De vuelta a una final de Copa

Niko Kovac, manager of Eintracht Frankfurt during the Bundesliga match at Veltins-Arena, Gelsenkirchen
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
27/01/2017
*** UK & IRELAND ONLY ***


EXPA-EIB-170128-1013.jpg

Aunque hace tiempo que no pelea por ganar títulos y ni siquiera es un club habitual en las competiciones europeas en el siglo XXI, el Eintracht de Frankfurt es una entidad con una dilatada historia en Alemania. Campeón alemán en 1959, antes de que se fundara la actual Bundesliga, es uno de los equipos que más veces ha alzado la Copa. Con cuatro entorchados coperos, solo Schalke, Werder Bremen y Bayern han ganado más veces el torneo. Incluso los aficionados más veteranos recuerdan finales continentales como la Copa de Europa perdida ante el Real Madrid en 1960 o la UEFA que ganaron al Borussia Mönchengladbach en 1980.

Precisamente una victoria en el estadio del Borussia Mönchengladbach permitirá al Eintracht de Frankfurt volver a disputar una final de Copa. El equipo de la capital financiera de Alemania no lo lograba desde 2006, cuando cayó ante el Bayern. No alza un título desde su última Copa en 1988. Los de Niko Kovac anularon la cabeza pensante del Gladbach, Mo Dahoud, y cortocircuitaron el juego del conjunto local en la noche del martes, lo que propició un choque bastante espeso y con pocas ocasiones de gol entre dos equipos mermados por una infinita lista de lesiones. Tras llegar al minuto 120 con 1-1 en el marcador, la eliminatoria se decidió en la tanda de penaltis, escenario en el que el Eintracht de Frankfurt se siente cómodo: es el tercer cruce que supera gracias a los lanzamientos desde los once metros en la DFB Pokal 2016-17.

Eintracht Frankfurt celebrate scoring their second goal and equalises 2-2 during the Bundesliga match at Waldstadion, Frankfurt Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 15/10/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-161015-0259.jpg
El Eintracht de Frankfurt jugará su primera final de Copa en 11 años. Foto: Focus Images Ltd.

Más tiempo llevaba esperando el Angers para regresar a la final del torneo copero. El sorteo fue benévolo con el equipo del noroeste de Francia, pues el conjunto blanquinegro evitó a PSG y Mónaco. Tampoco era un rival fácil el Guingamp, que en los últimos años se ha especializado en ganar la Coupe (2009, 2014), pero no dejaba de ser el contrincante más asequible a estas alturas de la competición. El equipo en el que se formó Raymond Kopa -que pone nombre al estadio- derrotó a los bretones en un encuentro emocionante cuyo marcador no reflejará para la posteridad el sufrimiento de los chicos de Stéphane Moulin. El Angers se adelantó en la primera parte con un gol de Mangani, pero el momento decisivo llegaría en el minuto 88. El colegiado indicó un penalti por manos en el área del Angers y el portero Alex Letellier desvió a la madera el lanzamiento de Jimmy Briand desde los once metros. Fue una aparición heroica de un guardameta que llevaba casi toda la temporada parado tras romperse los cruzados y volvió a jugar con el primer equipo hace unas semanas, a principios de abril. Ya en el tiempo de descuento, con el Guingamp volcado en busca de la prórroga, el camerunés Toko Ekambi sentenció el partido al contragolpe. Qué año para el delantero africano, campeón de la Copa África contra pronóstico y protagonista saliendo desde el banquillo de una noche histórica para el Angers

La victoria contra el Guingamp permite al Angers regresar a una final de la Coupe 60 años después. El equipo del noroeste de Francia jamás ha ganado un título, pues perdió la final de 1957 ante el Toulouse, en una de las finales con más goles de la historia de la competición (6-3). Esa final, además, entraña una curiosidad muy particular: fue arbitrada por un colegiado inglés, Jack Clough, una situación inédita en un torneo que esta temporada precisamente cumple 100 años. La clasificación para la final de la Coupe es un premio al buen trabajo que viene realizando el Angers en los últimos años. Stéphane Moulin se hizo cargo del primer equipo en 2011 y no solo logró devolverlo a la Ligue 1 tras 21 años de ausencia en la élite del balompié galo, sino que también ha conseguido que el club se mantenga en Primera con cierta suficiencia y lo ha clasificado para la segunda final copera de su historia.

Misma competición, pero nada que ver con el Blagnac-Niort.
La Coupe de France cumple 100 años. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*