Ángel Di María entre líneas

Foer Manchester United palyer Angel Di Maria of Paris Saint-Germain warms up before the UEFA Champions League match at Parc des Princes, Paris
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
16/02/2016

Cuando Ángel Di María brilla, el PSG se encuentra mucho más cerca de alcanzar su mejor versión. El argentino firmó una actuación extraordinaria en la final de la Coupe de la Ligue frente al Mónaco, en un encuentro en el que gozó de una libertad absoluta para moverse a su antojo y recibir entre líneas. En una posición que guarda paralelismos con la que destrozó al Barcelona en la ida de los octavos de la Champions, Di María explotó con saña uno de los potenciales puntos débiles del Mónaco, mermado por las ausencias de Falcao y Fabinho. Sin el brasileño, Moutinho acompañó a Bakayoko en la medular y el PSG se aprovechó de la situación para generar constantes superioridades por el carril central. Cavani y Draxler amenazaban con atacar la espalda de los zagueros, que reculaban, mientras los centrocampistas intentaban presionar arriba. Di María se juntó con Motta, Verratti y Rabiot y el PSG voló en una de sus mejores noches del curso.

La competencia en los flancos ha crecido en los últimos meses en el PSG con la recuperación del lesionado Pastore y los fichajes de Draxler y Gonçalo Guedes, a pesar de que el portugués aún no ha disfrutado de muchas oportunidades desde que llegó a la capital francesa. Y esto parece haber repercutido en el rendimiento de Di María. Tras sentarse de manera reiterada en el banquillo a lo largo del mes de enero, el argentino ha dado un paso al frente en el tramo decisivo de la temporada y ha sido el máximo protagonista en los dos mejores partidos del cuadro parisino. Ante el Mónaco, participó en los cuatro goles: puso en bandeja el primero de Draxler, anotó el segundo, robó la pelota en campo contrario en la jugada del tercero y asistió a Cavani en el cuarto.

Monaco vs Paris Saint-Germain - Football tactics and formations

La goleada en la final de la Coupe de la Ligue (1-4) fue justa, aunque también ayudó la puntualidad del PSG para golpear en los momentos más oportunos. Abrió la lata pronto, recuperó la ventaja justo antes del descanso tras el empate del Mónaco y amplió la diferencia cuando más sufría en el arranque del segundo tiempo. Sin embargo, el Mónaco estuvo muy lejos de su mejor versión: los de Jardim anotaron su primera oportunidad clara, pero intimidaron mucho menos de lo que es habitual e incluso sufrieron para recuperar la pelota en el primer tiempo. Ante la propuesta de Emery, que alineó a sus centrocampistas más asociativos, el Mónaco solo pudo correr detrás del balón y abrió la puerta del juego interior a Di María. Verratti, sublime, siempre lo encontró.

A pesar de que el equipo capitalino se ha apuntado el primer título de 2017 en su camino por reeditar el triplete del curso pasado, la temporada en Francia no concede tregua. Además de competir por la Ligue 1, donde los de Jardim mantienen tres puntos de ventaja respecto al cuadro parisino, esta semana tanto PSG como Mónaco partirán como favoritos en sus respectivos cruces coperos, en otro torneo que ambos aspiran a ganar. Queda ver cómo compagina el Mónaco el tramo decisivo de la exigente batalla doméstica contra el gigante galo con los cuartos de final de la Champions League.

Unai Emery of Sevilla celebrates during the UEFA Europa League match at St. Jakob-Park, Basel Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 18/05/2016 ***UK & IRELAND ONLY*** EXPA-FEI-160519-5012.jpg
Unai Emery ganó el primer título de 2017 en Francia. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Tomàs, ¿por qué Di María no juega con más libertad (se le ve fijo en izquierda pegado a la línea de banda) en Argentina? ¿La presencia de Messi y Dybala en ese sector? ¿La falta de un lateral zurdo que ocupe el carril exterior (Kurzawa) con él más centrado a la espalda del MC o entre líneas como vs Mónaco y FCB? Gracias por el artículo, define muy bien lo qué pasó: el trío de medios del PSG jugó con el ritmo del partido en todo momento.

En el Mundial 2014 sí lo vimos en un rol intermedio, como interior zurdo en el 4-3-3 de Sabella, como ya había hecho también en la recta final de temporada con el Real Madrid que ganó la Champions. Pero luego regresó a la banda, con Martino y Bauza. Por otro lado, Rojo podría recorrer la banda, porque lo ha demostrado en sus mejores momentos con Argentina, pero la Albiceleste en general es un equipo bastante rígido en todos estos aspectos.

Con Messi cerca de la zona derecha-centro, al final el punto de partida de Di María debe alejarse de esa zona en la que se ha mostrado influyente con el PSG. Otra cosa es que cuando falte Leo, por ejemplo, se pueda probar esta variante para ganar en juego interior. Que me parecería una opción interesante.

Deja un comentario

*