España regresa a un Mundial sub-17 ocho años después tras una exhibición contra Francia

equipo-final-celebra-espana-sub17

Con una exhibición de personalidad descomunal, España se clasificó para el Mundial sub-17 remontando un partido complicadísimo contra Francia. Como ya hiciese el equipo de Santi Denia en el debut contra Turquía, la selección española se supo reponer tras un inicio difícil en el que el adversario transformó la primera oportunidad que generó y revirtió la situación mediante la mejor respuesta posible: el control del balón. España domó al elenco francés anestesiándolo con posesiones largas que movían a los galos de lado a lado y luego los rajó con un arma que de momento nadie ha podido frenar: las incorporaciones de los laterales por los carriles interiores. El premio al buen hacer español es doble, pues no solo ha certificado el pase a las semifinales del torneo, sino que regresará a un Mundial sub-17 tras ocho años de ausencia. Las últimas tres generaciones no pudieron disfrutar de esta experiencia.

España 3 (Morey 17′, Abel Ruiz 35′, Sergio Gómez 56′)
Francia 1 (Gouiri 9′)

Espana sub17 vs Francia - Football tactics and formations

España sub-17 disputará el Mundial de India.
España sub-17 disputará el Mundial en la India.

La selección española arrancó el partido con buenas sensaciones, imponiendo su discurso. El objetivo de los de Denia era claro: desconectar a los atacantes franceses mediante la posesión, defenderse con el balón para que la calidad de los Abel Ruiz, Ferran Torres, Sergio Gómez y compañía terminara marcando la diferencia en tres cuartos. Así logró que Francia persiguiera el esférico en los compases iniciales, con una cadena de pases larga y segura aunque a veces carente de peligro. Sin embargo, el plan pronto se rompió. España perdió un par de balones casi seguidos en el centro del campo y en la primera que tuvo Francia emergió su goleador, Amine Gouiri, para castigar con un contragolpe letal. El delantero galo apenas necesita la ayuda de los compañeros para sacarse una diana de la chistera y lo volvió a demostrar con un cambio de ritmo que sirvió para quebrar a Víctor Chust y la posterior definición por el primer palo que sorprendió a Álvaro Fernández.

Gouiri adelantó a Francia en un contragolpe.
Gouiri adelantó a Francia en un contragolpe.

El 0-1 garantizaba a Francia un escenario propicio para exhibir la velocidad de sus puntas y castigar de nuevo a España con más contragolpes, pero la selección española aprendió de sus errores y apenas volvió a perder el esférico en zonas delicadas. Persistieron los de Santi Denia en mover la pelota de un lado a otro para remover a los franceses, que concedían demasiados metros en el espacio entre central y lateral en ambas bandas. Ferran Torres y Sergio Gómez se abrían a los flancos y eso atrajo a los laterales galos, que quedaban muy lejos de los centrales, fijados por Abel Ruiz. Así, tanto el delantero del Barcelona como Moha, que brilló en la mediapunta, insistieron en castigar esas zonas intermedias. Mucho mejor colocados, más intensos en la presión y con la determinación de que hacían lo correcto, España se instaló en campo rival con asiduidad y ganó todos los balones divididos ante una selección de superior físico como la gala.

Mateu Morey igualó el partido con una buena jugada personal.
Mateu Morey igualó el partido con una buena jugada personal.

De esta manera Francia se empezó a resquebrajar en la retaguardia, y los laterales españoles asestaron el golpe definitivo. Primero fue Mateu Morey quien sorprendió con su enésima incorporación al ataque, una vez más arrancando como lateral y terminando la jugada en zonas interiores, para deshacerse de varios rivales y luego definir con la zurda al palo largo. Unos minutos más tarde sería Juan Miranda quien protagonizaría una acción similar por la banda izquierda que provocó el penalti de Maxence Lacroix, hasta entonces el mejor central de los galos a la hora de corregir las situaciones de peligro que el fútbol español empezaba a generar. Abel Ruiz anotó el penalty y se convirtió en el máximo anotador de las fases finales del Europeo sub-17 (empatado con los franceses Amine Gouiri y Odsonne Edouard a 8 goles) y también en el máximo goleador del campeonato si tenemos en cuenta las fases previas (igualado con el luso José Gomes). España había levantado el resultado antes del descanso.

Abel Ruiz marcó de penalty el 2-1.
Abel Ruiz marcó de penalty el 2-1.

La misma dinámica gobernó el segundo tiempo, en el que Francia fue incapaz de atacar con peligro. Amén del buen trabajo de los hombres de ataque en la presión después de cada pérdida, también completaron una fantástica actuación los mediocentros de la selección española. Tanto Jandro Orellana en un rol más posicional como Antonio Blanco acompañando al azulgrana ligeramente más adelantado para ofrecer una opción de pase se encargaron de barrer cualquier posibilidad de transición en el cuadro francés, que se fue desesperando con el paso de los minutos por su impotencia a la hora de generar ocasiones de peligro. Caqueret apenas pudo participar en la circulación, Amine Gouiri no recibía el balón en condiciones y los futbolistas de banda (Adli y Keredoaun) debían jugársela siempre en aventuras individuales en las que siempre aparecían dos o tres futbolistas vestidos de rojo en la ayuda.

Moha volvió a completar una gran actuación.
Moha volvió a completar una gran actuación.

En cambio, España se seguía acercando con frecuencia a las inmediaciones del área gala. Si en la primera mitad el sector fuerte del ataque español fue el izquierdo, con Abel Ruiz y Moha cayendo a menudo hacia esa zona para juntarse con Miranda y Sergio Gómez, en la segunda parte creció la participación de Ferran Torres y Mateu Morey por la derecha, además de las ayudas de los dos compañeros ya mencionados. Abel Ruiz acabó ganando la partida en todas las acciones a los centrales franceses, bajando balones largos de espaldas a la portería, pausando el juego, avanzando metros en situaciones de inferioridad y luego entregando la pelota a algún compañero en situación de ventaja. El poso del delantero culé en todas las acciones dotó de oxígeno a la selección española, que siempre generaba sensación de peligro, y acabó generando la acción del 3-1 definitivo, en la que Ferran Torres se aprovechó de que un zaguero francés dejó botar un balón largo y Abel Ruiz se inventó una asistencia para la ruptura al espacio de Sergio Gómez que mataría el partido. En la recta final, solo Gouri pondría a prueba a Álvaro Fernández en una ocasión más. En semifinales el cruce les medirá ante Alemania o los Países Bajos.

“Les he dicho a los jugadores que no se han dado cuenta de lo que han conseguido porque ha habido jugadores y generaciones increíbles que se han quedado fuera y no han podido jugar un Mundial sub-17. Llevamos desde la generación del 92 sin jugar ese Mundial. Que lo celebren, que lo disfruten y se darán cuenta dentro de poquito de lo que han conseguido. Aunque no hay mucho tiempo porque tenemos que preparar la semifinal y tenemos que seguir mejorando para conseguir la final. (…) Hay que valorar mucho lo que es conseguir un Mundial. Con una generación como la del 98, con la que hicimos las cosas muy bien con jugadores que no se merecían perderse un Mundial como el capitán Aleñá, teníamos una generación muy buena para poder haber disputado ese torneo en Chile. Ahora me acuerdo también de ellos, de lo que lloraban en el vestuario al no poder conseguirlo. Yo que soy también el que los elijo y el responsable también valoro el trabajo que hemos hecho para estar aquí”.

Santi Denia, seleccionador de España sub-17.

Sergio Gómez regateó al portero con un toque sutil antes de anotar el 3-1.
Sergio Gómez regateó al portero con un toque sutil antes de anotar el 3-1.
Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*