“¿Hoy hay partido?”

IMAG0473

Me pasé la tarde del miércoles recorriendo las calles de Žilina en búsqueda de un pub. A las cinco y media, el equipo de la ciudad visitaba al Zlaté Moravce en un partido que cerraba la trigésima jornada de la liga eslovaca. Escudriñé media ciudad, yendo bar por bar.

Primera sorpresa: en casi ningún bar tenían ni pajolera idea de que había partido, y ninguno tenía el canal de pago que lo ofrecía en directo. Vi mi suerte cambiar cuando entre al bar “Pellegrino”. No solo me garantizaron que pondrían el partido, sino que además el propietario hablaba castellano porque veranea en la Costa Brava. Mi expectación de encontrar un buen ambiente futbolístico se acrecentó cuando observé una camiseta del MŠK Žilina firmada y colgada en la pared, a modo de trofeo. Sin duda, era el sitio ideal.

IMAG0473

Así que fue pasando la tarde y se hicieron las cinco y media. Quise ser previsor y llegar antes de tiempo, no fuera que me quedara sin un buen sitio para ver el partido entre la masa amarilla que yo imaginaba que se concentraría en el pub.

Segunda sorpresa: Vamos a ver, masa amarilla, lo que se dice masa amarilla no había allí. En realidad, nadie llevaba la camiseta del MŠK Žilina, y lo que es peor, no había más de seis personas. Me senté delante de la tele, mientras el resto de la gente ni se interesaba. “No serán muy de previas”, pensé yo. A falta de un minuto del partido, Martin, el dueño, cogió el mando para ponerme el partido a mí. En el único pub de Žilina que daban el partido al único que le interesaba era a un chico de Barcelona.

Tercera sorpresa: A los diez minutos de arrancar el encuentro se cortó la emisión. Pasa eso en España y empiezan a llover las botellas. Pues bien, aquí lo que pasó fue que el único autóctono interesado por el partido –lo miraba de reojo– se dio media vuelta y se puso a mirar… no sé, el cuadro que tenía delante.

Cuarta sorpresa: o el despiporre. Con el partido ya olvidado por todo el mundo, Martin cogió su guitarra y empezó a cantar canciones de Estopa en mi honor.

El MŠK Žilina les importa poco o nada. Existe cuando van bien clasificados. El hockey hielo (ahora se está disputando el mundial) y el ciclista Peter Sagan (natural de Žilina) son lo más importante para ellos.

Aquí os dejo una entrevista con Martin explicando la relación entre el fútbol y la ciudad de Žilina. Si os habéis quedado con las ganas por el corto vídeo, os recomiendo que  no os perdáis el final del audio, puede que os haga reír.

AUDIO: Entrevista a Martin, parte 1

AUDIO: Entrevista a Martin, parte 2

AUDIO: Entrevista a Martin, parte 3

AUDIO: Entrevista a Martin, parte 4 (ojo, que canta)

Related posts

Deja un comentario

*