España repite en la final del Europeo sub-17

Hugo Guillamón España sub17 MarcadorInt

España disputará por segundo año consecutivo la final del Europeo sub-17 tras derrotar a Alemania, como ya ocurrió en la última edición del torneo en Azerbaiyán. En un choque igualado, con oportunidades repartidas para ambos bandos y mucho respeto para no cometer errores que marcaran la diferencia, Alemania y España alternaron fases de dominio con la posesión de balón para intentar someter a su adversario. Se acercó más al gol la selección de Santi Denia, que puso a prueba al portero Plogmann en varias ocasiones y envió un penalty a la madera, pero también Alemania dispuso de dos o tres ocasiones muy claras para adelantarse antes de la tanda. La generación del 2000 está superando los fantasmas que en las últimas temporadas han asomado la cabeza en los campeonatos nacionales. Tras romper una racha de ocho años sin alcanzar un Mundial sub-17, la selección española se quitó otra espina ante Alemania en Varazdin al ganar una tanda de penaltis. Perdió dos en 2015 y otras dos en 2016, incluida la de la final.

España 0 (4p)
Alemania 0 (2p)

Espana sub17 vs Alemania - Football tactics and formations

Los primeros 20 minutos de partido los dominó Alemania, que arrancó con el control del balón. Los teutones quisieron llevar la iniciativa y obligaron a España a correr detrás de la pelota más de lo que le hubiese gustado al equipo de Santi Denia. Al inicio los alemanes se mostraron imprecisos en algunos envíos fáciles, pero fueron afinando la precisión de sus pases y con largas posesiones los de Wück hundieron las líneas de España, que debía defender relativamente cerca del área de Álvaro Fernández. Aun así, España se defendió bastante bien y prácticamente no mostró resquicios en su retaguardia, que solo parecía abrirse cuando Alemania juntaba a muchos efectivos en el perfil izquierdo antes de cambiar la dirección de la jugada hacia la banda derecha.

Álvaro Fernández detuvo un penalty en la tanda.
Álvaro Fernández detuvo un penalty en la tanda.
Sin embargo, España supo neutralizar bastante bien los focos de peligro del equipo teutón. Los centrales ataron en corto al pichichi alemán, Jann-Fiete Arp, y entre los centrocampistas y el trabajo del lateral zurdo Juan Miranda el extremo diestro John Yeboah pasó absolutamente desapercibido tras ser uno de los regateadores más devastadores del campeonato. En cambio, sí que hizo daño en varias ocasiones Jastrzembski atacando los espacios, y también Elias Abouchabaka. El 10, en la mediapunta, fue el catalizador de todas las jugadas de peligro de Alemania: bajaba a recibir, se giraba, disparaba de lejos, filtraba pases… Si el balón no pasaba por sus pies, Alemania no aceleraba la circulación en el último tercio.

Con el paso del reloj España fue ajustando las marcas en la medular y se hizo con el esférico. Poco a poco los de Denia juntaron pases en campo propio y fueron avanzando con posesiones algo más largas que frenaron el ímpetu inicial de Alemania. Así, la selección española llevó el cuero a campo rival y generó las primeras ocasiones. Avisó en dos jugadas casi seguidas: una en la que Morey sorprendió apareciendo por dentro en la acción posterior a un saque de banda -un remate franco despejado por Ludewig- y una segunda en la que una rápida combinación dejó a Abel Ruiz en buena disposición para rematar a portería, aunque su tiro se marchó cruzado. Creció el protagonismo de los centrocampistas -dejó Antonio Blanco muy buenos toques en la primera mitad- y le tocó recular a Alemania, que había introducido dos novedades en la zaga. Entró Alexander Nitzl en el lateral izquierdo para fortalecer esa zona ante Ferran Torres, al que vigiló de forma particularmente pegajosa en la primera media hora, y también Domink Becker sustituyó al sancionado Boller en el eje de la zaga. Cabe reseñar este último movimiento porque Becker firmó una primera mitad de fantástico nivel, dando los primeros pases de la posesión y mostrándose muy rápido en las correcciones y anticipaciones para defender a campo abierto.

Nitzl.
Nitzl entró para marcar a Ferran Torres.
En la segunda mitad, Alemania enlazó varias jugadas de peligro en los primeros minutos. Creció el peso de Elias Abouchabaka, que se ofreció entre líneas para desatascar el encuentro y se animó con un par de disparos lejanos que inquietaron a la zaga española, y luego Jastrzembski desaprovechó un contragolpe originado por una pérdida de Miranda en un pase horizontal arriesgado en campo propio. La selección española parecía acusar la fatiga de la acumulación de partidos, pues cada vez le costaba más recuperar la posición. Aun así, el doble pivote mantuvo la estabilidad en el centro del campo y Moha anduvo incomensurable en el trabajo defensivo, acompañando a Abel Ruiz en la presión y multiplicándose en las ayudas defensivas cuando un compañero no llegaba a tiempo en el retorno defensivo.

Los jugadores de Alemania lamentan la ocasión fallada por Jastrzembski.
Los jugadores de Alemania lamentan la ocasión fallada por Jastrzembski en el minuto 50.
Aunque cuando España se serenó con el esférico acabó sometiendo al cuadro alemán. Sobre todo en los últimos 20 minutos, en los que los de Denia subieron una marcha más el encuentro con la introducción de José Alonso Lara en la banda izquierda, que permitió a Sergio Gómez centrar su posición y participar más en el juego. Así, a los buenos movimientos de Abel Ruiz se sumó la electricidad del extremo sevillista en la banda izquierda, que convirtió lo que quedaba de partido en una pesadilla par Kilian Ludewig, que hasta entonces había firmado una actuación notable. El partido derivó en un acoso en el que Plogmann evitó un par de goles con paradas de mérito y Lara provocó el penalty (el tercero que genera en los ratos que ha jugado) que luego Abel Ruiz mandaría a la madera. España encerró a Alemania en su propio campo, atacando con muchos efectivos, lanzando a los laterales arriba y robando el esférico prácticamente de inmediato, muy lejos del arco de Álvaro Fernández. Del minuto 60 al 75, Alemania prácticamente no salió de su mitad de cancha.

Lara provocó el penalty.
Lara provocó el penalty.
Sin embargo, el arreón español fue repelido por la zaga alemana y el choque se decidió en la primera tanda de penaltis masculina del nuevo formato que está poniendo a prueba la UEFA. Y por segundo año consecutivo, España apeó a Alemania del Europeo sub-17 en las semifinales. Esta vez el último obstáculo será la selección inglesa de Jadon Sancho, en la reedición de la final de 2010. Entonces jugaba Josh McEachran en los ingleses. Este año ha cogido el testigo su hermano, George.

Los jugadores de España celebran la victoria tras el partido.
Los jugadores de España celebran la victoria tras el partido.
Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*