Arp clasifica a Alemania en el último suspiro

Arp celebra el gol de la victoria en los cuartos de final.

La mejor definición del Alemania-Países Bajos la dio el jefe de prensa de la selección teutona en petit comité al término del partido: “La segunda parte ha sido una publicidad maravillosa para el fútbol juvenil”. Alemania remontó en la recta final del partido un encuentro abierto, con alternativas, en el que ambos equipos mostraron varias de sus mejores virtudes y derrocharon absolutamente todo lo que tenían sobre el césped para intentar alcanzar las semifinales y, en consecuencia, el Mundial sub-17 que se disputará en India el próximo otoño. En un choque que se acabó decantando desde el apartado emocional, Alemania terminó mostrando mayor contundencia en el área y un gol de Jann-Fiete Arp en el minuto 79 evitó una tanda de penaltis que parecía inminente para la decepción del cuadro neerlandés. A su seleccionador, Kees van Wonderen, no le quedaba nada más que lamentar la oportunidad perdida. Solo hizo falta escuchar su primer comentario en zona mixta: “¿Conoces la frase de Gary Lineker?”

Alemania 2 (Abouchabaka 66′, Arp 79′)
Países Bajos 1 (Aboukhlal 40′)

Kees van Wonderen, seleccionador neerlandés.
Kees van Wonderen, seleccionador neerlandés.

La desesperación del técnico neerlandés era la propia de un entrenador que es consciente de que realizar el mejor partido del campeonato no basta para alcanzar las semifinales. Alemania salió al partido mal y de ello se aprovechó la selección oranje, con las ideas más claras. Hizo daño con los extremos, Juan Familio-Castillo en la izquierda y Mohamed Mallahi en la derecha, que atacaron sin piedad a la espalda de los laterales teutones, dos futbolistas asiduos en las excursiones ofensivas. Encontró espacios en esas zonas el país neerlandés y luego también anduvo particularmente fino el punta, Zakaria Aboukhlal, un futbolista muy dinámico pero en general con poco instinto anotador. Aboukhlal firmó su mejor actuación en el torneo, con fantásticos toques de primera que habilitaron a sus compañeros y activaron a los extremos. De esta manera, los Países Bajos dispusieron de buenas oportunidades para adelantarse -sobre todo en centros laterales- hasta que llegó el 0-1 en la última jugada del primer tiempo. Aboukhlal bajó un balón largo y descargó para que el segundo punta jugara de cara; así Ladan filtró un buen pase para la carrera de Familio-Castillo en la banda izquierda y Aboukhlal siguió la jugada para rematar de primeras al fondo de la red. Un gol académico.

Aboukhlal adelantó a los Países Bajos justo antes del descanso.
Aboukhlal adelantó a los Países Bajos justo antes del descanso.

La victoria parcial de los Países Bajos no solo era justa por su buen desempeño ofensivo, sino que también se justificó por su fantástico trabajo en la retaguardia en los primeros 40 minutos. Alemania generó varias oportunidades claras, pero la zaga se mantuvo firme en los momentos más complicados para despejar el peligro. Así Michtel Bakker salvó un gol cantado de Arp y Kik Pierie neutralizó prácticamente por completo al eléctrico extremo derecho de Alemania, John Yeboah. Sufrió más la Oranje cuando los teutones atacaron por la izquierda, donde la profundidad de Dennis Jastrzembski causó bastantes problemas.

Jastrzembski completó un buen partido en la banda izquierda.
Jastrzembski completó un buen partido en la banda izquierda.

Precisamente sería por la banda de Jastrzembski por donde Alemania igualaría el marcador en la segunda parte. Los Países Bajos desaprovecharon dos ocasiones muy claras para ampliar la diferencia en el arranque del segundo tiempo y poco a poco la insistencia teutona empujó a los neerlandeses hacia su propia portería. Avisó en varias oportunidades, hasta que en un centro del futbolista de origen polaco puso un centro en el que Bakker se mostró muy poco contundente y regaló un remate franco a Abouchabaka tras un mal despeje. Fue suficiente para que Alemania diera el toque de corneta, atacara con muchísimos más efectivos hasta acosar a los neerlandeses y encontrar el gol sobre la bocina, en una acción a balón parado en la que la pelota cayó al hombre más indicado, el goleador de la selección alemana. En el punto de penalti, Arp no perdonó su ocasión para maquillar su discreto partido a título individual y clasificar a Alemania para las semifinales. Como en 2016, le tocará medirse a España.

Arp dispara a portería en la acción del 2-1.
Así marcó Arp el 2-1.
Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

2 comments

Hola Tomás,

Me llama bastante la atención el nombre del extremo holandés. Juan Familio-Castillo. Obviamente no es un nombre neerlandés, El jugador es de raíces hispanas ¿no?

Deja un comentario

*