Nuestro once ideal de la Eurocopa sub 17 de Eslovaquia 2013

Rusia sub 17 levantó el viernes la copa de campeones de Europa sub 17 al cielo de Žilina. La consiguieron después de ganar a Italia en los penaltis (0-0; 4-5). Fue una victoria ante un rival que les dominó y superó en muchos aspectos del juego. Es una circunstancia que marca el once ideal que presentamos a continuación y que explica, por ejemplo, que tenga más italianos que rusos. El once también está marcado por una realidad: en el torneo nadie se ha impuesto de forma clara al resto si hablamos de equipos, y casi nadie si hablamos de jugadores. Ha disminuido ligeramente el nivel con respecto a anteriores ediciones del campeonato; lo suficiente como para que se aprecie a la hora de definir algunas demarcaciones, decantadas por la cantidad de fallos y no tanto por la de aciertos.

ONCE TITULAR:

Anton Mitryushkin (8-feb-1996, Rusia/Spartak Moskva): héroe de la selección rusa tras detener tres penaltis en la Final y uno en la Semifinal ante Suecia. Además de eso, hizo paradas trascendentales en el tiempo reglamentario de ambos partidos. Ha demostrado tener reflejos y saber medir las salidas. También ha estado bien en las acciones a balón parado.

Federico Dimarco (10-nov-1997, Italia/Internazionale): lateral izquierdo con gran nivel en el apartado defensivo. Excelentes correcciones y ayudas a los centrales. Ha sido el principal encargado del lanzamiento de faltas y córneres en Italia, una tarea que se le da bastante bien. Es correcto en el apartado ofensivo. Su único pero es en esta faceta; no en la calidad de sus centros o acciones de tres cuartos de cancha en adelante, sino en la regularidad con la que frecuenta el campo contrario.

Elio Capradossi (11-mar-1996, Italia/AS Roma): es EL central del torneo. Ser de origen ugandés se aprecia en el físico, que le permite imponerse a los atacantes y rematar córneres o faltas. Pero tiene muchas más habilidades: anticipa, recupera, va bien al suelo y sabe salir desde atrás con el balón jugado. Solo se le ha visto una única pérdida de balón en más de 400 minutos.

Ali Suljić (18-sep-1997, Suecia/Chelsea FC): según las referencias que se tenían antes del torneo, es un central, pero ha jugado en todos los partidos salvo uno en el lateral derecho. Presenta un correcto cierre lateral pero aparece poco en ataque. Como central es bueno en anticipación y salida defensiva. Se impone ligeramente a Parshikov y Calabria por la polivalencia central-lateral.

Mario Pugliese (26-mar-1996, Italia/Atalanta): aparentemente el mejor jugador del torneo. Mediocentro organizador de control y de inicio de jugada. Muy buen criterio en la elección de líneas de pase y muy buena visión para anticiparse al rival en fase defensiva, pues gobierna toda la zona del ‘5’. En los momentos en los que se ha sentido con confianza, se ha animado a incorporarse al ataque. Eso explica sus 2 goles.

Valentino Lazaro (24-mar-1996, Austria/Red Bull Salzburg): interior muy dinámico. Por encima del resto en su selección. No solo llega desde segunda línea. Se mueve con y sin balón por la zona de tres cuartos, mete centros desde la línea de fondo, intercambia su posición con el otro interior, se asocia con los hombres de banda, retrocede metros para ayudar al mediocentro en salida y recupera balones.

Aleksandr Golovin (30-may-1996, Rusia/CSKA Moskva): este interior es el jugador más esteta del centro del campo ruso. Ante la naturaleza del juego de su equipo, ha habido momentos en los que se ha limitado a incorporarse al ataque o ayudar al mediocentro y al lateral de su perfil (derecho). Si el juego ruso no pasaba por el centro, intentaba asomar la cabeza y ofrecerse para reconducir las jugadas, aunque no siempre con éxito.

Aleksandr Zuev (26-jun-1996, Rusia/Akademia Chertanovo): es el jugador más punzante de la campeona de Europa. Mezcla habilidades y registros de extremo al uso y de volante. Ha servido buenos centros desde el costado, ha ejecutado buenos movimientos fuera-dentro y ha provocado buenas recepciones después de desplazarse sin la pelota hasta cerca del área. Siempre que intervenía, llevaba peligro.

Lukáš Haraslín (26-may-1996, Eslovaquia/Slovan Bratislava): capitán y líder de la anfitriona Eslovaquia. Mediapunta inquieto, muy móvil. Se ofrece al doble pivote para la recepción, sabe girarse y girar al rival, se atreve con el lanzamiento desde media distancia, se incorpora al área con balón y lanza faltas y córneres.

Gennaro Tutino (20-ago-1996, Italia/SSC Napoli): extremo que ha progresado a lo largo del torneo. Pasó de no aportar casi nada el primer día en la banda izquierda a ser desequilibrante y peligroso en la derecha. Es rápido, centra bien, se ofrece y ayuda al lateral, sabe presionar en fase defensiva y controla facetas del juego propias de un volante como el fuera-dentro.

Alberto Cerri (16-abr-1996, Italia/Parma FC): delantero alto y móvil, que tiene peligro a balón parado y también sabe generarlo con balón gracias a sus caídas a bandas y tres cuartos. Sabe posicionarse para recepciones favorables y logra girarse. Le ha faltado el gol, pero se impone ligeramente al resto de delanteros del torneo.

BANQUILLO:

Simone Scuffet (31-may-1996, Italia/Udinese): portero.

Linus Wahlqvist (11-nov-1996, Suecia/IFK Norrköping): central.

Dominik Baumgartner (20-jul-1996, Austria/Sankt Pölten): central.

Erdal Rakip (13-feb-1996, Suecia/Malmö FF): volante derecho o mediocentro.

Luca Vido (3-feb-1997, Italia/AC Milan): segundo punta o delantero centro.

Federico Bonazzoli (21-may-1997, Italia/Internazionale): segundo punta.

Alen Halilović (18-jun-1996, Croacia/GNK Dinamo Zagreb): segundo punta o volante derecho.

Related posts

8 comments

No exactamente. Al montar el once ideal partíamos de una base de 6 futbolistas que tenían que estar sí o sí. Uno es el portero ruso y los otros cinco son Pugliese, Dimarco, Capradossi, Golovin y Zuev. Han sido los mejores en sus puestos y ahí no había dudas, son los que más proyección tienen a nuestro juicio.

Es en los otros 5 cupos donde ha habido más dudas para rellenar el once. Ningún central más allá de Capradossi ha sido llamativo (o no como para merecer entrar en el once, de ahí que haya en el banquillo), tampoco han sobresalido laterales derechos o interiores (salvo Golovin, claro)… Ya ves que he tenido que hacer un esquema muy Conte/Jémez para colocar solo a 3 atrás, y uno único central puro. En los hombres de tres cuartos (salvo Zuev) pasaba igual, y en el caso de los delanteros no podemos decantarnos por los goles marcados: las 4 Semifinalistas (Eslovaquia, Suecia, Italia y Rusia) han marcado en suma 14 goles en todo el torneo y de esos 14 solo 3 los marcaron delanteros puros. Para colmo, uno de ellos se lesionó y salió de la convocatoria al término de la Fase de Grupos (el ruso Mayrovich).

Personalmente pienso que esta es la Eurocopa de Pugliese. Pugliese > Capradossi > Mitryushkin y los que te he mencionado que debían ser fijos.

Bueno, en primer lugar, un once ideal (y más de un torneo así) sirve para colocar a los futbolistas más destacados. Pienso que los formamos partiendo de los nombres de los jugadores que deslumbran, y no de sus demarcaciones. No es un once real que vaya a tener que jugar partidos y por ello deba estar equilibrado ataque/defensa. En esta Eurocopa, el único central que merece que subrayemos su nombre es Elio Capradossi, por eso los otros candidatos están en el banquillo y he usado un centrocampista más.

¡Ah! Y he visto a entrenadores de primera división utilizar esquemas como este 3-5-1-1 o 3-3-3-1 (la Juventus de Conte, por ejemplo, desde que cayó eliminada de la Champions). Incluso creo recordar defensas de 3 de Paco Jémez a comienzo de esta temporada en el Rayo Vallecano formadas por Casado, Amat y Tito (lateral-central-lateral). No pienses que te lo digo de cachondeo o con prepotencia, es que cuando me puse con el borrador a formar el once recordé estos casos para "legitimarme"…

Coincido bastante David, aunque me gustaría (con tu permiso) sugerir algún futbolista a la lista y saber tu opinión:

Nico Elvedi (SUI) (1996, FC Zürich, Central zurdo) Me gustó, sobretodo, en la primera jornada ante Suecia, fue el único de la linea defensiva que propuso un juego más combinativo y saliendo con el balón jugado con mucho criterio, aunque a veces, con alguna impresición. Muy por encima de su compañero de zaga, Drakul.

Isak Ssewankambo (SWE) (1996, Chelsea FC, Mediocentro Defensivo)Su peso en el juego creció con la compañía de Elias Andersson (Que abarca más campo) en el doble pívote, que no jugó la primera jornada. Lo hizo al lado de Jonsson Saletros. Demostró saber administrar su superioridad física.

Gustav Engvall (SWE) (1996, IFK Göteborg, Delantero) Como Ssewankambo, su presencia se vio alterada por su pareja de ataque, ante Suiza, fue Berisha, un delantero que fijaba a los centrales y permitía a Engvall llegar con peligro gracias que su acompañante atraía más defensas, en la segunda jornada, ante Austria, (Con Berisha lesionado) formó dupla con Lipovac, un delantero con el que asemeja más, móbil como Gustav. Aunque el jugador del Göteborg lo intentó con jugadas individuales y a veces, se excedía en la conducción.

OTROS:

Beka Vachiberadze (UCR) (1996, Shakhtar Donetsk, Mediocentro)

Oleksandr Zinchenko (UCR)(1996, Shakhtar Donetsk, Enganche o volante izquierdo)

Sixten Mohlin (SUE) (1996, Malmö FF, Portero)

Cómo no, adelante. Vamos con ello.

Tuve el nombre de Elvedi en la cabeza durante el tiempo que dediqué a elaborar el once. Me encantó su salida de balón. Muy Schär, o muy Piqué, vaya, en cuanto a la elección del primer pasillo y en cuanto la asunción de riesgos (saliendo airoso, claro). Y como dices, ante Suecia fue un escándalo en muchos momentos ver cómo era él el que se atrevía a avanzar metros tras la primera recepción, en salida. Empujaba a Suiza para arriba. Medité incluirlo en el banquillo, pero me echaron para atrás dos cuestiones. La primera, la posición final de Suiza. No va a jugar siquiera el Mundial de EAU, fue última de grupo, y eso que me pareció un equipo con propuesta y nivel. La segunda, las tareas estrictamente defensivas, necesarias en todo central. No tuvimos excesivas muestras en ese partido, y las sensaciones en los otros dos choques fueron algo más difusas.

Con respecto a Ssewankambo debo hacerte una matización. Estuve investigando sobre él el primer día de torneo, por eso de que pertenecía al Chelsea y un club así no escoge a cualquiera, y me topé con referencias suyas que lo califican de interior. Este matiz es importante porque, como comentas, el centro del campo sueco ha ido variando mucho y él ha sabido responder en contados escenarios. Es lo que me ha decepcionado. Ante Suiza con Salétros (que fue ‘5’ pese a acabar jugando todo lo demás como volante izquierdo) sí respondió. Llegaba desde segunda línea como buen interior, y por condiciones físicas se le veía velocidad sin que esto restase precisión con balón, hacía algunas ayudas defensivas incluso… pero luego la cosa cambió. Como dices, jugó el capitán Andersson con él y se quedó para hacer de ‘5’. Para mí ese doble pivote no funcionó muy bien ni ante Austria en la Fase de Grupos ni, sobre todo, ante Rusia en Semifinales. Los roles eran difusos y confundidos por los propios jugadores a veces (o daba esa situación por la altura que ganaban ambos de forma simultánea, en la misma jugada). Teniendo en consideración cómo juega Suecia (verticalidad, contras, juego directo, conservadurismo y cesión de balón…), pienso que si quieres transitar y circular por dentro tener un doble pivote con roles identificadísimos ayuda. El mediocentro permite que su acompañante se proyecte más confiando en que por detrás le cubren si hay pérdida. A mí este detalle, esa falta de adaptación (por llamarla de alguna manera) no me convenció, y es algo que afecta al funcionamiento colectivo del equipo. Ante Eslovaquia, el partido que me queda, fue cuando entró Rakip de ‘5’ y ambos (Andersson e Isak) jugaron de interiores, y se les notó liberados, pero fue un partido en el que la segunda parte fue “menos tensa” por la clasificación y demás.

A la descripción de Engvall no la pongo ni un pero. Pero no es que me pareciese “lo suficientemente llamativo”, digamos. Los tres puntas suecos me parecieron correctos, no les noté nada como para despuntar. Engvall marcó el gol a Suiza, sí, y tiene cositas y movilidad, pero el criterio de caídas a banda y tres cuartos para recepción de Cerri, Vido y Bonazzoli es una cuestión que considero más “valiosa”. Los he metido a los tres (1 titular), y les cerré las puertas a los suecos.

Vachiberadze dejó sensaciones de ser buen interior, y marcó un golazo a Italia. Zinchenko estuvo bien también en ese partido ante los italianos. Ambos sensiblemente mejor con la variación esquemática del segundo tiempo, pero me pasa un poco como con Elvedi. Las pocas noticias que tuve de ellos en los choques ante Rusia y Croacia y lo “localizado” de sus buenas actuaciones me echaron un poco para atrás. Y Mohlin… El tema de Mohlin es algo que me ha ocupado el pensamiento algún rato que otro el martes pasado. Le hace la parada del torneo a Zuev (creo, hablo de memoria) en la Semifinal, sí, y para un penalti en la tanda, pero por contra, ante Eslovaquia está tremendamente nervioso, a lo largo de la Fase de Grupos no le noté excesiva contundencia (que sí reflejos)… Me parece que Mitryushkin y Scuffet (este segundo por regularidad) están por delante. Y para no “llevarme en la convocatoria” a tres arqueros, dejé solo a los dos mejores a mi modo de ver.

Deja un comentario

*