La fiesta del Magdeburgo

Magdeburgo - Dani de la Cuesta

El FC Magdeburg fue un club gigantesco en su momento en la República Democrática Alemana. Campeón de la liga de la RDA en tres ocasiones, el conjunto teutón llegó a disputar una final continental. No solo disputó la final de la Recopa de 1974 en Rotterdam, sino que la ganó ante un Milan que por aquel entonces ya era doble campeón de la Copa de Europa y al que dirigía un jovencísimo Giovanni Trapattoni. Mucho han cambiado los tiempos desde entonces, pues con la reunificación alemana el Magdeburgo dejó de ser una potencia del fútbol en el lado oriental del país teutón, el único equipo de la RDA que alzó títulos continentales, para deambular por sus niveles intermedios, perdido en las categorías más bajas. Alejado del fútbol profesional en los últimos 25 años, el Magdeburgo ha orquestado un proyecto que ilusiona a una ciudad con más de 200.000 habitantes.

El Magdeburgo ganó la Recopa en 1974. Foto: Dani de la Cuesta.
El Magdeburgo ganó la Recopa en 1974. Foto: Dani de la Cuesta.

Esta semana el Magdeburgo será noticia gracias a la DFB Pokal. La segunda ronda de la Copa alemana ha emparejado al conjunto blanquiazul, que ahora milita en la tercera división, con el líder de la Bundesliga, el Borussia Dortmund. En el primer turno del torneo el Magdeburgo ya eliminó a un conjunto de la élite alemana, el Augsburgo, como ya hizo también en 2014. Sin embargo, al equipo oriental le falta un nuevo golpe sobre la mesa para ser algo más que ese equipo que dio la sorpresa en el primer partido del curso, ese equipo que sorprendió al gigante cuando sus futbolistas aún lucían el bronceado de sus vacaciones. Le falta llegar vivo al mes de noviembre o diciembre para convertirse en un tema de conversación recurrente, en una entidad que traspasa fronteras, como logró el año pasado el Sportfreunde Lotte, también del tercer peldaño alemán. Por ejemplo, en 2014, tras eliminar al Augsburgo, el Magdeburgo se quedó a una tanda de penaltis de cargarse al Bayer Leverkusen en la segunda ronda, en un choque en el que jugaron con un hombre más durante cuarenta minutos. Algo similar ocurrió en la última temporada, cuando el Eintracht de Frankfurt, con 10, sobrevivió a su visita a la antigua RDA y se impuso en los lanzamientos desde los once metros. En los últimos cursos el Magdeburgo ha sido un rival duro de roer y un buen partido ante el Borussia Dortmund es un escaparate inigualable para rememorar el pasado glorioso de la entidad.

El Borussia Dortmund de Peter Bosz se estrenará en la DFB Pokal contra un equipo de la sexta división. Foto: Focus Images Ltd.
El Borussia Dortmund de Peter Bosz visitará al Magdeburgo. Foto: Focus Images Ltd.

Por ahora, el Magdeburgo aspira a convertirse en una de las revelaciones de la Copa alemana. Ya no solo porque el Borussia Dortmund pasa por un bache de forma tras los recientes tropiezos ante Leipzig, APOEL y Eintracht de Frankfurt, sino porque también el propio Magdeburgo atraviesa uno de los mejores momentos en las últimas dos décadas. El equipo del este de Alemania ocupa puestos de ascenso en la 3.Bundesliga, en lo que supone el sueño del club para regresar al fútbol profesional en una época en la que los equipos del territorio de la antigua República Democrática Alemana ganan peso en las dos principales categorías del balompié alemán. Ya no solo encontramos al RB Leipzig en la Bundesliga, sino que el Magdeburgo aspira a unirse a Erzgebirge Aue y Dynamo Dresden en el segundo peldaño. Una situación sensiblemente mejor a la de hace varias temporadas.

“Espero un partido muy intenso. Es el segundo de la tercera división contra el líder de primera, pero el Magdeburgo es un equipo que siempre juega con mucha energía. Me han comentado cómo son este tipo de partidos, pero mi experiencia me dice que estos partidos hay que vivirlos. Me puedo hacer una idea de cómo será porque en cierta medida lo viví desde el otro lado cuando jugaba en el Hansa Rostock, pero creo que hay que experimentarlo mañana”. Peter Bosz, entrenador del Borussia Dortmund.

“Nadie espera nada de nosotros, así que intentaremos disfrutar del partido. Estará el estadio lleno y esperamos canalizar esta energía”, Jens Härtel, entrenador del Magdeburgo.

El curso pasado la posibilidad de disputar el play-off de ascenso con el 1860 Munich se diluyó en las cuatro últimas jornadas del campeonato liguero. En el momento decisivo, el Magdeburgo pinchó y cosechó tres empates que Jahn Regensburg y Holstein Kiel supieron aprovechar. Ahora ellos juegan en Segunda, mientras al equipo blanquiazul le toca iniciar de nuevo la pelea por el ascenso. Uno de los pilares del renacimiento de esta entidad es el entrenador Jens Härtel, un chico de apenas 20 años cuando cayó el Muro de Berlín. Hizo carrera principalmente en el Union de la capital alemana y ha ido quemando etapas como entrenador en categorías alejadas de la élite. En 2014, tras dirgir al equipo juvenil del RB Leipzig, Härtel asumió las riendas del Magdeburgo en la cuarta división. En su primera temporada subió al equipo a Tercera. Luego quedó cuarto, lejos a nivel de puntuación del ascenso directo. Mejoró sus cifras el curso pasado, en el que ganó más partidos, pero aun así el ascenso se le resiste a un técnico que ha mejorado las prestaciones de una institución histórica. En todo este proceso han sido vitales el portero Jan Glinker, con pasado en el Union Berlín en 2.Bundesliga, y los goles de Christian Beck, con cifras que rondan la veintena de tantos por temporada. Ambos se mantienen en el equipo respecto al bloque que se encontró Härtel en el cuarto peldaño del fútbol alemán. El canadiense André Hainault, con más de 100 partidos en la MLS con Houston Dynamo, y el ex del Utrecht Andreas Ludwig, que también jugó un puñado de encuentros con el Hoffenheim en Bundesliga, son otros de los nombres más reconocibles en un conjunto que intentará dar la sorpresa ante el Borussia Dortmund de Peter Bosz. “Siempre existe una posibilidad”, suspiró el técnico Härtel en la rueda de prensa previa al partido, cuando le preguntaron si creía en las opciones de sus jugadores. Siempre se lo pueden preguntar a los campeones de la Recopa de 1974.

Se espera un lleno absoluto en el estadio del Magdeburgo. Foto: Dani de la Cuesta.
Se espera un lleno absoluto en el estadio del Magdeburgo. Foto: Dani de la Cuesta.
Foto de portada: Dani de la Cuesta.

Related posts

5 comments

Espero el ascenso del Dresden a primera desde hace años, ya están en segunda, la temporada pasada estuvieron peleando hasta un partido con Stuttgart que les remontaron para empatar 3-3, de allí en adelante se cayeron y esta temporada andan lejos. Ojala esta vez el Magdeburg logré la gesta, y en próximas temporadas el Hansa del cual es el único que recuerdo haberlos visto en primera división si no mal recuerdo.

Deja un comentario

*