francia también es distinta (los deportes de nieve abrían el periódico, hay más espacio para rugby, etc), pero es llamativo.

El Sarreguemines se está convirtiendo en un clásico de las rondas finales, que lleva dos años alcanzando los treintaidosavos de final de manera consecutiva. El año pasado los eliminó el otro equipo de quinta, el Granville, que llegó a cuartos y en este el emparejado, curiosamente, ha sido contra el Niort. Eso sí, también ha asegurado que habrá como mínimo tres equipos de tercera o divisiones inferiores en dieciseisavos. Ojalá y un triunfo de alguno de estos equipos en la Coupe

El Sarreguemines tiene un texto y una buena historia detrás para el partido de la siguiente ronda, sí. Desde que pasó el sábado que lo tengo en mente. Veremos hasta dónde llegan.

Creo que disfrutaré mucho leyéndolo. Pasé mi año de Erasmus en Metz y tenía compañeros de clase de Sarreguemines, por lo que conocía la ciudad de oídas. Es una zona en la que se observa claramente la diferencia entre zonas construidas por la ocupación francesa y por la ocupación alemana, más por la francesa al contrario que la alemana, y muy de fútbol, aunque claramente dominada por Nancy y Metz, especialmente por Les Groauillies y su poderosa cantera, por lo que me llama la atención el gran papel de Sarreguemines dos años consecutivos.

Lo espero con ganas, de veras.

Deja un comentario

*