El Bayern más autoritario arrolla al Schalke

Robert Lewandowski of Bayern Munich during their match against FC Ingolstadt 04 in the Bundesliga at Allianz Arena, Munich
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
17/09/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-MIN-160919-0013.jpg

El Bayern cerró el pase a las semifinales de la Copa Alemana por la vía rápida en uno de sus mejores partidos de la temporada. El equipo bávaro aplastó al Schalke, al que endosó tres goles en la primera media hora de juego pocas semanas después de que los mineros rascaran un empate a uno en un encuentro liguero, para dar continuidad a un momento de forma brillante tras la goleada al Hamburgo (8-0). Sin piedad, los de Ancelotti aplicaron al choque un ritmo altísimo y sorprendieron con una presión intensa cerca del área de Fährmann que desquició al cuadro azulado. En la penúltima ronda se enfrentarán al ganador del Sportfreunde Lotte-Borussia Dortmund, aplazado por las inclemencias meteorológicas que convirtieron en impracticable el césped del estadio del modesto equipo de Tercera División.

Bayern 3 (Lewandowski 3′, 29′, Thiago 16′)
Schalke 0

Bayern vs Schalke - Football tactics and formations

Ante un rival de mayor entidad que el Hamburgo, el Bayern volvió a plasmar una superioridad aplastante que insinúa que llega a la fase decisiva de la temporada en un punto álgido de forma. El equipo muniqués cada vez se siente más cómodo con la figura del Thiago mediapunta, Vidal pisa área con asiduidad y las sinergias entre laterales y extremos llevan semanas engrasándose. En el partido de cuartos de final de la DFB Pokal destacó la figura de Franck Ribéry, que participó en las tres dianas de los locales. El francés recuperó un balón en campo ajeno para asistir a Lewandowski en el 1-0, filtró el penúltimo pase para el delantero polaco en la diana de Thiago y volvió a servir en bandeja el tercer tanto de la noche al ‘9’ bávaro antes de la media hora. La mayoría de jugadas de ataque pasaron por las botas del ex del OM, particularmente activo en el juego y acertado en el desequilibrio individual. Espoleado por la feroz competencia en su demarcación, el extremo galo demostró por enésima vez que aún puede aportar desborde en el Bayern a pesar de que cumplirá 34 años el próximo mes de abril.

El Schalke había mejorado en los últimos meses de la mano de los nuevos matices tácticos de Markus Weinzierl, que ha fiado el éxito de la temporada a los torneos coperos. Penalizado por su pésimo arranque liguero (5 derrotas seguidas), los mineros se convirtieron en un conjunto mucho más fiable a raíz de la introducción de un nuevo esquema, con tres centrales y dos carrileros largos atrás y tres centrocampistas en la medular para dotar a los de Gelsenkirchen de mayor estabilidad. La fórmula funcionó a inicios de febrero en el propio Allianz Arena. Sin embargo, el Schalke no ofreció respuesta alguna al vendaval de fútbol ofensivo del Bayern. A diferencia de lo ocurrido hace unas semanas en la Bundesliga, e incluso de lo visto a inicios de curso en Gelsenkirchen, los muniqueses ahogaron al cuadro visitante con una presión asfixiante en campo contrario. No solo fueron más intensos, sino que se impusieron a base de fútbol: el Bayern tapó todas las líneas de pase de los centrales mineros, cuando atacó cargó el área con muchísimos hombres y, sobre todo, presionó con mucho acierto después de cada pérdida cerca del área de Fährmann. Así el Bayern logró robar muy arriba ante un rival desordenado, lo que terminó condenando al Schalke, demasiado impreciso para superar a los de Ancelotti. Ahora llegan los meses en los que toca reproducir estos mismos principios ante adversarios aún más poderosos.

Ribéry participó en los tres goles. Foto: Focus Images Ltd.
Ribéry participó en los tres goles. Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*