El Borussia Dortmund alza el primer título de la era Tuchel

Head coach Thomas Tuchel of Borussia Dortmund during the UEFA Champions League match at Signal Iduna Park, Dortmund
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
22/11/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-EIB-161122-0056.jpg

A la cuarta fue la vencida. Tras perder las tres últimas finales de la DFB Pokal, el Borussia Dortmund logró quitarse una espina al derrotar al Eintracht de Frankfurt en Berlín. El club gualdinegro alzó su primer gran título desde 2012, cuando conquistó el doblete en el fútbol alemán con Jürgen Klopp en el banquillo, y lo hizo en una final ajustada ante un adversario que también se enfrentaba a sus necesidades históricas. El Eintracht de Frankfurt -campeón de Alemania en 1959, finalista de la Champions en 1960, campeón de la UEFA en 1980 y cuatro veces vencedor del torneo copero- aspiraba a alzar su primer título desde 1988. Los de Niko Kovac opusieron resistencia, igualaron la diana inicial antes del descanso e incluso lamentaron un disparo al poste que pudo adelantar a las águilas en el marcador, pero terminaron sucumbiendo ante la superioridad del Borussia Dortmund en la segunda mitad. La entidad de la capital financiera alemana deberá seguir esperando para romper una sequía que pronto alcanzará los 30 años.

Eintracht Frankfurt 1 (Rebic 29′)
Borussia Dortmund 2 (Dembélé 8′, Aubameyang 67′)

Borussia Dortmund vs Eintracht Frankfurt - Football tactics and formations

El Borussia Dortmund salió a la final con la compostura propia de un equipo acostumbrado a disputar encuentros de estas características. Los de Tuchel saltaron al terreno de juego con la certeza de quien se sabe favorito, con la determinación de que si aplicaban su libreto iban a doblegar al conjunto francfortés, y se aprovecharon de un rival dubitativo, superado por las circunstancias. El Dortmund agarró el balón y lo empezó a mover a alta velocidad, atacando con vértigo. Con un ritmo intenso, contagiado por el rugir de ambas hinchadas, los gualdinegros abrieron varios resquicios en el muro del Eintracht y muy pronto Dembélé adelantó a los de Tuchel. Apareció Reus cerca del círculo central para activar a Piszczek con un preciso cambio de orientación, el polaco atrajo a Oczipka y luego soltó el esférico para Dembélé, que fintó con disparar con la derecha para dejar en el suelo a Jesús Vallejo y fusilar a Hradecky con la zurda. Un gol simple que reflejaba el buen inicio del Borussia Dortmund, que alineó de inicio a Matthias Ginter en la medular y liberó al ex del Stade Rennais para que hiciese daño con sus permanentes caídas a la banda derecha.

La superioridad del elenco favorito duró un cuarto de hora. Se le hizo eterno al Eintracht de Frankfurt, aunque poco a poco el dominio del Dortmund se fue diluyendo. El choque perdió ritmo y los de Kovac dejaron de sentirse asfixiados. Las águilas empezaron a combinar, rehuyeron de los balonazos largos que facilitaron las labores defensivas de la zaga del BVB y poco a poco emergieron las mejores individualidades del Eintracht. El equipo creció de la mano de Mijat Gacinovic. Con su dinamismo, el centrocampista serbio empezó a agitar el choque a la mínima que los suyos se hicieron con el control del esférico, y empezó a activar a varios de los atacantes con buenas asistencias. En una de ellas encontró a Chandler, que creó bastantes problemas apareciendo por sorpresa a la espalda de Guerreiro, y en otra filtró un pase de gol a Ante Rebic, el otro gran nombre propio del primer tiempo en el Eintracht. El croata hizo daño al Borussia Dortmund con sus movimientos por el perfil izquierdo. Empezó con más ganas que acierto, pero a base de insistencia estiró al Eintracht e intimidó a la zaga borusser, más centrada en neutralizar a Seferovic o Marco Fabián, que firmaron actuaciones discretas. Además, Rebic anotó el empate al aprovecharse de una acción en la que la defensa del Dortmund se mostró muy poco contundente y habilitó a Seferovic en la jugada que pudo suponer el 1-2 de no haber disparado el helvético a la madera antes del descanso.

Niko Kovac, manager of Eintracht Frankfurt during the Bundesliga match at Veltins-Arena, Gelsenkirchen Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 27/01/2017 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-170128-1013.jpg
Niko Kovac, entrenador del Eintracht de Frankfurt. Foto: Focus Images Ltd.

Al declive futbolístico del primer tiempo, se unió otra mala noticia para los intereses del Borussia Dortmund. Marco Reus acabó la primera parte lesionado, tras jugar los minutos previos al descanso sensiblemente tocado. Entre una cosa y la otra, Thomas Tuchel aprovechó el entretiempo para agitar al equipo con una doble sustitución: Pulisic y Gonzalo Castro reemplazaron al propio Reus y a Schmelzer, que jugó el primer tiempo como central zurdo. De este modo, Ginter regresó al eje de la zaga y Castro aportó mayor empaque a la medular del Borussia Dortmund, que recuperó la energía de los primeros compases del encuentro.

Borussia Dortmund vs Eintracht Frankfurt - Football tactics and formations

Respondió a este movimiento Niko Kovac introduciendo al lateral izquierdo israelí Taleb Tawatha. El técnico croata sustituyó a un Slobodan Medojevic que disputaba su primer partido oficial desde el 12 de marzo de 2016. Tras más de un año parado, el serbio fue titular por sorpresa en la final copera a pesar de su falta de ritmo competitivo debido a la cantidad de bajas que acumulaba el Eintracht en la medular. Con esta sustitución, Kovac apuntaló el carril central y frenó la tendencia positiva del BVB. Además, sumó mayor presencia ofensiva en el flanco izquierdo.

Borussia Dortmund vs Eintracht Frankfurt - Football tactics and formations

El segundo tiempo deparó un panorama más abierto para ambos conjuntos. El Borussia Dortmund atacó con un poco más de orden, y Pulisic amplió el abanico de amenazas en tres cuartos. Sin embargo, la diferencia más destacada respecto a la primera mitad fue la aportación ofensiva de Raphaël Guerreiro. El portugués jugó todo el partido pegado a la banda izquierda y se soltó tras el descanso, con constantes incursiones en el frente de ataque. El luso desequilibró partiendo desde una posición lejana al área defendida por Hradecky, eliminando rivales gracias a sus conducciones y tirando paredes con Pulisic y Kagawa. El Dortmund acumuló a varios efectivos por el perfil zurdo y desbordó con relativa suficiencia el engranaje defensivo de Kovac por ese flanco. De hecho, así el Borussia Dortmund provocó el penalty del 1-2, en una jugada en la que Guerreiro filtró un buen pase para Pulisic, que llegó antes que el portero del Eintracht a un balón dividido. Aubameyang aprovechó que Hradecky se venció antes de tiempo para homenajear a Antonín Panenka.

Pierre-Emerick Aubameyang of Borussia Dortmund during the UEFA Champions League match at Stade Louis II, Monaco Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 19/04/2017 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-170420-0084.jpg
Pierre-Emerick Aubameyang marcó el 1-2. Foto: Focus Images Ltd.

Esta vez el Borussia Dortmund no desaprovecharía la ventaja, aunque tampoco logró rematar al Eintracht antes del pitido final. Aubameyang disparó a la cruceta en la ocasión más clara de los de Tuchel, que desaprovecharon varios contragolpes para firmar la rúbrica. Las águilas acumularon efectivos cerca del área de Bürki, pero les faltó mayor clarividencia en campo rival para forzar la prórroga. El estrecho margen del electrónico les permitió soñar, pero tanto Rebic como Gacinovic se apagaron con el paso de los minutos. El empuje del tanque Alex Meier y la fina zurda de Danny Blum obligaron al Dortmund a recular y achicar agua, pero Bürki apenas se vio obligado a emplearse en situaciones de verdadero peligro.

La consecución de la DFB Pokal en la cuarta final consecutiva del Borussia Dortmund, que había perdido las tres anteriores, supone el primer título de Thomas Tuchel como entrenador. En una temporada complicada para la entidad gualdinegra, lejos de su objetivo en la Bundesliga y eliminado por el Mónaco en una eliminatoria de Champions condicionada por el ataque al autobús del equipo antes del choque de ida, la Copa alemana permite cerrar el curso con un regusto dulce a una plantilla joven, con muchísimo margen de mejora en el apartado individual más allá de los movimientos que se produzcan en el mercado de fichajes.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*