Francia se clasifica para cuartos sobre la bocina

celebración Francia sub17 MarcadorInt

Un gol de Amine Gouiri en el tiempo de descuento derrumbó el sueño de Escocia de medirse a España en los cuartos de final del Europeo sub-17. A pesar de que el combinado galo afrontaba el choque de este martes con la vitola de favorito, los británicos lograron llevar el partido a su terreno hasta el punto de tener contra las cuerdas a uno de los candidatos a alzar el título. Con una personalidad bestial para hacer frente a las adversidades, Escocia no se derrumbó a pesar de irse al descanso por detrás en el marcador e hizo sudar de lo lindo a Francia, que necesitaba los tres puntos para no quedarse fuera del Europeo y como consecuencia del Mundial sub-17. Le salvó su delantero centro, que ya ha anotado siete dianas tras tres jornadas.

Francia 2 (Gouiri 35′, 81′)
Escocia 1 (Rudden 42′)

Gouiri cabecea al fondo de la red.
Gouiri cabecea al fondo de la red en la jugada del 1-0.

El sufrimiento galo pareció acabarse al borde del descanso, cuando en el minuto 35 Amine Gouri se aprovechó de un error del portero Jon McCracken para cabecear el balón al fondo de la red sin oposición. Escocia había planteado un partido duro, manteniendo el bloque atrás de forma compacta para provocar que Francia se precipitara enviando balones al corazón del área desde los flancos. Así Escocia fue sumando pequeñas victorias: cada despeje se celebraba como una parada decisiva, cada saque de banda servía para ajustar las posiciones en defensa, cada contragolpe significaba una bocanada de aire fresco ante el acoso que se preveía de Francia. Escocia no solo se defendió bien, con un colosal Jonathan Mitchell en la posición de mediocentro, sino que usó la pelota con cabeza gracias a sus tres hombres de ataque: Zak Rudden protegía la pelota gracias a su corpulencia, Glenn Middletone estiraba a los escoceses con su velocidad y Jack Aitchison escondía el balón con pillería a la espera de refuerzos. El guion era el perfecto ante una selección en la que el capitán Maxence Caqueret asumió el liderazgo, ofreciéndose entre líneas y organizando el juego con criterio desde la mediapunta. Sin embargo, sus acompañantes en el frente de ataque no se impusieron en los duelos individuales -fantástico trabajo de Escocia en las ayudas defensivas-. Hasta que llegó el afortunado gol de Gouiri.

Church.
Francia celebra el 1-0.

Con el 1-0 parecía que Francia ya había hecho lo más difícil y que podría descoser a Escocia al contragolpe. No obstante, ocurrió todo lo contrario: en la segunda parte los británicos saltaron al césped con el orgullo herido y bombardearon el área gala sin piedad. Tardaron muy poco en encontrar el premio en un saque de esquina rematado por Zak Rudden.

“Estoy muy orgulloso de mis jugadores. Este equipo solo ha perdido un partido esta temporada, que es este. Se merecen todo el crédito del mundo. Casi todo el mundo pensaba que tras el 1-0 al descanso Francia marcaría el segundo gol, pero este equipo no es así: pelearon y mostraron fe. Pero que unos chicos de 16 y 17 años salgan así en un partido de este tipo contra Francia… no se les puede pedir nada más”. Scot Gemmill, seleccionador de Escocia sub-17.

Rudden.
Rudden celebra el gol del empate.

A pesar del empate, Escocia siguió empujando. Los de Scot Gemmill no se conformaron con el empate, sino que intentaron aprovechar su momento para darle la vuelta al partido ante una selección francesa desconcertada, noqueada por el tanto encajado y sin capacidad de reacción. Así Escocia fue desesperando a los galos, con Rudden imponiéndose en la batalla física y sobre todo con un fabuloso trabajo en la presión. Los británicos vigilaron a la perfección a todos los centrocampistas franceses, que nunca estuvieron cómodos, y cortocircuitaron el sistema ofensivo de Francia. Con el cronómetro en contra, los galos acusaron el nerviosismo, se empezaron a precipitar y Escocia dispuso de oportunidades para desplegarse.

Acoso.
Francia disparó a la madera en tres ocasiones en la recta final.

Aunque nada pudo hacer Escocia para frenar el acoso final de los franceses, que achucharon a los británicos al atacar con muchos hombres, impulsados por la necesidad de anotar para no quedarse fuera. Llegó el bombardeo al área, la presencia masiva de jugadores vestidos de azul cerca del punto de penalty, la introducción de un tercer central en los escoceses, tres disparos al palo… y finalmente el gol, en una acción en la que Gouiri recogió un centro lateral en el segundo palo para rematar al fondo de la red. Tanto ante Hungría como ante Escocia, Francia anotó dos goles y ambos los marcó Gouiri. El próximo reto será el encuentro de cuartos de final frente a España.

Decepción
La decepción de los jugadores de Escocia tras el partido era evidente.
Fotografías: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*