Las claves de la generación española del 2000 campeona del Europeo sub-17

España sub17 Marcadorint

España de proclamó campeona del Europeo sub-17 tras nueve años de sequía en una noche épica contra Inglaterra. Los chicos del 2000, dirigidos por Santi Denia, rompieron varias barreras que se llevaban resistiendo en esta categoría en los últimos años: clasificaron a España para el Mundial ocho años después, ganaron dos tandas de penaltis -así cayó eliminada España en 2015 y 2016- y por supuesto se llevaron el oro a casa. La generación del 2000 ha demostrado ser un bloque sólido defensivamente, cada vez más solidario a medida que avanzaba el torneo, y al mismo tiempo con chispas de brillantez en el frente ofensivo. En ataque, España contó con un variado arsenal de armas que le permitieron reponerse a situaciones de todos los colores hasta alzarse con el título. Al fin y al cabo, una selección completa y equilibrada en todas sus líneas, sobre todo después de los ajustes de Santi Denia tras la primera jornada de campeonato. Por el camino, superaron a Portugal, Turquía, Croacia, Italia, Francia, Alemania e Inglaterra.

Espana sub17 - Football tactics and formations
Once tipo de la selección española campeona del Europeo sub-17 de 2017.

En la portería, Álvaro Fernández ha sido el elegido por Denia. El guardameta del Málaga ha aparecido en varios momentos determinantes, manteniendo a España con vida en fases claves ante Francia y Alemania en las rondas eliminatorias e intimidando a los delanteros en las tandas de penaltis de la semifinal y la final. Bastante seguro por alto, donde a menudo asegura con despejes de puños para no quedarse nunca a media salida, también ha dejado muestras de su calidad con los pies: orienta bien los envíos largos y no se pone nervioso a la hora de ejecutar maniobras complicadas bajo la presión de la delantera. 

Álvaro Fernández despeja con los puños en el partido contra Italia.
Álvaro Fernández despeja con los puños en el partido contra Italia.

El trabajo de la línea defensiva también ha hecho más llevadero el torneo de Álvaro Fernández. La pareja de centrales, formada por Víctor Chust y Hugo Guillamón, ha ido a más con el paso de los partidos. Ambos se complementan bien, y han neutralizado la influencia de buenos delanteros como Pellegri, Arp, Brewster e incluso Gouiri, que marcó pero llevó menos peligro que en los choques anteriores. Guillamón a menudo ordena a sus compañeros (lució el brazalete de capitán ante Croacia, cuando descansó Abel). Por otra parte, Chust se animó a salir con el balón controlado en varias fases del torneo, sobre todo ante Inglaterra. Aunque quienes a menudo trasladaron la pelota a campo rival fueron los laterales. Mateu Morey y Juan Miranda confeccionaron una de parejas de laterales más ofensivas que se recuerdan en la categoría. Con muchísimo peso en el juego ofensivo, Morey sorprendió a menudo con irrupciones por el carril central, mientras Miranda mayoritariamente jugó más cerca de la línea de banda. Defensivamente su rol ofensivo entrañaba riesgos, pues su espalda quedaba descubierta en ocasiones en caso de pérdida, pero no supusieron una debilidad en este aspecto. Fueron una de las claves del triunfo y Morey incluso marcó tres goles apareciendo por sorpresa en el área rival, curiosamente rematando siempre con la pierna izquierda.

Chust y Mateu Morey celebran uno de los goles del lateral diestro del Barça.
Chust y Mateu Morey celebran uno de los goles del lateral diestro del Barça.

Para paliar las posibles contrapartidas de los laterales fue vital el rol del doble pivote. Ante Turquía empezaron jugando Moha y Antonio Blanco, pero pronto fue Jandro Orellana quien pasó a formar en el centro del campo con Blanco. Así, España contó con dos futbolistas de buen pie y criterio en la distribución, pero que generalmente mantenían la posición para dotar de equilibrio al bloque español, sobre todo en la faceta defensiva. En este aspecto destacó Orellana, omnipresente a la hora de barrer el juego en la medular. El entendimiento entre el culé y el madridista también fue importante para rebajar las pulsaciones de los partidos más complicados y someter a los contrincantes mediante el control del esférico.

Jandro Orellana entró para jugar de inicio contra Italia y ya no salió de la alineación de España.
Jandro Orellana entró para jugar de inicio contra Italia y ya no salió de la alineación de España.

Con el cambio en el doble pivote, Moha adelantó unos metros su posición y pasó a jugar en la mediapunta. En esa zona, el centrocampista del Real Madrid brilló por su despliegue físico. Incansable en la presión, anuló a menudo al encargado de distribuir el juego en los rivales de la selección española y se multiplicó en las ayudas. Si alguien se descolgaba o no llegaba a tiempo a defender tras un largo esfuerzo ofensivo, aparecía Moha para cerrar y compensar al equipo. Cuando España atacaba se mostró muy dinámico y móvil, lo que convirtió al 8 en una pieza difícil de marcar porque a menudo se juntaba con en una banda con el extremo, el lateral y Abel Ruiz para generar superioridades. Fue a más a nivel de precisión en la asociación en espacios reducidos, aunque esta no pareció una de las mejores virtudes de Moha. 

Moha adelantó su posición con el avance del torneo.
Moha adelantó su posición con el avance del torneo.

El cambio de posición de Moha repercutió en la posición de Sergio Gómez. Segundo punta en el debut, choque en el que firmó una actuación rutilante, le tocó sacrificarse en la banda izquierda para que España ganara solidez por dentro. Trabajó a destajo en el apartado defensivo en el flanco, algo que limitó su radio de acción en ataque, pero siempre mostró veneno en sus toques en campo rival. Alternó choques en los que Denia le pidió pegarse a la línea de banda para que España estirara al rival en el eje horizontal con partidos que le exigieron participar por dentro. Cuando los encuentros se complicaban, pasaba a jugar los últimos 20 minutos como segundo punta. En varias oportunidades se filtró con sigilo con movimientos de ruptura a la espalda de los defensas rivales. A nivel anotador, Gómez cerró el torneo con tres goles (ante Turquía, Italia y Francia).

Sergio Gómez celebra el pase a la final tras ganar a Alemania
Sergio Gómez celebra el pase a la final tras ganar a Alemania

En la banda derecha, Ferran Torres actuó como un extremo más clásico. Pegado a la línea de banda, encaró, desbordó y centró mucho. Fue uno de los focos de desequilibrio de la selección española, sobre todo con una descomunal primera mitad frente a Inglaterra. Aun así, Ferran también aportó al equipo en otros ámbitos: su altura, superior a la que parece a primera vista, le permitió ganar duelos aéreos ante los laterales; fue solidario en defensa; y entendió cuándo ciertas jugadas le exigían participar por dentro y combinar de primeras. Así dibujó varias jugadas de fantasía con Mateu Morey y Abel Ruiz.

Ferran Torres fue un jugador importante para España en el extremo derecho.
Ferran Torres fue un jugador importante para España en el extremo derecho.

Precisamente Abel Ruiz fue el titular indiscutible en la delantera de España. Capitán y jugador más curtido del equipo tras ser una pieza importante ya el año pasado en el Europeo sub-17 de Azerbaiyán, aportó experiencia y serenidad en el frente ofensivo. Y, sobre todo, un abanico infinito de movimientos sin el balón: apoyos, caídas a banda y rupturas de todos los colores. Incluso trabajó sin el esférico para incomodar a los adversarios en la salida de balón desde atrás. Aunque sus cifras en este Europeo no fueron tan escandalosas como las de Arp o Gouiri, Abel Ruiz sumó muchísimo a nivel de juego, proponiendo siempre soluciones a España cuando surgían los problemas y sacando petróleo de casi cualquier jugada, por aislado que estuviese. Demostró estar preparado para chocar con los centrales de su edad.

Los movimientos de Abel Ruiz crearon muchos problemas en las defensas rivales.
Los movimientos de Abel Ruiz crearon muchos problemas en las defensas rivales.

La aportación de los suplentes también fue relevante. Sobre todo la del eléctrico extremo José Alonso Lara, un clásico para agitar los partidos en las segundas partes. Menudo pero habilidoso, provocó tres penaltis y revitalizó el ataque de España a menudo. Unas virtudes que contrastan con el orden y la sobriedad del mediocentro del Albacete, Álvaro García, hombre de refresco para el doble pivote y fiable en el apartado defensivo por su buena lectura y acertado en el toque con su zurda. Se perdió la final por lesión, y entró en la convocatoria Carlos Beitia, que participó ante Inglaterra para ejercer de tapón en la medular. 

Menor fue la incidencia de Moha Ramos (portero suplente, jugó ante Croacia en un partido en el que los ajedrezados llegaron poco), Víctor Gómez (lateral derecho correoso que puede actuar en ambos perfiles, fue titular en la primera jornada por la sanción de Miranda y en la tercera para dar descanso a Morey), Eric Garcia (central de repuesto, un año menor que el resto, titular ante Croacia, donde mostró una más que interesante capacidad para salir en conducción desde atrás) y César Gelabert (extremo titular ante Croacia). No jugó más que ellos Nacho Díaz, delantero del Villarreal, pero a pesar de sus pocos minutos respondió en el momento decisivo y salió al rescate de la selección española cuando más se le necesitaba. El jienense esperó su oportunidad y la aprovechó en el tiempo de descuento ante Inglaterra para llevar la final a la tanda de penaltis en una de las imágenes del campeonato. En un momento u otro del campeonato, los 19 jugadores que confeccionaron la plantilla de España tuvieron la oportunidad de aportar su granito de arena en la consecución del título.

En menos de cinco meses, la generación del 2000 competirá en el Mundial sub-17 de India. El día 7 de julio se realizará el sorteo de la fase de grupos del que en octubre será el último gran torneo de categorías inferiores que quedará por celebrarse.

Aaa
De izquierda a derecha: Víctor Gómez, Eric Garcia, César Gelabert, Nacho Díaz, José Alonso Lara y Carlos Beitia.
Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*