Ibra se gusta en Brest

Ibrahimovic PSG Focus

El PSG viajó a la Bretaña francesa para medirse al Brest en los treintaidosavos de final de la Coupe de France. El equipo local, que ocupa la decimoquinta posición en la Ligue 2, no parecía -a priori- un escollo demasiado complicado para una de las mejores plantillas del fútbol europeo. A pesar de ello, Blanc no las tenía todas consigo: las condiciones climatológicas habían obligado a posponer la disputa del encuentro en dos ocasiones y el técnico francés se mostraba preocupado por el estado del terreno de juego y la motivación de sus jugadores. Quizá por esta razón alineó un equipo de plenas garantías, con Douchez y Rabiot como únicas novedades respecto al teórico once de gala del conjunto de la capital de Francia.

El Brest de Dupont salió con un 4-4-1-1 con las líneas muy juntas y presión intensa en el círculo central del campo. Álex y Thiago Silva, los centrales del PSG esta noche, movían la pelota con comodidad pero en el momento en que buscaban a Motta o Rabiot, la línea de medios local apretaba (Ramaré, Lesoimier, Pandor…). Ese punto de agresividad incomodó a los parisinos durante los primeros diez minutos, el tiempo que necesitó Ibrahimović para abrir la lata.

FIL PSG BARCELONA 83 MatuidiMatuidi compartió centro del campo con Motta y Rabiot. (Foto: Focus Images Ltd)

Zlatan vive su plenitud como futbolista, a sus fabulosas condiciones ha añadido una implicación total con el proyecto que él mismo lidera. Y Blanc ha conseguido que el sueco se sienta muy cómodo tanto en el rol diseñado para él como en su esquema: el 4-3-3 (como sistema base) con extremos muy relacionados con el gol permite que Ibra baje a recibir, distribuya y llegue al área desde atrás, todo ello sin que el PSG pierda mordiente en ataque. Potencia su creatividad y su facilidad para encontrar pases entre líneas. Así llegó el primer gol: Zlatan recoge la pelota en el centro del campo, la juega a la banda izquierda, se interna en el área y remata el centro en el punto de penalti con un golpeo de empeine exterior de gran violencia. La primera vez que el PSG superaba el entramado defensivo del Brest: gol. Y tan solo 5 minutos después, en el segundo desajuste de la medular local: el segundo (Motta). 0-2 sin forzar la máquina, con suficiencia.

Lesoimier, en un error de la zaga visitante, puso el 1-2 en el marcador con un buen disparo a media altura ante el que nada pudo hacer Douchez. El público se vino arriba y jaleó a los suyos, soñando con el gol del empate que pusiera en peligro la eliminatoria para el PSG. No fue así. Ibra, otra vez el sueco, amplió la ventaja con un remate con la derecha desde dentro del área pequeña tras una falta lateral bien ejecutada. Y un par de minutos más tarde, definió con maestría una contra parisina bien trenzada: 1-4 al descanso. Partido más que resuelto.

Lavezzi hizo el 5º a la vuelta de los vestuarios y, hasta que Ayité puso el 2-5 definitivo en el marcador -ya en el descuento-, lo más destacable fue la gran ovación que se llevó Ibra al ser sustituido en el minuto 62 de partido. La inmensa mayoría de los aficionados que acudieron al Stade Francis-Le Blé se pusieron en pie para despedir al gran protagonista de la noche.

Ésta es solo una muestra más del respeto que se ha ganado en los últimos tiempos un futbolista al que da gusto ver jugar: si disfruta él, disfrutamos todos.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Por cierto, ¿soy el único que piensa que Bakary Sagna tiene toda la pinta de ser jugador del PSG la próxima temporada? Ambos carriles del equipo parisino son mejorables: en la derecha, aunque V.d.Wiel ha mejorado, Jallet no está fino, y en la izquierda aunque Digné tiene buena pinta, no sé cuánto aguantará Maxwell. De momento, Sagna no ha renovado con el Arsenal, y sí, suenan otros como Debuchy… pero creo que fichar al titular de Les Bleus daría un salto de calidad enorme al PSG (además, libre). Por otro lado, me gustaría que renovaran a Matuidi y se quedase Lavezzi. Si se va Menez, otro llegará.

Está claro que ahora mismo Ibrahimovic está pletórico, y para mí el mejor 9 puro del mundo. Me encantaba en el Inter, pero en el PSG está al nivel más alto que le he visto.

Deja un comentario

*